Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

La biblioteca del Real Seminario de San Carlos, una "joya" que se abrirá a los investigadores

"Es importante que los ciudadanos tomen conciencia de este patrimonio, que lo visiten", dice Javier Lambán.

La biblioteca del Real Seminario de San Carlos de Zaragoza, una “de las más importantes de España” y que alberga piezas de “valor único” como incunables, se abrirá a los investigadores para que puedan acceder a los ejemplares que atesora, una vez concluyan los trabajos de restauración en sus instalaciones.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha visitado este histórico inmueble construido en el siglo XVI, en el que el Ejecutivo aragonés entre 2018 y 2019 ha invertido 226.393 euros en los trabajos de acondicionamiento de su escalera monumental y de la biblioteca.

El director del seminario, Carlos Palomero, ha destacado que se trata de una de las bibliotecas “más importantes de España”, con más de 20.000 libros en su haber, algunos de ellos “únicos” y de un valor “realmente impresionante”.

“Ahora llega el momento de que este lugar tiene que ser abierto para la cultura, la investigación y el disfrute de todas las personas”, ha destacado el director sobre la futura apertura de esta biblioteca.

Por ello, ha explicado que ahora se quiere acometer “el último empujón” para concluir los trabajos todavía inacabados, unas labores que espera que puedan empezar “cuanto antes” y que llevarán, en primer lugar, a la restauración de los armarios y estanterías que guardan los libros; en segundo lugar, a la colocación de estos y, por último, a la catalogación y digitalización de los ejemplares.

Palomero ha explicado que la pandemia supuso “un parón” en las intervenciones en la biblioteca, ya que está dentro de la residencia sacerdotal, que hace dos años tuvo que cerrarse por el covid.

Desde entonces, ha relatado, nadie ha podido entrar a trabajar en su rehabilitación, por lo que ha deseado que, ahora que la situación “es buena”, se pueda “empezar a contratar a distintos gremios”.

El vicario de la archidiócesis de Zaragoza, Manuel Almor, se ha mostrado en sintonía con las palabras de Palomero al afirmar que es necesario continuar con la renovación del edificio para que este lugar “no sea solamente una residencia de sacerdotes” -actualmente lo habitan 55-, sino también un emplazamiento que sirva “a la cultura”.

Lambán ha destacado que desde el Ejecutivo autonómico ya se han dedicado al seminario “cerca de 4 millones de euros” desde el año 2002 y que la visita que ha realizado este viernes se ha centrado en las últimas inversiones realizadas; la reparación de la escalera, “que estaba en unas condiciones calamitosas” y la de “de algunos forjados”.

Además, ha relatado que, desde el Gobierno de Aragón, tratarán de ayudar, mediante los correspondientes convenios con la diócesis y la participación de estudiantes de la FP de Documentalismo y del grado de Biblioteconomía, a terminar con las tareas de catalogación y digitalización. 

El presidente del Ejecutivo aragonés ha destacado la importancia de que los ciudadanos "tomen conciencia de este patrimonio, que lo visiten" y se ha mostrado “absolutamente seguro” de que “cualquier bibliófilo” o “amante de la cultura”, cuando vea los ejemplares que atesoren las vitrinas que se instalen en la biblioteca, “se sentirán muy orgullosos”.

De hecho, Palomero ha precisado que algunos de los libros e incunables que guarda esta biblioteca, como ‘La liturgia de las horas’, se colocarán en estas vitrinas para que se puedan visualizar.

Lambán ha recordado que este inmueble se catalogó como Monumento Nacional en 1983 y que, desde 2002, el Ejecutivo autonómico declaró Bien de Interés Cultural a este seminario construido como sede de los jesuitas en el siglo XVI, en el solar de la sinagoga más importante de Zaragoza.

Acerca de la historia del edificio, ha relatado que llegó a impartir clases Baltasar Gracián y que, tras la expulsión de la Compañía de Jesús, en 1767, se convirtió en el seminario de San Carlos, un centro al que su antiguo alumno Manuel de Roda, que llegó a ser ministro de Carlos III, legó su “valiosísima biblioteca”. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión