Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

La memoria del pueblo de Nerín, en el documental ‘Con la tierra en los pies’

El zaragozano Fernando Vera lleva a la pantalla el libro colectivo que recopila testimonios sobre este pueblo oscense

Natividad Orozco y Javier Aranda, dos de los actores que participan en el filme
Natividad Orozco y Javier Aranda, dos de los actores que participan en el filme
Daniel Vergara

Los habitantes y amigos de la localidad altoaragonesa de Nerín recopilaron en 2019, en una obra coordinada por Rafael Latre, sus ‘Memorias compartidas’, un conjunto de textos en los que 64 autores dieron voz a los recuerdos de esta localidad perteneciente al municipio de Fanlo. El libro salió adelante por iniciativa de Latre, uno de los pocos vecinos empadronados en este pueblo pirenaico que quiso fijar la historia de Nerín ante la amenaza constante de la despoblación.

Latre recogió recuerdos y experiencias no solo de los habitantes de Nerín sino también de algunos de sus visitantes. Entre ellos músicos como Kepa Junkera, el etnólogo Severino Pallaruelo, el fotógrafo Fernando Biarge o el escritor José María Satué.

Ahora, aquel proyecto va a convertirse en un largometraje de la mano del realizador zaragozano Fernando Vera, quien ya ha comenzado a rodar el documental ‘Con los pies en la tierra’. «En septiembre de 2019, Rafael Latre contactó conmigo porque quería darle continuidad a ese espíritu del libro a través de un audiovisual –cuenta Vera–. Estuve documentándome con el propio libro y con otras muchas lecturas, hasta que descubrí a un personaje que me parece fascinante y que visitó Nerín en 1930: Rudolf Wilmes, un estudiante de Filología de la Universidad de Hamburgo que pasó dos meses y medio recogiendo materiales para la redacción de su tesis doctoral sobre el idioma aragonés en el Valle de Vió. Leí un libro sobre su trabajo y seguí indagando en su vida personal a través de un artículo del investigador altoaragonés Óscar Latas».

El cineasta señala que «la labor de documentación sobre Wilmes y su visita a Nerín, un lugar que marcó su vida, «es inacabable» y también comprende «su correspondencia con Badía (rector durante años de la Universidad de Barcelona), su participación en la II Guerra mundial y, sobre todo, la falta de reconocimiento de su trabajo hasta años después».

Todo ese material «hay que concretarlo en la historia en la que sigo trabajando –apunta–. Una historia que puede contarse de muy diferentes formas, dependiendo del tiempo y el presupuesto, y de los riesgos estéticos que seamos capaces de asumir. Después de cuatro años trabajando en un documental sobre la India y otro sobre la relación del alzhéimer y música, ambos basados fundamentalmente en entrevistas, me apetecía plantearme este trabajo como un ejercicio donde aportar un lenguaje nuevo».

El director zaragozano indica que este proyecto cuenta con varios ejes fundamentales: «El propio pueblo de Nerín y su historia de resistencia ante la despoblación, la fascinación de los pirineístas y de Wilmes en concreto sobre esta zona, y la relación con la naturaleza como agente vivo».

Ficción y realidad

Así, Vera plantea una obra en parte fabulada y en parte real con el propósito de «desdibujar la línea que separa la ficción del documental». El título, ‘Con la tierra en los pies’, tiene que ver con la idea de que muchos de los habitantes de Nerín «abandonaron el pueblo con parte de su historia y su tierra pegada en los pies. Sus costumbres y su anhelo de volver se lo llevaban en los pies», subraya.

La intención de Vera es, en principio, tener concluido el filme a finales de 2022. «Pensamos rodar unas tres semanas en primavera, que es el tiempo en el que Wilmes visito aquella zona»

El compositor Juanjo Javierre se encarga de la música y otro de los objetivos de Fernando Vera es contactar con Eike, la hija de Rudolf Wilmes. Sabemos su nombre y apellido de soltera, la casa en la que nació, todo esto gracias a la investigación de Óscar Latas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión