Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Javier Camarena: "No me creo el mejor tenor del mundo"

El cantante mexicano ofrece este lunes un recital en la sala Mozart e interpretará arias de ópera, napolitanas y una canción de Antón García Abril

El tenor mexicano Javier Camarena ha iniciado el año con una gira por España.
El tenor mexicano Javier Camarena ha iniciado el año con una gira por España.
Heraldo.es

Para usted empieza a ser ya una costumbre empezar el año con gira en España.

Sí, y me siento muy contento. Este es el tercer año que empiezo con una gira por este maravilloso país. He cantado ya en el Liceo de Barcelona y en el Kursaal de San Sebastián, y volvemos a esta hermosa sala de conciertos de Zaragoza. Es una sala con una acústica maravillosa. La sensación de proyección de la voz es inigualable.

Siempre que canta aquí interpreta un aria o una canción dedicada a Fleta. Hoy, la jota de ‘El guitarrico’.

Fleta está presente en más de una de las piezas de este recital. Lo está, por ejemplo en ‘El sueño’ ('Instant charmant… En fermant les yeux') de ‘Manon’, la ópera de Massenet; y también, sí, en la serenata de ‘El guitarrico’. Y, por supuesto, está más que presente su arte en la interpretación que podamos hacer.

El programa de hoy es distinto al que puso en pie al público de la sala Mozart el año pasado...

Está conformado en dos grandes bloques. Empezamos con ópera francesa, con un aria de ‘Lakmé’  que plantea grandes retos técnicos y que es muy interesante. Luego un aria de ‘Manon’ (‘Instant charmant… En fermant les yeux’) de Massenet, muy delicada, que se canta a media voz pero que es muy compleja técnicamente, para iniciar posteriormente un recorrido por la ópera italiana, que cerramos con una pieza más verista, de ‘L’arlesiana’, de Cilea. La segunda parte la iniciamos con tres canciones napolitanas, género que todavía hay quien no lo considera tan elevado como el de la ópera pero que es de una exigencia tremenda. La última parte del recital es de música española.

Lo cierra con el ‘Canto porque estoy alegre’, del ‘Homenaje a Gayarre’ de Antón García Abril. ¿Cuándo descubrió al compositor turolense?

Esta canción, en particular, es una de mis favoritas del recital. Reconozco que no la conocía hasta el año pasado, que la preparé para un recital en Burgos. Es una canción maravillosa, un himno a la vida y al amor.

Su calendario este año aún no es el de la prepandemia, pero tiene dos grandes óperas en el horizonte.

Sí. Canto ‘Rigoletto’ en el Covent Garden. Es la tercera vez que hago el papel y el personaje me parece emocionante. Es uno de los pocos títulos de mi repertorio en el que puedo ser el villano de la obra, y ese siempre es un reto interesante. Y, luego, en el Liceo de Barcelona interpretaré el Tamino de ‘La flauta mágica’ de Mozart. Será mi debut en el papel de un personaje que, aunque carece de los fuegos artificiales de otros, tiene mucha profundidad.

¿Cómo elige el repertorio de cada temporada?

Es un trabajo que hago en conjunto con mi agente. Nos limitamos a elegir, dentro de las ofertas que existen, aquellas que son más acordes con los proyectos que tengo de ampliar mi repertorio. 

¿Y por dónde van sus proyectos?

Hoy mi interés está en la ópera francesa, al menos me veo así para los próximos cinco años: ‘Manon Lescaut’, ‘Lakmé’, ‘Los pescadores de perlas’... Para un futuro más largo, unos ocho años o así, pienso en un ‘Werther’... Mi tope en el repertorio francés serán ‘Los cuentos de Hoffmann’. Y todo esto combinado lógicamente con el ‘bel canto’, al que nunca dejaré de lado: 'Lucia de Lammermoor', 'Don Pasquale... estoy dejando un poco a Rossini, pero me quedo con el Ramiro de 'La cenerentola'. Camino hacia un horizonte más lírico.

¿Qué le ha dado y quitado el ‘bel canto’?

Quitado nada. Me ha dado todas las herramientas para entender los estilos que le precedieron.

El año pasado, la organización International Opera Awards le declaró mejor cantante lírico del mundo.

Es un premio que valora, en realidad, lo que hice a lo largo de 2019, que fue un año de muchos éxitos para mí. Debuté el papel protagonista de 'Il pirata', hice 'La hija del regimiento' en Nueva York... Ha sido el broche de oro para un año intenso de trabajo.

¿Se lo cree? ¿Se cree el número uno?

Sinceramente, no. Al final, mi trabajo está sometido al juicio subjetivo del público, y ninguno de los cantantes de ópera somos moneditas de oro a las que todo el mundo quiera. Yo agradezco el cariño del público. Me quedo con eso.

¿Cómo ha llevado el confinamiento y la pandemia?

Esta situación ha sido terrible para millones de personas pero he de reconocer que, en el terreno personal, ha sido una bendición para mí. En 2019 solo descansé un mes, el resto del año tuve una o dos actuaciones cada semana. Fue un año de mucha actividad y de mucho desgaste, no solo vocal, sino también emocional: vi a mi familia muy poco. La suspensión de los conciertos por la pandemia me hizo volver a ser padre, a ser esposo y miembro presencial de mi familia. Dentro de lo terrible de la situación, a mí me ha servido para recargar las baterías emocionales.

Y se canta mejor con ellas cargadas.

Claro. La voz es una parte más del organismo y, como tal, se ve afectada por numerosos factores, por los cambios de temperatura, por la humedad, la contaminación... La parte emocional también influye, al menos para mí esa parte es importante. El canto de un pájaro que está en libertad no es el mismo que el que está apresado en una jaula. Con depresión no se puede cantar ópera, es necesario llevar paz en el corazón.

Javier Camarena ya ha cantado este año en Barcelona y San Sebastián.
Javier Camarena ya ha cantado este año en Barcelona y San Sebastián.
Heraldo.es

¿Cuál ha sido la soprano con la que ha cantado más a gusto en una ópera? ¿En qué producción?

He tenido la suerte de cantar con grandes colegas y seres humanos. No quiero darle nombres porque me olvidaría de alguno y sería injusto.

Ahora está siendo políticamente correcto.

No, de verdad. He sido muy afortunado en ese sentido, nunca he tenido una mala experiencia.

¿Y esa imagen tradicional de la ópera que la pinta como un campo profesional minado de celos y rivalidades?

Yo nunca he sentido celos de ninguno de mis colegas, y tampoco que alguno de ellos los tuviera de mí. Quizá sea porque, al final, uno encuentra lo que busca y vive lo que proyecta. Todas las grandes producciones las he hecho con sensacionales equipos. Y no puede ser de otra forma porque la ópera es un trabajo en equipo.

¿Ópera o recital? ¿Con qué se siente más satisfecho?

Son dos mundos distintos. La ópera es un espectáculo total, y por eso lo disfruto enormemente. Pero el recital es un formato mucho más íntimo, que te permite una comunión más directa con el público. Yo incluso en algunos momentos le hablo. Tiene también una contrapartida, y es que es mucho más comprometido. En la ópera tu puedes cantar 45 minutos en total, pero hay momentos en los que puedes descansar, que la acción va por otro lado, y el manejo de la intensidad es distinto. En un recital, los mismos 45 minutos de canto son de enorme intensidad y exigencia. En cuanto a la satisfacción, cuando canto siempre voy encontrando cosas que no me satisfacen. Obviamente, siempre se pueden hacer las cosas mejor. Lo asumo. Lo que no puedo hacer es quedarme clavado en un error.

¿Javier Camarena comete errores?

Claro que sí... y ahí están. Pero, al final, un error solo es algo de lo que se aprende.

Todos sus recitales los encara con enorme exigencia. ¿Nunca ha sentido la tentación de ser algo más cicatero, de reservarse o contemporizar?

¿Usted cree que a estas alturas del partido el público me lo perdonaría? Cuando elijo el programa de un recital empiezo por ahí, por la exigencia. Y luego, obviamente, elijo las piezas que en ese momento más me hacen disfrutar.

¿Qué papel de ópera le gustaría interpretar y todavía no le han ofrecido?

No ambiciono mucho más de lo que sé que es mi realidad, pero me encantaría el Des Grieux de 'Manon'. Me fascina el trato melódico que tiene la 'Canción del sueño', y el aria 'Ah! Fuyez, douce image' es de una intensidad increíble. Enlaza ternura y arrepentimiento de una forma muy íntima. Es un personaje con muchos momentos muy interesantes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión