Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

efeméride

“Zaragoza sin Renoir es como Woody sin Manhattan”: diez años del adiós al cine independiente en Zaragoza

La clausura de estas salas, inauguradas en 1997, produjo una gran tristeza y desilusión entre los zaragozanos amantes del séptimo arte menos comercial.

Zaragoza ha visto cómo en los últimos años se han ido apagando definitivamente las luces de algunas de sus salas más emblemáticas, como el Cine Mola, ubicado en el paseo de Sagasta y cuya inauguración en 1967 supuso todo un acontecimiento en la vida de la ciudad, o los Buñuel, otras populares salas del centro de Zaragoza a las que tocó decir adiós en 2007. Este martes se cumple el décimo aniversario de la última proyección en los Cines Renoir, cuyo cierre produjo gran tristeza y desilusión entre muchos zaragozanos amantes del séptimo arte.

Las salas, ubicadas en el centro comercial Los Porches del Audiorama, en calle Luis Bermejo, frente a la Romareda, se despidieron tras 15 años de actividad con una película aragonesa en cartel: ‘De tu ventana a la mía’, de la zaragozana Paula Ortiz. Hotel Marigold’, ‘The Artist’ y ‘Las malas hierbas‘ fueron las últimas en proyectarse.

“Zaragoza sin Renoir es como Woody sin Manhattan. Nos podéis dejar huérfanos de cultura, pero no de deseos de ella” era uno de los muchos mensajes que podían leerse hasta aquel 10 de mayo de 2012 en uno de los paneles instalados a la entrada de los cines. Y es que con el cierre de los Renoir se puso fin en Zaragoza a la tradición de un cine independiente y comprometido que no se ha vuelto a recuperar. Hubo un intento al año siguiente, impulsado por tres extrabajadores de las salas, que arrancó con un buen número de apoyos en redes sociales, aunque finalmente los cines fueron sustituidos por un gimnasio en 2017. 

Así fue la inauguración de los Renoir

Si su despedida tuvo acento aragonés con la película ‘De tu ventana a la mía’, también lo tuvo su inauguración. Niño nadie’, filme de José Luis Borau, fue la primera película en proyectarse en los Renoir el 22 de enero de 1997, ante más de un centenar de invitados que acudieron a una fiesta de inauguración en la que el director aragonés estrenaba su película, acompañado de algunos de sus protagonistas: Icíar Bollaín, Rafael Alvarez el Brujo y Pedro Alonso. “Junto a ellos el actor Fernando Guillén-Cuervo, que también estrenaba su primer cortometraje, ‘Crimen’ en el Cine Capitol, que se proyectó justo antes que la nueva película de Borau. No se quiso perder el acontecimiento su padre, Fernando Guillén, quien no podía -ni tampoco querría, seguramente- ocultar su orgullo”, contamos al día siguiente en nuestras páginas.

Así contamos en HERALDO la inauguración de los cines Renoir en Zaragoza.
Así contamos en HERALDO la inauguración de los cines Renoir en Zaragoza.
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión