Ocio y Cultura
Suscríbete

Opinión

'El espía inglés': Un espía por accidente

Por
  • Carmen Puyó
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 02/11/2021 A LAS 20:44
El actor Benedict Cumberbatch, en un momento de 'El espía inglés'.
El actor Benedict Cumberbatch, en un momento de 'El espía inglés'.
Heraldo.es

Durante los años de la guerra fría, además de los espías profesionales -a los que el cine ha dedicado tan grandes filmes-, las agencias de inteligencia solían reclutar de vez en cuando a ciudadanos anónimos a los que convertían en espías amateurs para hacer algún trabajo, en principio, de escaso riesgo. O no. Sobre adquirir por accidente tal condición escribió una novela Graham Greene que, posteriormente, fue llevada al cine, ‘Nuestro hombre en La Habana’. Ha sido ahora el británico Dominic Cooke el que, partiendo de una historia real, ha devuelto el interés por este tipo de espía, digamos, accidental. Lo ha hecho en ‘El espía inglés’, donde aborda la experiencia de un comerciante británico, Greville Wynne, que durante los años sesenta, en torno a la crisis de los misiles entre la URSS y Estados Unidos, con epicentro en Cuba, pasó a trabajar para el MI6. Su misión inicial fue contactar con un coronel soviético.

'El espía inglés' (the courier) ***
Director:Dominic Cooke.
GuiónTom O'Connor.
IntérpretesBenedict Cumberbatch, Merab Ninidze, Rachel Brosnahan, Jessie Buckley.

En torno a estos dos personajes, interpretados espléndidamente por Benedict Cumberbatch y Merab Ninidze, Dominic Cooke construye una película que nos devuelve a la guerra fría y a aquellos tiempos del miedo generalizado a una guerra nuclear más que probable. En ‘El espía inglés’, Cooke logra componer esa atmósfera tan propia de los países del Este -los escenarios de Moscú y su gélido ambiente-, en contraste con el color y el clima que se respiraba en la otra parte del Telón de Acero. También, está muy conseguido el retrato de los personajes y, especialmente, casi todas sus caracterizaciones, aunque no sucede lo mismo con el ritmo narrativo. Al igual que ya pasaba en su primer largometraje, ‘En la playa de Chesil’, basada en la novela de Ian McEwan, a Dominic Cooke parece costarle mantener el brío en el ritmo, con ciertas oscilaciones que desgastan un filme que requiere de mayor fortaleza narrativa. Ello no significa, en ningún caso, que ‘El espía inglés’ no sea una buena, entretenida e interesante película, que lo es.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión