Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

música

Ara Malikian lanza una edición de lujo 'made in Zaragoza'

Las 150 unidades disponibles y numeradas de esta caja incluyen un disco de chocolate, el cedé y un libro con las fotos realizadas por Anton Corbijn en Belchite.

La caja de edición limitada de Ara Malikian, con el disco de chocolate, el libro y el cedé.
La caja de edición limitada de Ara Malikian, con el disco de chocolate, el libro y el cedé.
José Miguel Marco

Ara Malikian se ha retrotraído a esa patria común que es la infancia para encontrar la inspiración para su nuevo disco, ‘Ara’. Unas canciones que presentará en una gira mundial que recalará en el Palacio de Congresos de Huesca el 15 de enero (una sesión a las 17.00 y otra a las 20.30) y en el festival Pirineos Sur el 31 de julio. Falta la confirmación de la fecha de Zaragoza para un ‘tour’ que también aterrizará en el Carnegie Hall de Nueva York, en The Fillmore de Miami, en el Alex Theatre de Los Ángeles, además de Moscú, San Petesburgo, Milán, París, Berlín, Buenos Aires, Lima, Bogotá, Londres, Kiev o Shanghái…

Entre tanto trajín, el violonista armenio y su equipo radicado en Aragón han tenido tiempo e ingenio para lanzar una edición limitada del nuevo álbum que ha sido creada al cien por cien en la provincia de Zaragoza. Se trata de 150 cajas numeradas a mano que incluyen el cedé junto a un libro de fotografías realizadas en tierras aragonesas a cargo de Anton Corbijn –uno de los más prestigiosos fotógrafos musicales de las últimas cuatro décadas– y una reproducción del disco en chocolate.

Abriendo este cofre del tesoro para los seguidores de Malikian se percibe el mimo y el detalle con que se ha confeccionado. El envoltorio, la caja con cierre de imán forrada de papel mate, ha sido fabricada por el zaragozano estudio Ductus, en el paseo de la Ribera. Al abrirla, además de la numeración de la serie, está la frase que sintetiza el espíritu de las tonadas: "Si miras a un niño entiendes casi todo lo que fuiste y hace un tiempo que no te permites ser". El confinamiento cambió para el músico los aviones y los escenarios por el hogar y su familia, con su hijo Kairo, durante las 24 horas del día. Un hecho que le hizo reconectar con sensaciones y rutinas aparcadas. "Me di cuenta de que estaba perdiéndome su mundo de fantasía e imaginación. Y así, redescubrí mi propia infancia: ¿por qué no tengo yo ahora la cabeza de hace 40 años?, me pregunté, y sentí envidia de esa libertad, de la manera en que piensa un niño sin complejos ni problemas, para él todo es posible, su imaginación no tiene límites", revela.

Un viaje a las esencias que se plasma en un disco de chocolate negro y blanco elaborado por el taller artesano de Chocolates Capricho, situado en la calle de don Jaime I. El propio Malikian ha elegido sus sabores favoritos.

El libro

Otra de las joyas del ‘pack’ es el libro de 32 páginas con las fotografías que el holandés Anton Corbijn –íntimamente vinculado con la imagen gráfica de Joy Division, Depeche Mode o U2, entre otras muchas bandas–, realizó al violinista el pasado junio en Belchite y en la salada de Mediana. Fueron dos días muy intensos que proporcionaron abundante material que ha servido de base para una selección de las estampas más interesantes. "Anton Corbijn es un artista en todas sus expresiones. Su visión de la imagen se une y sintoniza con todo el concepto que queríamos proyectar con el nuevo disco. Fue un lujo volver a trabajar juntos", explica Malikian, que ya colaboró con Corbijn en sus dos anteriores lanzamientos, ‘Royal Garage’ (2019) y ‘Le Petit Garage’ (2020). El sello del centroeuropeo también se deja notar en la tipografía que ilustra el título del disco, que es de su autoría.

Finalmente, la coordinación del proyecto ha recaído en la zaragozana Nuria Pequerul para el también zaragozano WAD Studio. Ante toda esta suma de factores, no es de extrañar que Malikian se autodefina como armaño.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión