Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

‘Cocktail-party’, una obra con 1.044 piezas de cerámica y 65,5 metros cuadrados

El mural del artista aragonés fue el emblema de la inauguración del centro comercial en 1997

El mural de Antonio Saura, tal y como se veía antes y como se verá a partir de ahora.
El mural de Antonio Saura, tal y como se veía antes y como se verá a partir de ahora.
Guillermo Mestre

Olivier Weber-Caflisch, director de la Fundación Antonio Saura, recuerda que cuando en Amsterdam se planteó intervenir en la iglesia protestante de Santo Tomás, los responsables de la rehabilitación se mantuvieron en contacto permanente con la fundación para restaurar la vidriera que hizo allí Antonio Saura, una crucifixión. Algo que no ha pasado en esta oportunidad, aunque el mural sea una de las obras emblemáticas del artista oscense.

Saura apenas cultivó el arte mural a lo largo de toda su trayectoria creativa. Además del de Grancasa, hizo ‘Elegía’, un techo de la Diputación de Huesca; y ‘Sin centro’, en colaboración con Asger Jorn, para el Museo de la Revolución de La Habana. El mural de Grancasa se titula ‘Cocktail-party’ y mide 14,5 por 4,5 metros. Consta de 1.044 piezas de cerámica de 25 centímetros de lado y ocupa 65,5 metros cuadrados. El diseño de Antonio Saura, que supervisó personalmente todo el proceso de realización, fue desarrollado por el ceramista alcañizano Fidel Ferrando y ejecutado en la empresa bajoaragonesa Gres Aragón.

Poco después de acabar el trabajo se organizó en Alcañiz una exposición, en la que su comisario, Sebastián López, aseguraba que la obra "refleja perfectamente el feliz encuentro intelectual y humano entre Saura y Ferrando, un encuentro que, para mí, sólo puede compararse en el contexto español al que tuvieron en su día Miró y Llorens Artigas. Era la primera vez que Saura pasaba su obra a cerámica, y solo gracias al buen entendimiento con Ferrando se puede explicar un resultado artístico tan bueno".

El mural fue protagonista en marzo de 1997 de la inauguración del centro comercial. Un gran lazo envolvía la fachada y Luisa Fernanda Rudi, la alcaldesa entonces, lo cortó. Al caer el envoltorio gigante quedó al descubierto el mural creado por Antonio Saura, que se pretendía asentar como la imagen más destacada de esa gran superficie. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión