Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Leonardo DiCaprio: "Nos preocupa más un 'reality' que la desaparición de especies cada día"

El actor rncarna a un científico que trata de alertar sobre el inminente fin del mundo en 'No mires arriba', una sátira política dirigida por Adam McKay.

DiCaprio en un fotograma de 'No mires arriba'
DiCaprio en un fotograma de 'No mires arriba'
R. C.

'No mires arriba' es la nueva película de Adam McKay. Una sátira social sobre la llegada de un cometa a la Tierra y la falta de respuesta de los humanos ante un impacto que destruirá su planeta. Una metáfora, en clave de comedia, sobre la forma en que actuamos ante la crisis medioambiental. La estrella de la función es, sin duda, Leonardo DiCaprio, actor y activista, que quiere expresar al mundo la frustración de los expertos dentro de un personaje que no se parece a ninguno de los que ha interpretado hasta ahora. A su lado un elenco de altura: Jennifer Lawrence, Meryl Streep, Mark Rylance, Tyler Perry y Ariana Grande.

¿Cómo surgió el guión de 'No mires arriba'?

Adam y yo hemos estado intentando trabajar juntos desde hace mucho tiempo y esta película llegó en el momento perfecto. Fue un envío de Dios en muchos sentidos. Me sorprendió la estructura de la historia, lo bien escrita que está, su sentido de urgencia y tensión con un problema que se ha ido desarrollando durante más de un siglo. Confieso que he estado buscando un proyecto que hable de la crisis climática durante décadas y no lo había encontrado. Pero este, desde mi perspectiva, es perfecto. Vivimos un viaje existencial para toda la vida sin querer enfrentarlo, lidiando con el apocalipsis en la cara sin hablar de ello. La brillantez de Adam está en crear una comedia que impactará más con los años venideros. Cómo humanos, como especie, como sociedad, como cultura, estamos enfrentando el Armagedón. Él descifró el código, por así decirlo, sobre cómo mostrar toda la locura que nosotros, como raza humana, hemos sacado para evitar enfrentar esta crisis.

Parece empeñado en participar en películas que se categorizan dentro de un contexto social.

Cualquier película en la que participo siempre tendrá tensión o sensación de urgencia hacia uno de los temas que me interesa. Este fue un gran regalo para mí, un desafío fabuloso con el que he tenido la oportunidad de hablar de la respuesta medioambiental. Hablar de la crisis climática es muy difícil, casi imposible desde un punto de vista narrativo, pero 'No mires arriba' es una genialidad.

Usted se transforma en un astrofísico de Míchigan que de un día para otro se convierte en el profesor sexy de la televisión. ¿Se identifica con esa imagen?

Es otra distracción para no querer ver la realidad. El público reacciona ante su imagen de hombre sexy y no escucha lo que dice. Él es uno de los dos científicos encargados de articular en palabras que el fin del mundo se acerca, pero, al mismo tiempo, no es un experto en medios hábil o sexy en modo alguno. En esta interpretación reflejo toda la frustración que a lo largo de los años he ido desarrollando, mi frustración y la de los medioambientalistas.

-¿Hay futuro para el planeta?

No mucho. Soy muy pesimista cuando se trata de hablar de este tema y podría quedarme una hora contestando a esta pregunta. Tenemos una cantidad de tiempo limitada para contrarrestar lo que hemos hecho y me da miedo pensar en esa ventana de tiempo. Estamos ante el precipicio ambiental sin hacer nada y la respuesta debe ser masiva y rápida. Ya saben lo que dicen los expertos, si no hacemos algo, conoceremos el resultado de catástrofes masivas. Acabo de venir de Glasgow, porque estuve en la cumbre COP 26, y solo espero que películas como esta puedan crear una conversación global sobre los cambios que necesitamos y empujen al sector privado a mover la aguja del poder hacia el lugar adecuado.

¿Por qué cree que no llega la respuesta de los políticos?

Dinero y poder. Adam lo explica en este filme. La ciencia se vuelve política, hay hechos alternativos que distraen. Yo estoy muy agradecido de interpretar a un personaje que es tan sólido, basado en tantos científicos que conozco; hombres y mujeres que intentan comunicar la urgencia de este tema, pero que ven su mensaje enviado a la última página del periódico porque tenemos dos millones de otras cosas con las que estamos invadidos que les parecen más importantes a los directores de periódicos. Me encanta la forma en que el realizador retrata a los personajes protagonistas: uno es increíblemente franco y el otro tratando de jugar dentro del sistema. Y también me gustó el retrato de una sociedad inmensamente distraída estos días, después de la covid, con noticias que no son importantes. Creo que esta es una película súper importante.

Llegó a dar un discurso sobre medio ambiente en mitad de una entrevista. ¿Se lo preparó?

Trabajé en ese discurso unas quince veces. Quería articular la frustración del mundo científico. Se puede estar en el púlpito diciendo la verdad, avisando de una catástrofe, y no tener a nadie que te escuche. Hay un ruido ensordecedor a nuestro alrededor que nos impide escuchar el mensaje real, por eso está tan frustrada la comunidad científica. Nos preocupa más lo que ocurre con una pareja que acaba de conocerse en un 'reality' insufrible que el hecho de que están desapareciendo especies de animales cada día. Es absurdo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión