Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

cómic

Enrique Breccia, historietista: "Soy un fósil viviente, uno de los últimos que dibuja sobre papel"

El dibujante argentino, considerado un maestro por obras como 'Alvar Mayor' o 'El sueñero',  y profundo admirador de Goya, dio este martes una charla en Zaragoza.

El dibujante argentino Enrique Breccia, autor de 'Alvar Mayor' o 'El sueñero', este martes, en Zaragoza.
El dibujante argentino Enrique Breccia, autor de 'Alvar Mayor' o 'El sueñero', este martes, en Zaragoza.
José Miguel Marco

Enrique Breccia (Buenos Aires, 1945) recuerda perfectamente el día en que siendo un niño descubrió en un libro de su abuelo Nicolás la reproducción de 'El perro' de Goya. "Me partió la cabeza", recuerda. "Pensé: ¿quién es este pintor? Y, sobre todo, ¿de qué época?". Entonces Breccia no sabía que iba a terminar siendo dibujante de cómic, uno de los mejores del mundo, por obras como 'Alvar Mayor' o 'El sueñero', el que dice que más le representa. Como también lo hace el mismo Goya. Este martes se encontró con algunas de sus obras en Zaragoza, donde dio una charla en el marco del ‘Marzo de Cómic’ que organiza la Fundación Caja Rural de Aragón.

Breccia no responde al tópico del argentino locuaz, sí lo hace encontrando la palabra precisa y recurriendo a un tango para poner en su sitio la admiración que su trabajo despierta.

En su ya larga carrera acumula muchos fans.

Así parece. Pero siempre recuerdo una parte de una letra de tango que dice "La fama es puro cuento". Tengo eso muy presente.

En Zaragoza se ha encontrado con obra de Goya ,con el que tiene una conexión que va más allá de lo artístico.

Conociendo su obra me di cuenta de que tenía muchas cosas en común con él, salvando las distancias, por supuesto. El sentido de lo grotesco, la violencia, la crítica, la mordacidad, la ironía... ¡el humor! Ese humor tan español, tan hiriente a veces, tan punzante. Ese soy yo también.

Su paso por Zaragoza incluye una visita al Museo Goya.

Imprescindiblemente. ¡Cómo no voy a pasar por ahí! Está usted loca... Goya era un narrador en imágenes. Incluso en sus retratos.

Pertenece a una saga de dibujantes de cómic. Lo fue su padre, Alberto,  considerado un maestro, autor de 'El eternauta'. Lo es usted y sus hermanas. Y sin embargo empezó tarde.

De mi padre ninguno de nosotros aprendimos nada. Mi padre trabajaba fuera de casa, así que prácticamente no lo veíamos en todo el día, incluyendo sábados y domingos. La primera vez que vi dibujar a mi padre yo ya tenía 23 años, o sea, era un dibujante hecho. No sé de dónde me viene esto. O es genético o es una tara (risas). Pero dibujo desde siempre, mi madre ha conservado cuadernos míos de cuando tenía  tres años. Y ahora los tengo yo.

"Espiritualmente, tengo muchas cosas en común con Goya"

¿Los mira?

Sí.

¿Y qué piensa ahora?

Es notable, porque ya hacía una especie de historieta primitiva, son dibujos que tienen secuencia.

Una de las cosas que más admiración despierta de usted es su dibujo artesano. ¿Le tienta la tecnología como herramienta de trabajo?

Soy un ignorante absoluto de todo eso.

Lo artesano tendría que ser un valor, pero ¿le juega en contra por las exigencias del mercado editorial?

Decididamente, sí. Me considero un fósil viviente, debo de ser uno de los últimos ejemplares que quedan que dibuja sobre papel, con pluma, con pincel, con lápiz. Como se hacía en el medievo. Ahora el 99% de los jóvenes se inclina por las tecnologías: dan color  digitalmente, con la tablet.

"Lo mío con el dibujo o es genético o es una tara"

¿Y eso tiene consecuencias?

Las habrá buenas, pero lo que yo veo es que unifica todo, cuesta mucho distinguir a un dibujante de otro. Aunque tengan la mejor calidad técnica, es difícil encontrar un estilo propio.

Alberto Mielgo, ganador del Óscar al Mejor Corto de Animación, aspira a que el género no se juzgue en categoría aparte, sino como cualquier otra película. ¿Podría reivindicarse lo mismo con el cómic con respecto a la literatura?

El cómic en realidad es literatura dibujada.

¿Cree que en general se ve así?

Es cierto que tiene una consideración menos literaria. No me he detenido a pensar en eso.

No le importa.

No.

Yo de de pequeña leía tebeos. No sé sin Argentina se llamaban así.

Historietas.

"Me considero un fósil viviente, debo de ser uno de los últimos ejemplares que quedan que dibuja sobre papel, con pluma, con pincel, con lápiz".

Después se han llamado cómics. Recientemente, novela gráfica. ¿Son estas denominaciones un intento de mejorar su consideración?

En definitiva siguen siendo historietas. Sea en el formato que sea. La novela gráfica es porque se edita con tapa dura, porque tiene un número determinado de páginas, pero creo que son pomposidades para darle volumen a un género que en realidad es siempre el mismo.

¿Qué tal se lleva con los salones del cómic?

Dibujar historietas es un trabajo solitario. Al menos en mi caso. Yo me compro el papel, lo corto, lo mido y empiezo a trabajarlo desde el lápiz al proceso final de la tinta. Y es muy difícil encontrarse con el destinatario de eso. La única manera son los salones y una y otra vez, pese a haber ido a infinidad de ellos, me sigue asombrando -¿cómo decirlo sin parecer arrogante?- el agradecimiento de la gente. Me dicen: "Me has alegrado la infancia". Es algo que uno mientras lo hace ni piensa. Yo por lo menos no pienso en el público mientras dibujo.

¿Y en qué piensa?

En cualquier cosa (risas). En los caballos, lo que más me gusta.

Cuando dibuja se evade, entonces.

No, no, es un trabajo. No le doy más importancia que eso. Es algo con lo que me gano la vida.

Qué pensarán de eso sus fans.

Estoy comprometido en el sentido de que creo que cuando se hace una cosa hay que hacerla bien. En eso sí soy terminante. O se hace bien o no se hace. Doy lo mejor de mí en cada trabajo. Sea cual sea el guion, aunque sea malo.

Hay que compenetrarse con el guionista.

Yo trabajé quizá con el más grande que ha existido que es Héctor Oesterheld. Era muy generoso en el sentido de dar absoluta libertad al dibujante. No imponía su visión de lo que es la escena. La compenetración si se da, se da, y es mejor. Es bueno que haya armonía. Pero lo que se imagina el guionista es una escena literaria, que generalmente se contrapone con la gráfica.

Son construcciones mentales distintas.

Absolutamente. Héctor me decía: "Yo escribo esto pero vos pon lo que quieras". Y la cosa salía mejor. Siempre sale mejor.

Parece que dedicarse a un trabajo creativo exige un compromiso extra.

No sé si eso viene del que lo hace o de los otros. Yo creo que lo mío es un trabajo. Salvo que se tengan pajaritos y uno se crea que es un artista maravilloso y la misión de su vida sea hacer historietas. Para mí, no. Lo hago porque hay que hacerlo y hay que hacerlo muy bien.

Será usted disciplinado.

Absolutamente. Y debo serlo más porque no tengo un patrón vigilándome, debo tener una disciplina rigurosa. Se trabaja con ganas o sin ganas. Para resumir, yo no creo en las musas, son un invento romántico, creo en el trabajo duro.

Como sus personajes, que son duros.

Sí, eso lo reflejan.

¿Le tiene enchufe a alguno? 

A 'El sueñero'.

¿Es el que más le representa?

Sí. Primero porque el guion es mío y he puesto en él todo lo que soy. Transcurre en un ambiente rural, donde yo me crié, entre caballos.

Veo que los caballos...

Es una parte fundamental en mi vida. Tan importante como el dibujo.

¿Es usted un gauchito?

Absolutamente. Soy un criollo. Es una condición espiritual.

¿Cuál?

Tener una serie de valores. La generosidad, el desprendimiento material, no darle importancia al dinero, el saber arreglárselas por uno mismo, el coraje personal...

En la infancia niños y niñas leen tebeos por igual, pero al pasar a la adultez me parece que el cómic pierde muchas mujeres.

No tengo forma de saberlo pero intuyo que es así. Que mis historias no...

Le pregunto en general.

No lo puedo decir, porque no soy lector de cómic ni tengo amigos en el cómic. Salvo uno. El resto de mis amigos no tienen nada que ver con el cómic. Creo que mi público es mayoritariamente masculino, pero ya le digo que no estoy seguro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión