Ocio y Cultura
Suscríbete

ocio y cultura

Francisco Cánovas Sánchez publica en Alianza una biografía de Ramón y Cajal

El historiador inserta la vida de un "obrero de la ciencia", Nobel en 1906, en las coordenadas históricas, políticas y culturas de la época que vivió

Una de las fotos del libro, la primera: Ramón y Cajal en su laboratorio en Valencia, en 1885.
Una de las fotos del libro, la primera: Ramón y Cajal en su laboratorio en Valencia, en 1885.
Archivo Ramón y Cajal.

ZARAGOZA. Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) se consideraba a sí mismo «un obrero de la ciencia», pero también lo era de las humanidades y de la política. «Cajal no fue un científico encerrado en su laboratorio ni un espectador neutral de la sociedad. Siempre estuvo atento a los acontecimientos de su tiempo», escribe Francisco Cánovas Sánchez en su libro ‘Cajal. Maestro, científico y humanista’, una biografía que acaba de publicar Alianza Editorial y que se alarga más allá de las 500 páginas.

El autor, especialista en Azaña y Galdós e incluso ‘Los Decretos de Nueva Planta en los países de la Corona de Aragón’, dialoga con otros biógrafos del sabio aragonés y, por supuesto, con sus propios textos de todo tipo porque si algo destaca de Cajal es su curiosidad, su versatilidad y su compromiso. Un detalle revelador es que «un mes antes de morir, Cajal dejó escrito en su testamento su deseo de que, tras su muerte, se procediera a repartir a los estudiantes, anualmente, dos obras suyas: ‘Recuerdos de mi vida’ y ‘Reglas y consejos sobre investigación científica’», dice el historiador.

‘Cajal’ es un libro ameno. El autor acompaña la biografía del premio Nobel de Medicina de 1906 con todos los avatares históricos, políticos y culturales de su época. Cuenta su infancia, sus descubrimientos, su personalidad brillante y pertinaz, o sus diferencias con su padre, que se prolongaron mucho más allá de su licenciatura. Analiza sus años de carrera en Zaragoza, entre 1869 y 1973, sus intereses literarios y políticos. Se sintió próximo al regeneracionismo y a los krausistas aragoneses, coincidió en sus ideales con Joaquín Costa y Lucas Mallada, entre otros, y en su formación fue capital la Institución Libre de Enseñanza.

La experiencia en Cuba fue desoladora y a la vez de una ardiente humanidad, llegó a atender a 300 pacientes. Y poco a poco, como escribiría Rafael Salillas, que había sido compañero del Instituto de Huesca, Ramón y Cajal halló lo que andaba buscando: «Cajal siguió creyendo en su isla. Navegó, se orientó y llegó victoriosamente. ¡La isla existía! En los centros nerviosos, en la médula y en el cerebro se encuentra ‘La Isla’ de Cajal».

El libro cuenta su aprendizaje: la pasión por el dibujo y la pintura, la revelación de la fofografía y la búsqueda del «instante fugitivo», sus logros literarios (fue amigo de Galdós y Pardo Bazán), su temor a «la desintegración de la patria», y la tarea científica, totalizadora y brillante. ‘Cajal’ lleva ilustraciones de su rica iconografía, fragmentos de sus textos, notas y apéndices.

LA FICHA

'Cajal. Maestro, científico y humanista'. Francisco Cánovas Sánchez. Alianza Editorial. Madrid, octubre de 2021. 533 páginas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión