Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Fito & Fitipaldis, una gran fiesta de rock & roll en el Príncipe Felipe

La banda de Fito Cabrales regresó ayer a Zaragoza para ofrecer un vibrante concierto ante 9.000 personas.

Con una cifra de asistentes que no se recordaba desde antes de la pandemia, Fito & Fitipaldis ofrecieron este viernes un multitudinario y esperadísimo concierto en la capital aragonesa. El pabellón Príncipe Felipe congregó a 9.000 personas, según datos de la promotora, en el primer gran espectáculo musical que pudo disfrutarse sin la obligatoriedad de llevar mascarilla. Fue, además, toda una fiesta de rock & roll a cargo de una de las bandas más reputadas de la escena nacional.

Para redondear este reencuentro con el público zaragozano, los madrileños Morgan se encargaron de caldear el ambiente antes de la salida de Fito & Fitipaldis. Ya demostraron hace unos meses su enorme calidad en la pasada edición del Festival de Jazz de Zaragoza. Abrieron con el tema ‘Alone’ y durante una hora tocaron canciones como ‘Attempting’, ‘Oh Oh’, ‘Roar’, Home’, ‘River’, ‘Work’... y hasta se marcaron un breve homenaje a Foo Fighters con ‘The Pretender’ antes de encarar el final de su actuación, que cerraron con ‘Sargento de hierro’ y un apoteósico ‘Another Road (Gettin’ Ready)’.

El pabellón se fue llenando cada vez más hasta que, por fin, llegó el gran momento, alrededor de las 22.15, cuando Fito & Fitipaldis saltaron al escenario y abrieron fuego musical con ‘A quemarropa’, uno de los temas más contundentes de su último álbum ‘Cada vez cadáver’.

El ansiado momento

"Muchas gracias a todos por habernos esperado. Quién ha dicho que hacía frío en Zaragoza", dijo Fito. El calor del público se notó desde el primer momento, que coreó todas y cada una de las canciones que el grupo fue desgranando a lo largo de más de dos horas de concierto. En el repertorio intercalaron nuevos temas con éxitos de sus anteriores discos. En el primer tramo sonaron ‘Lo que sobra de mí’, ‘Por la boca vive el pez’, ‘Me equivoqué otra vez’, ‘Cielo hermético’, ‘Whisky barato’, ‘Las palabras arden’, ‘Todo a cien’ y ‘Entre la espada y la pared’

Todavía quedaba mucha electricidad y mucho rock & roll que descargar. Tras ‘En el barrio’ y ‘A morir cantando’, Morgan subió de nuevo al escenario para tocar con Fito y Fitipaldis ‘Quiero Gritar’, otro de los temas del elepé ‘Cada vez cadáver’.

Luego vinieron canciones como ‘Si me ves así’, ‘Viene y va’, ‘Cada vez cadáver’, ‘Tarde o temprano’, ‘La casa por el tejado’ y ‘Antes de que cuente 10’. En los bises, Nina –¡viva Nina Morgan!–, Fito y Carlos Raya interpretaron ‘Abrazado a la tristeza’. Y como colofón, el concierto llegó a su final con ‘Soldadito marinero’, ‘Entre dos mares’ y ‘Acabo de llegar’. Casi nada.

Fito y los suyos volvieron a repetir eso que tanto les gusta y les sale tan bien, una mezcla perfecta de rock & roll clásico, blues, letras que se convierten en himnos y que el público hace suyas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión