Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

música

Raissa Mokrani, la artista aragonesa a la que descubrió Mark Ronson: “De niña me llamaban 'la joterica"

Aunque por su nombre y su imagen pocos lo dirían, esta artista nació hace 25 años en Zaragoza y luce con orgullo sus orígenes aragoneses en Los Ángeles -donde vive actualmente-. Descubrió su talento el productor de Bruno Mars o Amy Winehouse.

La artista zaragozana afincada Raissa Mokrani, el pasado sábado en el café 1885 de la capital aragonesa.
La artista zaragozana afincada Raissa Mokrani, el pasado sábado en el café 1885 de la capital aragonesa.
Camino Ivars

Nacida en Zaragoza en 1997, con tan solo 25 años la carrera de Raissa Mokrani Pedrayes es de lo más prometedora. A punto de sacar su segundo trabajo, ‘Superheart’, un disco con diez temas y videoclips dirigidos y producidos por ella que verá la luz en julio, reconoce que lo de “dar la nota” le viene de toda la vida. “De niña lloraba mucho, tanto que los vecinos de casa de mis abuelos, en San José, me llamaban la joterica”, rememora, emocionada.

Aunque zaragozana de nacimiento, y con raíces en la localidad oscense de Candasnos, su vida ha sido un no parar. Con tan solo un mes de vida partió junto a su familia a Malasia, de allí, tres años después, se mudaron a Pekín, luego a Australia y finalmente de vuelta a Malasia. Fue con 19 años cuando decidió emprender su propio camino y viajar a Londres para estudiar Conservación de obras de arte y crítica cultural en la escuela de arte Central Saint Martins. “A pesar de la distancia, no he dejado de venir ni un verano a ver a mis abuelos”, reconoce.

“En Zaragoza la gente es muy amable y cariñosa. Algo que, para una persona que ha viajado tanto, ha sido muy importante. Me ha marcado en mi forma de ser, creo que mis raíces aragonesas me han hecho ser más cercana y cariñosa”, admite.

Raissa Mokrani, en Zaragoza.
Raissa Mokrani, en Zaragoza.
Camino Ivars

Guarda de su infancia el recuerdo de los paseos por la calle Alfonso y las visitas al Pilar,  donde encendían “una velica” y daban de comer “panizo a las palomas”, y también rememora el “chocolate con churros de La Fama, donde me llevaba mi abuelo siempre que podía, o el caldo con fideos de mi abuela, que también me ha preparado esta vez”, añade, emocionada. Lo único que logró alejarla de estos esperados planes fue la pandemia. Hoy, regresa a casa tras más de tres años sin abrazar a los suyos. “En octubre de 2020 me ficharon de la discográfica Columbia y me marché a Los Ángeles”, explica.

Un auténtico sueño hecho realidad para esta joven que, desde que tenía 13 años, comenzó a autoproducir su propia música desde su ordenador portátil. “Siempre soñé con dedicarme al mundo del arte y a la interpretación, pero la música me daba una oportunidad extra. Escribía mis propias letras y les daba vida”, señala la joven. Una manera de explorar y crear desde distintos puntos de vista. “Lo que jamás pensé es que un día lo conseguiría”, reconoce.

Todo empezó, como ocurre tantas veces en el mundo actual, a través de las redes sociales, que se transforman en la catapulta de tantos y tantos jóvenes. “Subía mis temas a Youtube, y poco a poco fui creando una comunidad hasta que un cazatalentos dio conmigo”, apunta. Y no cualquier cazatalentos, sino el mismísimo Mark Ronson, que llevó a lo más alto artistas de la talla de Amy Winehouse -fue productor de ‘Black to black’ o Bruno Mars, entre otros.

Entre sus referentes dentro del género pop se encuentran David Bowie, Prince, Johnny Michel o una de las reinas del pop actual. En marzo de 2021, en los albores de la pandemia, Raissa lanzaba ‘Hero Girl’, su primer LP con seis canciones que fue un auténtico éxito, a pesar del parón que supuso la crisis sanitaria en su carrera. “Todavía no doy crédito a la suerte que he tenido. Si estoy aquí es gracias a la gente que me escucha y siente algo con mi música, y ese es un gran regalo”, admite la joven.

En sus temas, trata de transmitir un mensaje destacado: la importancia de tener coraje. “En todo, en la vida. Para todos va a ser duro en un momento u otro, pero de alguna forma, si realmente sabes abrirte a querer a las personas, a la vida y al mundo; todo se hace mucho más fácil, aunque suene un poco hippie”, bromea.

Y para ello, la joven crea una persona que, a su vez, es ella misma, pero en una versión mejor: “El arte nos permite expresar una verdad desde otro sitio. Eso me da la música. La oportunidad de hacer soñar a la gente”. Porque, en su opinión, soñar con algo es el primer paso para hacerlo realidad. “En la vida hay mucha belleza si la quieres encontrar”, puntualiza.

“El arte nos hace sentir menos solos”

Algo que también hace a través de sus redes sociales, donde aglutina miles de seguidores, entre los 150.000 de Tik Tok, 16.000 de Instagram y 5.000 en Youtube. Además, en Spotify ronda las 40.000 visitas al mes. En un mundo en el que la red se ha convertido en un escenario cada vez más vacío de contenido y que nos empuja a una irremediable soledad, Raissa reivindica la importancia del arte como punto de encuentro. “Para mí, el arte nos hace sentir menos solos, nos conecta, y nos permite encontrar respuestas que jamás nos habríamos planteado de otra forma”, asegura.

Por eso, en su día a día, la joven trata de hacer frente al mundo de las discográficas y del arte a nivel mundial y a las contradicciones del mundo empresarial. “En internet huyo de la superficialidad y del mostrar por mostrar de una manera tan gratuita. Obviamente son una herramienta para difundir mi mensaje, pero para inspirar con mi música, nada más”, añade. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión