Ocio y Cultura
Suscríbete

crítica de cine

Mi amigo el simbionte

Por
  • Enrique Abenia
Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 18/10/2021 A LAS 19:32
Fotograma de 'Venom'
Fotograma de 'Venom'
HA

Lo que atrae de un filme en ocasiones tarda en fluir. La gracia de ‘Venom’ (2018), producción de Sony encaminada a convertir al icónico villano del universo Spider-Man en un antihéroe, residía en el choque interno una vez el simbionte alienígena entraba en el cuerpo del reportero Eddie Brock y en el singular vínculo que brotaba entre ocurrencias cómicas y violencia. El tratamiento surgía tras una primera mitad fallida, olvidable, alargada y a ratos desconcertante que reflejaba todo lo formulario alrededor de lo vistoso. ‘Venom. Habrá matanza’ nace liberada de lo que limitaba el entretenimiento al desplegar desde el principio el juego al que su predecesora quería llegar. La secuela se entrega por tanto a la humorística relación de amor-odio entre el anfitrión humano y el poderoso parásito y a su desvergonzada condición de ‘película de colegas’ en el marco de la ciencia ficción, cauce en el que introduce la amenaza de la peligrosa figura a la que remite el título. No oculta que en el fondo es una tontería, franqueza que genera una complicidad canalizada asimismo por un espíritu que conecta con el tipo de propuestas de cuando el cine de superhéroes no gozaba de la consideración actual.

‘Venom. Habrá matanza’ ★★★
Director:Andy Serkis.
Guión:Kelly Marcel.
Intérpretes:Tom Hardy, Michelle Williams, Stephen Graham, Naomie Harris y Woody Harrelson.

La obra, de la que llama la atención la elección del actor Andy Serkis, en su faceta de director, como sustituto de Ruben Fleischer, expone que el huésped está cansado de controlarse y de seguir las reglas. La cuestión de la extraña pareja, la inspiración en las comedias sobre el ‘romance’ subyacente en las amistades masculinas y el camino hacia la constatación de que ninguno puede vivir sin el otro estimulan la afinidad. La vía depara la deliciosamente delirante escena de la reconciliación después del conflicto y la separación transitoria. El carácter desatado se manifiesta también en el registro de Woody Harrelson, quien se divierte tanto como Tom Hardy, y en el estilo de la explosión de acción del clímax.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión