Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

MaaB y los robots de acero que cautivaron a Vinton Cerf; la dominación del mundo puede esperar

Artesano, programador y docente, este 'modder' trabaja además como hobby en el embellecimiento de unidades informáticas, una habilidad que conquistó hace cuatro años al mismísimo padre de internet

Miguel Ángel Aguilar Brenes (MaaB) con su iguana de acero.
Miguel Ángel Aguilar Brenes (MaaB) con su iguana de acero.
Guillermo Mestre

Miguel Ángel Aguilar Brenes (MaaB) es docente de Automatización y Robótica Industrial en Master D Zaragoza. También es técnico mecatrónico y programador. Natural de Málaga, lleva más de media vida asentado en Zaragoza y es uno de los ‘modders’ más reconocidos de España. ¿De qué va lo el ‘modding’? En castellano viene a ser cualquier modificación que realiza el usuario de un ordenador en su exterior; el hardware, en definitiva, palabra inglesa ya lexicalizada en español y que la RAE asocia a la extructura que sustenta físicamente el equipo informático.

“Soy de Málaga, y llegué aquí en 1987. Había estudiado una FP de electrónica, pero quería hacer otras cosas. En Zaragoza empecé a trabajar en una empresa informática instalando ordenadores de los de antes, además de trabajar con Linux y Oracle; personalmente, me aficioné mucho al Spectrum. Uno de mis clientes, Selco, que trabajaba con ascensores, instaló el primer robot de uso industrial en Aragón; había mucha demanda de robótica, pero no muchos programadores, o casi ninguno. Era un robot invertido, de 12 metros de altura, con los variadores analógicos; se parecía a un brazo articulado típico por fuera, pero por dentro no tenía nada que ver. Se programaba en pantallas de fósforo verde… otros tiempos, a principios de los 90”.

Lo de Miguel Ángel con los robots pasó de flechazo a amor sostenido. Hasta hoy. “Me metí en el fango hasta las rodillas, sí. Estuve 20 años en esa empresa. Luego estuve dos años trabajando en China, en Suzhou, a una hora de Shanghai; al volver, el robot ya se había desmantelado. Me quedaron las ganas de hacer cosas más allá del uso industrial, así que adquirí tecnología láser para hacer mis piezas. Además, era un fijo en los eventos informáticos; allá por 2005 saque mi primer diseño 'modder', un exoesqueleto de acero con la forma de un escorpión, y gané una competición nacional. Lo paseé por muchos sitios, y gustó. Estaba pletórico; además, coincidió con el nacimiento de mi hija”.

MaaB empezó a ganar atención nacional e internacional. “Llegaron empresas que me ofrecieron material para seguir haciendo modelos, además de invitarme a eventos para exponer las creaciones. Gigabyte me pasaba todas las placas que necesitaba, fui haciendo clones a demanda; Campus Party también me llevaba a sus ediciones europeas, ya fuera a competir o a participar en ponencias. En Campus Party Milenio, en Granada, estuvimos 600 participantes de todo el Mediterráneo. Luego fui a competir y exponer en Berlín y quedé segundo de Europa. Eramos 5.000 artesanos en el aeropuerto de Tempelhof; allí llevé dos moscas de acero, las llamo Modmoscas”.

Maab muestra su trabajo a Vinton Cerf, el padre de internet, en el O2 Arena de Londres, en 2018.
Maab muestra su trabajo a Vinton Cerf (con barba canosa y traje negro), el padre de internet, en el O2 Arena de Londres, en 2018.
HA

Con el padre de internet

Los recuerdos se agolpan en la cabeza de Miguel Ángel. “También recuerdo la Euskal Encounter, la cita más importante de España, que se celebra en Bilbao y a la que vuelvo este verano, y una muestra en el O2 Arena de Londres en 2018 en la que conocí a Vinton Cerf, el considerado como padre de internet; me hizo un gran cumplido al ver las creaciones, y le gustó mucho el atún de acero que llevé. Cerf trabaja ahora en la creación de la Internet Planetary Net, que pretende extender internet al espacio exterior junto a la NASA. Por cierto, el atún me trajo la posibilidad de exponer luego en el Pablo Serrano. También llevé creaciones al Matadero Madrid, compaginando el esfuerzo tecnológico con el artístico”.

El último diseño de MaaB en su colección de animales, llamada Orgánicos de Acero, es una espectacular iguana; antes hizo una rana y un pulpo. “El pulpo lo llevé a Zaragoza Activa, donde por cierto hay un clon del atún expuesto permanentemente; también expuse en la biblioteca Cubit, y suelo participar en eventos de ‘gamers’ y feria de coleccionismo. También creé una máquina ‘retro’ de multijuegos, que no era sino una carcasa que envolvía un portátil desfasado y reajustado; un tamaño muy manejable para eventos. La gente de Los 40 me pidió seis máquinas y las han paseado por sus presentaciones. Ahora estoy con una tortuga, que llevaré a Bilbao”.

Diseño minucioso

Maab parte de un modelo real y utiliza el software SketchUp de Google para sus diseños. “Tengo los componentes diseñados por piezas perforadas para los ensambles posteriores, los descargo, parto de una posición base y armo a mano alzada los exoesqueletos en este programa. Se parece en cuanto a fundamentos a la marquetería clásica; en el caso de esta iguana, se usa el acero, una placa base mini ITX, disco duro y periféricos de Corsair. No se busca la funcionalidad, pero es bonito. Y no somos tantos ‘modders’ en España con este nivel de entrega y experiencia; se cuentan con los dedos de una mano, realmente”.

El valor de las piezas terminadas ronda los 2.000 euros, aunque los originales no están a la venta; sí se hacen clones a requerimiento. “He tenido más eco fuera de España que aquí, pero quiero dejar claro que no hago esto por buscar rentabilidad, es pura satisfacción personal. Sí refuerza mi marca personal, claro, y de ahí pueden salir nuevas oportunidades. Master D ha sido probablemente una de ellas, y estoy muy contento”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión