Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Las canonesas del Santo Sepulcro crearán una fundación para su patrimonio histórico

El presidente aragonés, Javier Lambán, visitó ayer el monasterio zaragozano y se comprometió a seguir impulsando las tareas de restauración

El presidente aragonés, Javier Lambán, recorrió ayer el monasterio acompañado de las canonesas sor Ana y sor Isabel; del restaurador Vicente Gómez; y del consejero de Cultura, Felipe Faci, y de la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón
El presidente aragonés, Javier Lambán, recorrió este viernes el monasterio acompañado de las canonesas sor Ana y sor Isabel; del restaurador Vicente Gómez; y del consejero de Cultura, Felipe Faci, y de la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón
José Miguel Marco

Las Canonesas del Santo Sepulcro de Zaragoza van a crear una fundación que coordine y ponga en valor el rico patrimonio histórico que atesoran, y que a su monasterio de la Resurrección le valió en 1893 la declaración de Monumento Nacional (hoy Bien de Interés Cultural). El proyecto se ha anunciado este viernes durante la visita que el presidente aragonés, Javier Lambán, ha realizado al monasterio, y en la que ha estado acompañado por el consejero de Cultura, Felipe Faci, y por la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón.

Según aseguraba sor Ana (Ana María Martín), administradora de la comunidad, la fundación es el mejor camino que se ha vislumbrado "para proteger este legado histórico que nos han hecho anteriores generaciones de mujeres, que nos gustaría que la sociedad actual continuara disfrutando, y que incluye desde la muralla romana a la fachada de la iglesia, que restauró Ricardo Magdalena". Sor Ana reveló que en el proyecto se viene trabajando desde hace cuatro años, y que ahora que la pandemia parece aflojar se ha retomado. "El edificio a nosotras nos sobrepasa", reconoció. De ahí que se hayan establecido contactos ya con las distintas administraciones para mantener en buen estado y poner en valor "algo que es valioso para la ciudad y que siempre lo ha sido. Por eso queremos un proyecto que vaya más allá de un momento puntual, que tenga visión de futuro".

Lambán subrayó que "el Gobierno de Aragón asumirá su responsabilidad y estará ahí", al tiempo que Menjón aseguraba que en los últimos dos años la DGA ha destinado 125.000 euros a la recuperación de las cubiertas, la adecuación de la sacristía y los trabajos de limpieza y restauración de seis pinturas (dos lienzos del retablo de la Virgen de los Dolores y cuatro tablas del retablo de la Virgen del Rosario, ambos en la iglesia de San Nicolás de Bari). En esa cifra se incluye también la redacción del proyecto de restauración del retablo de los santos Julián y Lucía. Ese es uno de los problemas más acuciantes del conjunto monástico, "junto a las humedades del refectorio, para cuya solución tenemos previsto hacer un estudio estructural. La restauración del refectorio costará al menos 300.000 euros", añadió Menjón».

Ubicado junto a la muralla romana, el monasterio de las Canonesas del Santo Sepulcro resume la historia de Zaragoza desde Roma a nuestros días. La orden lleva viviendo allí desde hace más de 700 años. Pasa por ser el monasterio femenino más antiguo de Aragón y el segundo de España. Del monasterio antiguo se conservan varias estancias, desde el refectorio a la cocina renacentista o los grandes dormitorios. La iglesia barroca dedicada a San Nicolás tiene también interesantes retablos y guarda en su interior la tumba de un Justicia de Aragón. Todos los lunes, de 10,30 a 12.00 hay una visita guiada por su interior, en la que se muestran al público los elementos más destacados de su patrimonio histórico. En 1991 se creó el Centro de Estudios de la Orden del Santo Sepulcro, que cada cuatro años celebra unas Jornadas Internacionales de Estudio de la Orden del Santo Sepulcro, en las que se presentan ponencias y comunicaciones sobre historia, arte o espiritualidad.

Una de las principales características del monasterio en la actualidad es que se ha convertido en un espacio singular dentro del barrio de La Magdalena, erigiéndose en lugar de espiritualidad abierto a la participación de toda persona con independencia de sus creencias. Según subrayaba ayer sor Ana, que acompañó a Lambán en su visita junto a sor Isabel y el restaurador Vicente Gómez, el monasterio está abierto a todas las nacionalidades y culturas, incluyendo otras creencias religiosas. "Somos una comunidad de siete personas, entre canonesas y laicos, que vivimos un proyecto juntos y tenemos un programa espiritual. Este es un lugar vivo y continuará siéndolo".

Mariano García

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión