Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

"Nunca dejas de hacerte director de cine, es un trabajo sistemático y continuo"

Paula Ortiz y Miguel Ángel Lamata reflexionan sobre el futuro del cine en el ciclo ‘Puentes de entendimiento’.

Además de su talento para hacer películas, ambos tienen en común haber rodado sus óperas primas en Aragón, su tierra. En 2003, el cineasta zaragozano Miguel Ángel Lamata filmó ‘Una de zombis’, su debut en el largometraje, y Paula Ortiz hizo lo propio unos años más tarde, en 2010, con ‘De tu ventana a la mía’. Los dos han cimentado una sólida carrera y actualmente andan inmersos en proyectos cinematográficos que pronto se pondrán en marcha. Ambos compartieron ayer sus reflexiones y pensamientos en la última entrega del ciclo de conferencias ‘Puentes de entendimiento’, organizado por HERALDO en colaboración con la Fundación La Caixa en el Caixaforum de Zaragoza.

Bajo el título ‘Un futuro... ¿de cine?’ y moderados por Mikel Iturbe, director de HERALDO, conversaron sobre el presente y el futuro del séptimo arte.

Para situar en contexto el momento actual y lo que deparará el mundo del cine en los próximos años comenzaron recordando cómo despertó su vocación por rodar.

Miguel Ángel Lamata explicó que descubrió su vocación cuando su padre le llevó a ver el filme ‘Tiburón’, de Steven Spielberg, la Nochebuena de 1975 en el cine Fleta. «Vi aquella película a mis 8 añitos y me quedé epatado con lo que estaba viendo. Recuerdo que pensé: “¿Cómo rayos se hará esto?”. Hoy por hoy sigue siendo una de mis películas predilectas. Estoy convencido de que mi vocación nació ahí», confesó.

«Nunca dejas de hacerte director de cine. Si además está relacionado con la escritura de los guiones, es un trabajo sistemático y continuo. Creo que nunca dejaremos de formarnos para ello», dijo previamente.

«Cuando me preguntan soy incapaz de decir que soy directora de cine. Siempre digo que hago películas. Es un proceso en el que sientes que no sabes nada, ni si te va a salir o si lo estás haciendo bien. Como todos los procesos creativos tiene la incertidumbre por masa madre», comentó Paula Ortiz.

La cineasta añadió que no recuerda exactamente cuando nació su vocación por el cine, sino que «es un camino muy sutil lleno de momentos. He vivido en una casa donde había muchos libros y muchas películas y se le ha dado valor al tiempo invertido en leer y ver cine. Cuando mi madre me preguntó por primera qué quería ser yo respondí que cuentacuentos. No deja de ser lo mismo, que es una vocación por la narrativa, por los mundos imaginados, por crear universos donde vivir experiencias que ensanchen los límites de la que aquí tenemos».

Influencias de Ende y Spielberg

Pero si hay un título que marcó a Ortiz, ese es ‘La historia interminable’, tanto la adaptación cinematográfica de Wolfang Petersen como el libro homónimo. «Ahora mismo, yo estoy aquí fundamentalmente por Michael Ende, y por un ‘Romeo y Julieta’ dirigido por Helena Pimenta que fui a ver tres veces al Teatro Principal», apuntó. También coincidió con Lamata en que filmes de Spielberg como ‘E. T.’ o ‘Tiburón’ marcaron su camino hacia el mundo del cine.

«Desde muy pequeña he tenido la sensación, primero, y la conciencia, después, de que era más feliz a veces dentro de los libros y las películas que fuera, y que eso es lo que yo quería provocar», afirmó.

Para hacer cine «el motor es las ganas que tienes de contar historias», aportó Lamata. Los dos directores acostumbran a escribir los guiones de sus proyectos audiovisuales, aunque también han dirigido libretos firmados por otros. Cuando esto último ocurre «no puedes evitar tener que hacerlo tuyo, reconstruir el espacio, los movimientos... de tal manera que lo puedas defender y entiendas cuáles son tus herramientas para poder hacerlo», contó Paula Ortiz.

En este sentido, Lamata añadió que «hay algo muy interesante y aleccionador en zambullirte en un universo ajeno. Eso te enseña mucho. Me encanta contar historias, pero si encima estás aprendiendo algo de ti mismo en relación con ellas es maravilloso».

Películas en casa y en las salas

Acerca de los nuevos consumos audiovisuales en plataformas de contenidos, los dos cineastas vaticinaron que la exhibición en salas seguirá existiendo. «Sobrevivió a la aparición de la televisión, el vídeo doméstico y ahora se vuelve a decir lo mismo con las plataformas, pero se han convertido en una ventana de financiación. Veremos que pasa con los cines, pero no creo que vayan a desaparecer», dijo Lamata.

«Cuando vas al cine te regalan una experiencia muy construida, muy intensa, que no es igual en casa», defendió Ortiz.

Muchas veces se critica que hacer películas es muy caro. Ante esta cuestión, Lamata argumentó que «realmente estás dando curro a un montón de personas. Tú fíjate en los créditos de las películas, esa gente no está puesta de relleno. Lo que ocurre es que la intensidad del gasto se produce en muy poco tiempo».

En la misma línea, Paula Ortiz señaló que «financiar una película es complicadísimo, requiere de unos esfuerzos financieros enormes y es ingente el trabajo técnico, humano, artístico que lleva detrás en poco tiempo, además de un nivel de incertidumbre gigantesco».

Respecto a conseguir el éxito a la hora de estrenar una obra, Lamata aludió a su primera película ‘Una de zombis’, que llegó a la cartelera un 4 de enero, compitiendo con ‘El señor de los anillos 3’ o ‘Buscando a Nemo’, y ante su incredulidad «fue un exitito. No todos son malas noticias, a veces algo sale bien», apostilló.

Ortiz también comentó que su película ‘La novia’ se estrenó el mismo fin de semana que una de ‘Star Wars’, «pero, claramente, son públicos diferentes», apuntó.

Sobre la eterna crítica de las subvenciones al cine español, Lamata se preguntó si se dice lo mismo en el caso de las ayudas a la agricultura o a la industria del automóvil y recordó que el cine con más apoyo gubernamental es el de Estados Unidos, que hace tiempo «entendió que no era solo una forma fantástica de hacer dinero y de generar trabajo, sino también una herramienta de transmisión del pensamiento».

Paula Ortiz recalcó que se ha creado el mito del cine y la cultura subvencionada, pero que «cualquier producción tiene un nivel de riesgo e incertidumbre que no cubre una subvención, a pesar de lo que pueda parecer; la gente tiene la sensación de que las películas las paga el Estado y no es así».

Durante la charla salió a la palestra la serie de Álex Rodrigo ‘El último show’, experiencia pionera de ficción en Aragón Televisión, y ambos estuvieron de acuerdo en que se pueden hacer más proyectos que nazcan en la tierra, destacando nuestra singularidad porque como indicó Ortiz: «Aquí tenemos técnicos, condiciones de rodaje, localizaciones, creadores de contenidos, actores, muchísimo talento… gente hay».

Durante el encuentro, Lamata puso en valor el trabajo actoral, «es lo que más me fascina» dijo, y dejó una de las frases del encuentro: «El cine sigue siendo un actor bien encuadrado diciendo bien una buena frase, contando una buena historia. Eso lo consigues con los actores y un buen guión».

Sobre sus próximos proyectos, Lamata dijo estar atado por una cláusula de confidencialidad, aunque sí dejó algunas pistas acerca de su nuevo trabajo, «una película con bastante luz que comienza a rodarse en Navidades». Paula Ortiz dijo vivir inmersa en el siglo XVI, en los preliminares de su nueva cinta, basada en el ‘Libro de la vida’ de Santa Teresa de Jesús y la adaptación teatral ‘La lengua en pedazos’ de Juan Mayorga. El rodaje, anunció, arranca en julio con Blanca Portillo y Asier Etxeandía como protagonistas. «Va a ser preciosa. Yo la he visto en mi cabeza y os aseguro que sí», añadió.

Ambos cineastas compartieron un divertido momento en el que se retaron a intercambiarse en la dirección de sus respectivas películas: «Te invito a mi ruta de conventos», lanzó Ortiz a Lamata, quién amenazó a su colega con meter en alguna escena una explosión aunque no viniera a cuento.

Un broche de película

El acto contó con la asistencia de Paloma de Yarza López-Madrazo, presidenta de HERALDO; Pepe Quílez, director ejecutivo del Área Audiovisual de HENNEO; Ignacio Martínez de Albornoz, director del Área de Negocio de Prensa de HENNEO; Victoria Martínez, responsable de Producción de Factoría, y Ricardo Alfós, director del Caixaforum de Zaragoza.

El de ayer fue el cuarto y último encuentro de ‘Puentes de entendimiento’, que ha programado anteriormente a pensadores como Javier Gomá y Adela Cortina; a los reconocidos escritores Luz Gabás y Manuel Vilas, y a deportistas de élite como Almudena Cid y Javier Fernández.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión