Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Tercer Milenio

cine

Luces, cámara... ¡hazte adulto! (si puedes)

La profesora de la Universidad de Zaragoza Andrea S. Regueira prepara una tesis doctoral en la que investiga la ya importante cartera de películas que tratan sobre la adultez emergente, un proceloso camino hacia la asunción (o la huida) de responsabilidades.

La profesora de la Universidad de Zaragoza Andrea S. Regueira que está haciendo una tesis sobre cómo el cine refleja la transición a la vida adulta.
La profesora de la Universidad de Zaragoza Andrea S. Regueira que está haciendo una tesis sobre cómo el cine refleja la transición a la vida adulta.
Guillermo Mestre

Un primer beso, un baile de graduación, un momento de rebeldía contra los padres, una fiesta con demasiado alcohol, algún escarceo sexual... Los requisitos indispensables para poder situar una película en el género de cine adolescente están claros. Pero, ¿qué pasa después?

La narración en el cine del proceloso camino hacia la adultez acumula a estas alturas un sinfín de títulos a nivel internacional y, sin embargo, no existe una categorización específica.

Ahora, la profesora del departamento de filología inglesa y alemana de la Universidad de Zaragoza Andrea S. Regueira está elaborando una tesis doctoral que profundiza en este tipo de cine a través de películas de que van 'de Clerks' a 'Reality Bites', pasando por 'Historias del Kronen', 'Requisitos para una persona normal', 'Frances Ha'... Una temática -que abarca un arco de edad aproximado de los 25 a los 35- en constante redefinición y con implicaciones generacionales, sociales, psicológicas o económicas.

Algunas películas del género

  • 'Clerks' (Kevin Smith, 1994)
  • 'Reality Bites' (Ben Stiller, 1994)
  • 'Algo en común' (Zach Braff, 2004)
  • 'Adventureland' (Greg Mottola, 2009)
  • 'Frances Ha' (Noah Baumbach, 2012)
  • 'Riendo de mí' (Gillian Robespierre, 2014)
  • 'El rey del barrio' (Judd Apatow, 2020)
  • 'Historias del Krónen' (Montxo Armendáriz, 1995)
  • 'Slam' (Miguel Martí, 2003)
  • 'Requisitos para ser una persona normal' (Leticia Dolera, 2015)
  • 'Perdiendo el Norte' (Nacho García Velilla, 2015)

Para empezar, explica Andrea, "los rituales que tradicionalmente suponen el paso a la vida adulta, encontrar un trabajo, casarse o los hijos, se difuminan cada vez más".

Tampoco los hay institucionales, sostiene: "¿Graduarse en la universidad es el paso a qué, si no hay trabajo? Lo único que tienes es un papel, lo cual no necesariamente implica un cambio vital dramático".

"Los marcadores de la adultez -continúa- son cada vez más individuales y no obligatorios; crecer es sinónimo de independencia y se basa en la autopercepción de si eres maduro o no, algo que puede variar según la persona y sus metas". "Por no hablar -añade- de que esa idea de adultez que implica trabajo y familia es algo que ya mucha gente no quiere". Hasta el punto de que en su investigación Andrea ha constatado que en muchas de las películas el 'malo' o el antagonista es alguien que trabaja en un banco o en una compañía de seguros o que ha seguido el mismo camino de sus padres. Es el caso, por ejemplo, de 'La boda de mi mejor amiga', donde la protagonista sufre los comentarios maliciosos de aquellas que han 'sentado la cabeza'.

Algunos títulos sobre adultez emergente.
Algunos títulos sobre adultez emergente.
Guillermo Mestre

A juicio de la investigadora, "la mayoría de estas producciones intenta ofrecer una ruta alternativa que no sea el matrimonio con hijos y una casa con una valla blanca". De hecho, a pesar de ocupar un arco de edad en el que habitualmente se tienen los hijos (sobre todo en el caso de las mujeres) esta temática apenas aparece. Y si lo hace, normalmente, es generando conflicto.

Precisamente, esa disyuntiva entre luchar por los sueños u optar por la seguridad es uno de los principales pivotes sobre los que gira este género.

Para la autora de la tesis, "estamos asistiendo a la redefinición de lo que es ser adulto, con menos seguridad pero con más opciones, es algo más individual, con personajes que suelen buscar una manera de conseguir ser adultos e independientes sin tener que renunciar a sus principios, aficiones, a lo que ellos consideran el núcleo duro de su personalidad".

Las aspiraciones y la frustración

En estos filmes casi todos los personajes quieren ser artistas o dedicarse a una profesión creativa: músicos, escritores, actores, periodistas.

Pero... "la mayoría acaba un paso por detrás: en lugar de escribir un libro terminan de profesores de universidad o teniendo una librería", cuenta Andrea, quien pone otro ejemplo: "En 'Frances HA' ella quiere ser bailarina y al final de la peli es coreógrafa". Hay filmes que plantean lo contrario, gente de 30 que lleva desde los 18 persiguiendo un sueño en el que llevan tanto invertido económica y emocionalmente que no ven manera de renunciar a él.

Amén de estas cuestiones puramente generacionales y, por qué no decirlo, primermundistas, "propias de países postindustrializados", puntualiza Andrea, las películas sobre la transición a la adultez son un reflejo también de las sucesivas crisis económicas, sobre todo en el caso de las españolas.

"A diferencia de las estadounidenses, donde los problemas de dinero aparecen más como telón de fondo, en el cine español de este género la falta de trabajo o la imposibilidad de independizarse son temas centrales, la clase social aparece mucho", expone Andrea, que pone de ejemplo 'Historias del Kronen', 'Mensaka', 'Hola, ¿estás sola?' o la más reciente 'Hermosa juventud'. Pero también comedias como 'Perdiendo el norte'. 

En el ámbito español la familia también aparece mucho, "es muy influyente". En el cine anglosajón, por el contrario, los protagonistas no suelen tener tanta relación. Desde luego no viven en casa de sus padres y si, por alguna razón han de hacerlo, es sinónimo del fracaso más absoluto, cuando no una gran humillación. De hecho Andrea le dedica en la tesis un capítulo exclusivo a este asunto: "Ese regreso a casa como un camino al revés que tiene que trazar el protagonista, que es el último escalón del perdedor, pero en el cual va a descubrir algo sobre sí mismo".

Si bien Andrea constata que este tipo de cine sigue sumando títulos desde los años 90, donde ella sitúa el bum, se plantea su futuro: "Yo creo que continuarán rodándose películas en este sentido, pero está por ver cómo, dado que esta sociedad está deconstruyendo todas las bases de ese ritual de paso. Hay quien aboga por que vamos a estar continuamente mudándonos, reinventándonos, adaptándonos a las circunstancias...".

La tesis de Andrea S. Regueira se encuadra dentro del programa de doctorado en Estudios Ingleses, en concreto en el proyecto de investigación 'Entre la utopía y el armagedón: los espacios del cosmopolitismo en el cine contemporáneo', cuyos investigadores principales son María del Mar Azcona y Celestino Deleyto.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión