Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

El Madrid hiperrealista de José Miguel Palacio se adueña del Patio de la Infanta

El pintor zaragozano reúne una treintena de pinturas que ofrecen una 'Sinfonía urbana' de la capital de España

José Miguel Palacio, este jueves, ante su cuadro 'Altaria entrando en la Estación Puerta de Atocha', pintado en 2008.
José Miguel Palacio, este jueves, ante su cuadro 'Altaria entrando en la Estación Puerta de Atocha', pintado en 2008.
Toni Galán

"El deber de todo artista es ser un reportero del momento en que vive. Todo lo que hay en estos cuadros es real, o lo fue". Así presentaba este jueves José Miguel Palacio (Zaragoza, 1950)  la exposicíón 'Sinfonía urbana', que reúne en el Patio de la Infanta de la Fundación Ibercaja una treintena de obras realizadas a lo largo de los últimos años. La muestra se abre con una vista de la desaparecida tienda zaragozana de La Reina de las Tintas y se cierra con la última pintura que ha terminado, un bodegón, pero ello no debe llevar a confusión: el resto de las obras son vistas de Madrid, fundamentalmente, Barcelona y Marbella. Vistas en las que el artista juega con la luz, las transparencias y los reflejos, en la mejor tradición de la pintura hiperrealista internacional. 

Porque ese es el estilo que cultiva José MIguel Palacios desde hace más de dos décadas. Esta exposición tiene algo de laberinto urbano -señalaba Juan Manuel Bonet, comisario de la muestra-. La mirada de José MIguel Palacio se apoya en la fotografía, pero también, y sobre todo, en el dibujo, que posteriormente sepulta con el óleo. En sus obras nos encontramos al Madrid del centro, al del ensanche por la Castellana, y también al nuevo Madrid, el de las grandes torres que apuntan al cielo. Y una ciudad es también sus puertas de entrada, por eso la estación de Atocha y el macroaeropuerto. Todo eso se recoge aquí, en lo que supone el reencuentro del pintor con su ciudad natal". 'Sinfonía urbana' puede visitarse hasta el 22 de mayo, y llega acompañada de un amplio programa de visitas y talleres, y de un catálogo con textos del comisario y del periodista y escritor Antón Castro, junto a cuarenta fotografías tomadas por el propio autor y que han servido de base para su trabajo en algunos de los cuadros que se presentan al público.

"Soy un enamorado de Madrid, una ciudad que me ha brindado la oportunidad de hacer mi carrera y que también me ha puesto frente a frente con la globalización -señalaba José Miguel Palacio-. Es una metrópolis con mucho ajetreo urbano y en la que la gente va muy metida en su mundo, y eso para pintores como yo resulta muy inspirador".

La obra central de la muestra es un políptico titulado 'De Madrid al Cielo', integrado por 24 paneles de 27 por 22 centímetros, todos ellos presididos por distintos fragmentos de la realidad capitalina, tomados al levantar la vista del suelo: desde el popular anuncio de Tío Pepe en la Puerta del Sol hasta las cuádrigas que coronan una sede bancaria en la calle de Alcalá. Palacio la define como "una obra de refresco". "La iré ampliando paulatinamente -señala-. Es una obra que me acompañará el resto de mi vida". 

Palacio vive en Madrid desde hace 35 años, y en sus lienzos y tablas aparecen paisajes urbanos bien reconocibles, como las cales de Serrano, Princesa, Goya o Gran Vía ('no es una calle exclusiva de Antonio López', subrayaba Bonet), la plaza de Callao, las estaciones de Chamartín o Atocha, el Retiro, la cafetería Milford... Junto a ellas, las piezas 'barcelonesas' también presentan vistas reconocibles, como algunas conocidas tiendas de ropa del Paseo de Gracia. También hay otro cuadro de inspiración aragonesa, el que dedicó al concesionario de Porsche en Zaragoza.

La exposición ha sido presentada este jueves en la sede de Ibercaja por el artista, el comisario de la muestra, Maite Ciriza, jefa de Cultura de Fundación Ibercaja, y José Luis Rodrigo Escrig, director general de la citada fundación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión