Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

música

Jimmy J. Moore, el profe y músico de Graus que parece de Nashville, saca nuevo disco

El artista aragonés ejerció durante cuatro años de docente en Estados Unidos y saca ahora su segundo disco, 'Grateful Rhymes and Untold Stories'

El músico y profesor de primaria Jimmy J. Moore.
El músico y profesor de primaria Jimmy J. Moore.
HA

El artista grausino Jimmy J. Moore tiene nuevo disco, el segundo de su trayectoria. Desde este martes está en todas las plataformas ‘Grateful Rhymes and Untold Stories’, conjunto de nueve canciones que ha coproducido junto a Javi Vicente ‘Carasueño’ en el estudio zaragozano Lar de Maravillas, con Javi Roldón de Vacuum en la masterización. 

Lo de Jimmy le viene desde pequeño a José Antonio Jiménez Mur, de 43 años, profesor de inglés en el colegio María Moliner de El Burgo de Ebro, quien tras dos etapas como educador en Estados Unidos y un primer disco homónimo en 2018, lanza ahora este nuevo trabajo que sigue fondeado en la ‘americana’ y el ‘alt country’, sonido deudo de los más grandes del género (de Gram Parsons a Townes Van Zandt o Steve Earle) que matiza con su propia aproximación luminosa al papel de contador de historias.

“Desde pequeño ya trasteaba en mi casa de Graus con tambores y guitarricas de plástico, siempre con el radiocasete a cuestas"

El malditismo que acompaña muchas veces a este género y sus intérpretes cobra aquí un cariz musical más amable, en la senda de Tom Petty, aunque canciones como ‘Helping Hand’ se nutren de un revestimiento instrumental que le conecta con referentes lejanos a los ya mentados, como los Prefab Sprout de Paddy McAloon; el resto del disco regresa a las raíces sureñas y el gusto por las melodías redondas de, por ejemplo, el gran Joe Henry, sin desdeñar arreglos netamente country como el de ‘Run Far Away’.

 El cierre de casi 10 minutos con ‘Hypnotica’ es una melodía chamánica que conecta al oyente con la naturaleza y a la Ribagorza con las Appalaches. El temazo del disco es probablemente ‘Beautiful Girl’, con los maravillosos coros de Raquel Jiménez para cristalizar una complicidad que recuerda a la existente en los primeros noventa entre Juliana Hatfield y Evan Dando. El diseño del álbum es de Timone Art.

“Desde pequeño ya trasteaba en mi casa de Graus con tambores y guitarricas de plástico -recuerda Moore- siempre con el radiocasete a cuestas. A los 8 años empecé a estudiar música e hice la formación clásica de guitarra, pero pronto me fui hacia el rock, incluso el punk de muy chavales. Luego montamos entre amigos El Eterno Proyecto, al que se incorporó mi hermana Raquel, que sigue conmigo hasta el día de hoy; nuestro sonido se enmarcaba en la línea de Los Planetas, Radiohead… estuvimos unos diez años, a pesar de que trabajábamos todos en sitios diferentes, entre Zaragoza, Lérida y Madrid. Nos faltaba ese último empujón, y el proyecto quedó finalmente en el aire.

Raquél Jiménez y Jimmy J. Moore.
Raquél Jiménez y Jimmy J. Moore.
HA

La aventura americana

En 2012, Jimmy y su esposa Cristina, que entonces ya era profesora de inglés, supieron de un programa de intercambio laboral con distritos escolares estadounidenses y se presentaron a la convocatoria de aquel año. “A ella la cogieron para Dallas; a mí no. Además del conservatorio, yo había estudiando Magisterio Musical en Zaragoza e Historia y Ciencias de la Música en la Universidad Autónoma de Barcelona, pero no dominaba el inglés, así que al llegar a Dallas me puse las pilas con eso. En el segundo trimestre ya empecé a dar clases de español como sustituto, pero como tenía tiempo, me dejaba caer por los ‘open mic’ para tocar alguna canción”.

En la capital texana, Moore también pulió su bagaje musical. “Aprendí muchas cosas sobre la rítmica y el acompañamiento a la hora de tocar la guitarra. En 2014 volvimos a España, pasamos dos años aquí y en 2016 regresamos a Estados Unidos, esta vez al norte de California, y contratados los dos: el destino fue Redwood City, a 20 minutos de San Francisco, en el área de la bahía”.

Moore tenía entonces muchas canciones listas para un primer disco, la escena de los micros abiertos también estaba muy viva en la zona y pudo rodarlas, dar algún concierto… fueron dos buenos años. Cuando la pareja decidió regresar en el verano de 2018, Jimmy despidió el periplo californiano buscando un estudio para grabar su primer disco; lo halló en Oakland. “Fue bonito grabar esas diez canciones, pero supongo que no las moví mucho: apenas di un concierto en Zaragoza y otro en Graus". 

“El verano pasado grabé con Javi Vicente en Zaragoza, y fue una auténtica gozada"

El trabajo cotidiano complicó una mayor promoción para el disco. "Me metí en oposiciones, el trabajo estaba primero... no obstante, ya tenía canciones nuevas en la cabeza: en 2019 hicimos un concierto en el Centro Salamero de Graus gracias a Jorge Mur y probé algunas de ellas. Con la llegada de la pandemia y tras salir del confinamiento pasé un año completo en Graus trabajando en el colegio, con mi mujer haciendo lo propio en Zaragoza, y las canciones fueron fluyendo en el largo tiempo de encierro”.

En noviembre de 2020 ya tenía el material listo. “El verano pasado -explica- grabé con Javi Vicente en Zaragoza, y fue una auténtica gozada. Lo recordaba de Big City, no sabía que había vuelto a Aragón a montar su estudio, y nos entendimos bien desde el principio. Graba y produce de todo, pero el estilo que hago le gusta mucho, y tiene una cabeza privilegiada. Sabía lo que le venía bien a cada canción, a la letra, melodía y acordes básicos que traía yo; aquí un teclado, aquí un bajo, toca la guitarra de maravilla… lo domina todo. La batería fue cosa de Alfonso Luna, que grabó el disco entero en día y medio, y casi sin haber escuchado antes las canciones, es otro fenómeno. Raquel toca el bajo en los conciertos, por cierto, y también alguna guitarra acústica, además de sus grandes aportes vocales”.

El nuevo disco -que lleva mensaje oculto, por cierto: hay que fijarse en el título, que habla de rimas agradecidas e historias no contadas- tiene nueve canciones, todas en idioma inglés. “La música me sale fácil, pero las letras cuestan más, fue en Graus donde salieron la mayoría. Estoy contento con el resultado y tengo muchas ganas de enseñarlo en concierto. El domingo 29, a las 18.00, mi hermana y yo estaremos en concierto en el Mercado Central de Zaragoza; será una primera muestra, a la espera de realizar una presentación oficial más adelante”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión