Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

arte en el pilar. ocio y cultura

Cinco exposiciones que no deben perderse en Zaragoza: Bayona, Martín Godoy, Grañena, Picasso y Pradilla

Un posible paseo por propuestas muy distintas: una vida en la música, dos artistas en plenitud, el arte de un genio y un maestro de su tiempo

Una visión general del montaje de la cuidada exposición temática de Pilar Bayona, pianista.
Una visión general del montaje de la cuidada exposición temática de Pilar Bayona, pianista.
Guillermo Mestre.

En medio de la fiesta, de la vida en la calle, del placer de andar para ver puestos, oír canciones, asomarse a un concierto, hay otro Pilar más sosegado y a veces casi íntimo. El Pilar de las exposiciones, de las citas con los artistas y de algunos espectáculos que sin dejar de ser festivos también son iluminadores, románticos, clásicos.

1. IAACC ‘PABLO SERRANO’. ‘PILAR BAYONA. UNA MÚSICA DEL SIGLO XX’.

Empezamos un paseo posible en el IAACC ‘Pablo Serrano’, el museo dedicado al gran artista de Crivillén, el escultor que mereció el premio Príncipe de Asturias y que integró el grupo El Paso inicial. Ver su obra siempre es un gozo: encarna al artista humanista que mezclaba la manufactura, la pasión por los materiales y el trabajo del volumen con las ideas, y una de ellas era la necesidad de buscar un refugio para el hombre, ese puerto de paz y de silencio y de concentración casi espiritual donde el ser humano es un dios mortal que piensa. Su obra puede verse en las salas 1 y 2, y no podemos dejar de admirar el poderoso y expresivo rostro de Antonio Machado.

En la sala 00 está la muestra dedicada a Pilar Bayona (1897-1979), ‘Pilar Bayona. Una música del siglo XX’, que perteneció a la Generación del 27 y que fue amiga de García Lorca y Gerardo Diego, con quienes tocó alguna vez, y Luis Buñuel, de Luis García Abrines y José Camón Aznar, que figuran entre sus enamorados en algún momento de su vida de concertista. La exposición, comisariada por Antonio Bayona y Julián Gómez, nace de la donación de su estupendo archivo al Gobierno de Aragón. Tiene de todo: fotos, óleos, dibujos, objetos de arquitectura, discos, libros, cartas, programas, etc. Por estar está hasta su piano, y la muestra, temática, evocadora, propone un recorrido por toda su vida: el ámbito familiar, la revelación del piano, los primeros conciertos y profesores, su evolución, su núcleo de amistades, sus viajes, sus recuerdos y multitud de detalles que dan una idea de su grandeza.

Pilar Bayona encarna el espíritu de la música, a ella se dedicó en cuerpo y alma, escribieron piezas para ella, estrenó composiciones y tenía una memoria prodigiosa que le permitía asimilar nuevos repertorios, algo que hacía en sus conciertos, en sus grabaciones o en sus constantes intervenciones en Radio Zaragoza. Fue también una mujer que amaba Zaragoza, su ciudad, y a diario, con su hermana Carmen, solía pasear hacia el Pilar. Y en la ronda, iban cogiendo aquí y allá sus pequeños capazos. Entre sus amores, figuran el periodista Manuel Casanova, que fue director de HERALDO; cuando parecía que iban a contraer matrimonio, rompieron el compromiso. Los dos, con una veintena de años de diferencias, murieron de sendos accidentes de coche.

Fernando Martín Godoy, tan personal y contenido, ofrece su exposición más ambiciosa y lograda de su carrera en el Paraninfo.
Fernando Martín Godoy, tan personal y contenido, ofrece su exposición más ambiciosa y lograda de su carrera en el Paraninfo.
Guillermo Mestre.

2. PARANINFO. ‘MAPA’. FERNANDO MARTÍN GODOY

Fernando Martín Godoy presenta en las salas Goya y Saura su proyecto más completo y más complejo: ‘Mapa’, compuesto por retratos, de rostros y de grupos, bodegones y paisajes, todo ello con su característico estilo y el uso de sus colores negros, pardos, beiges o claros, de la oscuridad brota la claridad. El artista, residente en Londres desde hace años, ha explicado que ha querido mostrar “un mapa personal, emocional”, que se centra en asuntos que tienen que ver con “el territorio, con mi ciudad, con la historia de Zaragoza, la familia, artistas que me han influido y que de alguna manera me construyen como persona y como artista”. Entre esos artistas estarían algunos pintores del barroco, pero también Delacroix, al que rinde homenaje, Van Gogh, Morandi y, por supuesto, Francisco de Goya. 

El artista, residente en Londres desde hace años, ha explicado que ha querido mostrar “un mapa personal, emocional”, que se centra en asuntos que tienen que ver con “el territorio, con mi ciudad, con la historia de Zaragoza, la familia, artistas que me han influido y que de alguna manera me construyen como persona y como artista”

Entre las piezas más destacadas se halla esa instalación de autorretratos ‘Black mirror’ y el cuadro ‘Zaragoza desaparecida’, en el que documenta edificios que perdió la ciudad como la Torre Nueva o el Teatro Pignatelli, entre otros. O esa ‘Cama’, tan sugerente, que habla de la intimidad, de la pasión, del rastro del sueño. Fernando Martín Godoy resume aquí sus asuntos, su visión urbana, su percepción de la intimidad y su indagación en la sombra y la luz de las ‘vanitas’ y del retrato. La comisaria de la muestra es la historiadora y crítica de arte Chus Tudelilla.

Luis Grañena expone en la sala África Ibarra una síntesis de más de dos décadas de caricaturas.
Luis Grañena expone en la sala África Ibarra una síntesis de más de dos décadas de caricaturas con talento, ingenio, versatilidad y mucho sentido del humor.
José Miguel Marco.

3. PARANINFO. ‘LUIS GRAÑENA. NUNCA OLVIDO UNA CARA...’

En la sala África Ibarra, el caricaturista Luis Grañena, que alterna su residencia en Valderrobles y Zaragoza, presenta una selección de sus caricaturas, ‘Nunca olvido una cara...’, que han aparecido en diversos periódicos del mundo, HERALDO entre ellos. Grañena tiene varios dones: la capacidad de captar los rasgos que definen a un personaje; un admirable sentido del color y un gran sentido del humor. Y eso le permite presentar una extensa colección de retratos de todas las disciplinas: la política, la música, la literatura, el cine, el deporte, etc., que resuelve con ingenio, talento y pura plasticidad.

Entre los retratos figuran Pedro Sánchez, Pau Gasol, John Wayne, Hitler, Juan Carlos I, Rafael Nadal, Vargas Llosa, Roberto Bolaño, Maradona, Almodóvar, Labordeta, Whitney Houston, la Reina Sofía, García Márquez, por citar algunos nombres. Es una exposición variada y muy divertida, a la que acuden los niños y no dejan de hacer preguntas. En cierto modo, Grañena le otorga a la caricatura algunos atributos de la pintura. 

Uno de los cuadros de Picasso, 'El pintor y la modelo', de 1963.
Uno de los cuadros de Picasso, 'El pintor y la modelo', de 1963.
José Miguel Marco.

4. MUSEO GOYA DE IBERCAJA Y PATIO DE LA INFANTA. 'PICASSO. DIARIO ÍNTIMO'

Pablo Picasso (1881-1973) es uno de los grandes pintores de la historia y un formidable grabador: con Durero, Rembrandt y Goya, es el gran maestro de la obra gráfica. Una de sus mejores colecciones es ‘La Suite Vollard’, realizada en 1937 y dedicada a joven norteamericana Marie-Therèse Walter (1909-1977), a la que reemplazaría muy pronto en su corazón Dora Maar; fueron amantes entre 1927 y 1935. Sus 100 piezas han sido distribuidas en el Museo Goya Ibercaja y en el Patio de la Infanta. En el Museo Goya, se presentan varias series como ‘El minotauro’ y ‘El artista y la modelo’, que se completa con dos cuadros de gran formato, ‘El pintor y la modelo’, de los fondos del Reina Sofía, realizados en 1963, muy característicos del artista. Son dos piezas emocionantes, resuelto con un trazo ancho, la imaginación habitual del malagueño y su particular cromatismo. Otra pieza espléndida es ‘Cabeza de hombre’, del Picasso más cubista. 

El Picasso grabador surge de la maestría del dibujo: Picasso hace lo que se le antoja, con sutileza, con trazos leves, apenas contornos, y crea un mundo amoroso, erótico, donde manda la libertad y la ambigüedad en la conviven el arte, la pasión, el deseo, los seres humanos y la bestia. En cualquier caso, se trata de una exposición íntima, que da gusto ver. Ver un Picasso siempre es una alegría.

Francisco Pradilla se confirma aquí, más que nunca quizá, que es un formidable pintor de paisaje.
Francisco Pradilla se confirma aquí, más que nunca quizá, que es un formidable pintor de paisaje.
Guillermo Mestre.

5. LONJA. FRANCISCO PRADILLA ORTIZ (1846-1921)

La Lonja de Zaragoza, en la plaza de las catedrales, acoge una soberbia exposición: la de Francisco Pradilla (Villanueva de Gállego, Zaragoza, 1846-Madrid, 1921), creo que la más ambiciosa de todas las suyas -a finales de los 80 la Lonja acogió otra muy exitosa, patrocinada por Ibercaja- y con obras que no se habían visto. Wifredo Rincón, sin avasallar, ha sido capaz de colocar 187 obras de Pradilla, donde hay de todo: retratos y autorretratos, pintura histórica, paisajes, bodegones, marinas y su peculiar pintura alegórica y simbolista, de la que es un bello ejemplo 'El retiro de las musas'.

La muestra está ordenadamente cronológicamente más que por temas y arranca con un autorretrato de Pradilla, a los 21 años: a partir de ahí vemos la variedad de su paleta, su exquisita sensibilidad, la versatilidad de su pincel, la calidad incontestable de su obra. Lo domina todo: la composición, los fondos, la figura, la atmósfera, el refinamiento expresivo sobre el lienzo. Formado en Italia, donde llegó a ser uno de los artistas más requeridos por los coleccionistas europeos, Pradilla hace piezas soberbias: ‘Náufragos’, sus series sobre Juana la Loca (vemos bocetos, estudios, cuadros finales, piezas más grandes), el retrato tan sereno de ‘Alfonso I El Batallador’, el relato histórico de ‘La rendición de Granada’, la soberbia imagen de la ‘Marquesa de Encinares’, su pintura de naturaleza basada en paisajes de Italia, de Galicia o de Aragón (esas dos obras del monasterio de Rueda), etc., donde alcanza cotas únicas de belleza, refinamiento, magia. Y junto a sus óleos, hay espléndidas acuarelas. Estamos ante un excepcional pintor, el segundo pincel de Aragón tras Goya, como se ha dicho tantas veces, y uno de los gigantes de su época, inspirado, sutil, poético, complejo y trabajador. Todo un acontecimiento.

Uno de los cuadros más espectaculares de Pradilla: 'El retiro de las musas', de pintura alegórica y mitológica, un cuadro que resume su delicades, la versatilidad de su mano y la búsqueda de la belleza.
Uno de los cuadros más espectaculares de Pradilla: 'El retiro de las musas', de pintura alegórica y mitológica, un cuadro que resume su delicadeza, la versatilidad de su mano y el afán de la belleza.
Guillermo Mestre.
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión