Ocio y Cultura
Suscríbete

Rafa Blanca lleva al teatro la gesta de Malabrocca, el ciclista que siempre llegaba el último en el Giro de Italia

El actor representa 'Malabrocca' en el Teatro del Mercado de Zaragoza hasta el 31 de octubre 

El actor Rafa Blanca estrenó 'Malabrocca' en el Festival Manhattan el pasado verano
El actor Rafa Blanca estrenó 'Malabrocca' en el Festival Manhattan el pasado verano
HA

El actor Rafa Blanca estrena esta tarde en el Teatro del Mercado 'Malabrocca', la puesta en escena de la gesta e ingenio de este ciclista italiano que se hizo famoso por llegar siempre el último en el Giro de Italia para beneficiarse de las peculiares ventajas que este puesto suponía en una época de postguerra (1946, con Europa en pleno proceso de reconstrucción ) en la que la picaresca era un recurso casi imprescindible para salir adelante. Esta obra es también también toda una gesta actoral de Rafa Blanca, que interpreta a Malabrocca pero también treinta personajes más en un monólogo ágil, divertido y lleno de etapas interesantes que nos desvelan muchas claves de la época, del ciclismo y de la propia condición humana.

'Malabrocca' es una historia emocionante que está basada en la novela 'Maglia Nera' de Mateo Caccia. Esta vibrante adaptación está producida por la compañía aragonesa El Gato Negro. Estará en cartel hasta el próximo domingo 31 de octubre (funciones viernes y sábado a las 20.00,, y domingo a las 19.00). 

Malabrocca, es un personaje teatral por excelencia; el eterno perdedor que debe ser perdedor para sobrevivir y está obligado a luchar por ser el mejor perdedor. La contradicción al cuadrado. Podría ser el argumento de una comedia de Berlanga, donde el hambre, la picaresca y, de fondo, una sociedad arrasada de posguerra, nos crean un estupendo caldo de cultivo para el humor. Sí, el humor. Que no es correcto ni complaciente, porque no es racional. La sátira, la risa del mal del otro, la distancia humorística ante la tragedia de la vida necesita desgracia ajena.

Pero no sólo de desgracia vive el humor, sino también de ingenio, de contradicción, de locura. Necesita una lógica ilógica que nos cortocircuite y haga salta la chispa de la carcajada. Todo eso es Malabrocca; mucho más que un personaje, es todo un carácter, es un pueblo -el italiano-, es la irreverencia, la provocación… Malabrocca es lucha de clases y compañerismo; es el noble arte del deporte y la cultura del esfuerzo para darle la vuelta a lo establecido; llegar el último y presumir de ello: La Maglia Nera es la personalidad del perdedor.

Nos encontramos en el Giro de Italia de 1946; el llamado Giro del Renacimiento. Italia, como Europa entera, estaba devastada por la guerra; apenas quedaban edificios en pie, calles y carreteras destrozadas, sin combustible ni coches para circular. Resurge entonces un vehículo con mucha fuerza, un vehículo que ayudará a desplazarse a la gente, a los trabajadores, al pueblo: la bicicleta.

Malabrocca, será uno de los protagonistas de este Giro del 46, junto al monumental Gino Bartali, y al campeonísimo Fausto Coppi. No quedará en el podio, ni siquiera entre los diez primeros clasificados, ni entre los veinte… Llegó el último. Si el líder del Giro de Italia viste siempre la Maglia Rosa, el último clasificado, lleva puesta la infame Maglia Nera. Malabrocca fue todo un gladiador de la bicicleta, fue el último en llegar a la meta, y será el héroe popular, porque el pueblo se ve reflejado en aquellos que luchan y pelean incansablemente hasta el final, como ellos.

Malabrocca es un espectáculo que emociona; nos hace encariñarnos con este peculiar personaje que llegó el último en su primer Giro de Italia, y que supo hacer de esta situación, la clave de su éxito. Un recorrido por la Italia de los 40 y 50, de sus pueblos, de sus gentes… De esa Italia necesitada, tratando de reconstruir su país; de sus ciclistas y deportistas. Desde Gino Bartali, recordado no solo por sus hazañas deportivas, sino también por sus desvelos en salvar a cientos de judíos clandestinamente, hasta el bar de Garlasco, donde los amigos de Luigi Malabrocca escucharán las gestas del Chino en las emisiones de la R.A.I. Desde el glamour de Fausto Coppi, hasta la posada de Ninfa, la mujer que espera impaciente la llegada de los éxitos deportivos de su marido ciclista. Desde la Yugoslavia del mariscal Tito, hasta las posadas más bohemias del París de postguerra.

Acurrucado en un pozo, con la bicicleta tapada en un matorral o escondido en un granero; oculto entre los árboles de un bosque, de cháchara en un bar de carretera tomando un vino, pescando truchas o cruzando la meta en la bicicleta de niño. Hubo un tiempo en que la derrota era un arte. Se cumple el 75 aniversario de la instauración en el Giro de Italia de la Magia Nera, que distinguía al último clasificado. El Giro de ese año, instauró un premio para consolar al desfavorecido y que continuó hasta 1951. Era todo un premio simbólico al corredor que terminaba la carrera en último lugar. El legendario Maglia Nera representaba la fuerza de voluntad y la determinación, de quien participaba y finalizaba la gran y dura carrera ciclista italiana en la última posición.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión