Ocio y Cultura
Suscríbete

Coque Malla: "He buscado el placer de forma casi enfermiza"

Ha plasmado musicalmente en un álbum recopilatorio titulado 'El astronauta gigante' más de tres décadas de carrera.

El artista Coque Malla.
El artista Coque Malla.
@coquemalla

A sus 52 años, Coque Malla bromea con que a él mismo le empieza a parecer inquietante su aspecto juvenil, que atribuye a "una búsqueda casi enfermiza del placer" desde que tiene uso de razón, y que ha plasmado musicalmente en un álbum recopilatorio titulado 'El astronauta gigante' más de tres décadas de carrera.

En una entrevista con Efe, Malla se reconoce un hedonista y admite que ha disfrutado muchos placeres "secretos y ocultos" que no tiene intención de desvelar, aunque sí deja claro que no necesariamente habla de ningún tipo de sustancia: "El placer no siempre tiene por qué ser nocivo para la salud, eso es un concepción muy católica", opina.

Esta idea de vivir intensamente, porque solo hay una oportunidad, es la que también refleja en el tema inédito 'Una sola vez', que se ha presentado como avance de "El astronauta gigante", que va a presentar en una minigira por pequeños teatros con un espectáculo que mezclará lo musical, lo teatral y lo visual.

"Necesitamos que el público esté muy cerca, voy a contar mi vida a través de las canciones que considero clave y necesito que vean mi expresión", explica sobre el espectáculo que llevará por ciudades como Madrid, Bilbao, Barcelona o Murcia en 2022.

Hablará de los buenos momentos y también de otros más bajos, como cuando pasó de los conciertos multitudinarios de su primera etapa a tocar en pequeños garitos, antes de volver a contar con el favor del público.

Esos años le enseñaron que el oficio de guitarrista, cantante y escritor de canciones es lo importante y lo que le hace sentir vivo, no el dinero, el éxito o los halagos. "Aprendí a manejar mucho mejor la guitarra y la voz. Tenía que hacer callar a la gente con mis interpretaciones", relata.

Su carrera había comenzado con el éxito fulgurante de Los Ronaldos cuando era casi un adolescente. 'Si os vais', 'Adiós papá' y 'Por las noches', temas del mítico grupo de los ochenta, abren el recopilatorio de cinco CD. Sigue con canciones de su primer disco en solitario, 'Soy un astronauta más', como 'La mujer sin llave' o 'Mentiras'.

Un astronauta con el traje bien puesto

¿Y qué ha cambiado para pasar de ser uno más a ser gigante? "Hace referencia al miedo, la inseguridad y la indecisión con que grabé 'Soy un astronauta más' (1999). Era mucho más joven y tenía miedo a mi carrera y mi futuro. Ahora soy un astronauta con el traje bien puesto, seguro y consciente de las canciones que escribe", destaca.

Además, Malla ha incorporado mucha música nueva a su discoteca y eso le ha ayudado a evolucionar. "Cuando la gente habla de artistas que plagian a otros y lo denuncian me parece muy ridículo, porque creo que es la esencia del arte -asegura- ir interpretándolo a tu manera".

Él dice que escucha "de todo", música rock, electrónica, bandas sonoras o son cubano. Pero si tiene que hablar de sus mayores influencias de la última década, se refiere a un triunvirato de "crooners" modernos como son Rufus Wainwright, Richard Hawley y Neil Hannon (Divine Comedy), que han cambiado hasta su forma de cantar, asegura.

Este estilo que parece haber calado en temas como su exitosa reinterpretación de la canción 'No puedo vivir sin ti' (originalmente grabada en una clave más roquera junto a Los Ronaldos, cuya vuelta no contempla), podría dar paso a un Coque Malla con una producción más simple que la de "El último hombre en la tierra" y "Revolución".

Era esa la investigación musical en la que estaba embarcado cuando vino la pandemia de covid a trastocar sus planes, y ese es uno de los motivos por los que decidió lanzar este recopilatorio que incluye colaboraciones con artistas tan diversos como Leonor Watling ("Berlín"); Kase O ('Un lazo rojo, un agujero'); Love of Lesbian ('Contraespionaje') o sus admirados The Divine Comedy ('Absent friends').

"Era un buen momento para hacer balance y pasar a limpio un montón de material que estaba un poco desperdigado. Eso me da tiempo a plantearme el siguiente paso, que quiero que sea bastante diferente, más de banda, de tocar juntos", explica Malla.

Un ejercicio de mirar atrás, una "escaleta" de su existencia, que le ha servido también para darse cuenta de que ha valido la pena. "Afortunadamente, puedo echar la vista atrás y pensar que sí, que he vivido", concluye Coque Malla, que no tiene duda de que "se puede vivir más y más intensamente, queda mucho por hacer". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión