Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

El gol de Nayim busca alguien que lo quiera

Evelio Gracia ofrece gratis su colección de maquetas, única en España, a alguna institución que quiera usarla con fines educativos

Evelio Gracia, junto a la maqueta de estadio del Parque de los Príncipes, que elaboró para recrear el gol de Nayim.
Evelio Gracia, junto a la maqueta de estadio del Parque de los Príncipes, que elaboró para recrear el gol de Nayim.
Toni Galán

Evelio Gracia Yus es un ingeniero técnico industrial originario de Muniesa, en la provincia de Teruel, y en un momento de su vida se aficionó al modelismo, pasión a la que ha dedicado todas sus horas libres. Siempre con un punto de vista educativo en el horizonte. Su hija Belén, invidente y maestra, ha sido siempre la primera en disfrutar de sus maquetas. Ahora Evelio ha cumplido 75 años, y busca alguien, quizá una institución, a la que ceder gratuitamente su colección, en la que ha invertido, calcula, más de 25.000 horas de trabajo.

"Soy mayor ya, y no me gustaría que todo esto acabara en la basura o que, si lo dejo en alguna institución, acabe al final abandonado. Creo que a las piezas más importantes se les podría dar un intenso uso educativo". Y es que en su colección, aparte de algunas piezas más o menos convencionales (coches y barcos, algunos con un nivel de calidad y acabados que ya no se ven) tiene tres piezas excepcionales. 

Una de ellas es una gran maqueta que reproduce, con todo detalle, el estadio de fútbol del Parque de los Príncipes de París y, en su interior, el gol de Nayim que le valió la Recopa al Real Zaragoza: el momento justo en el que propina al balón el chut ganador. "El destino de esta maqueta era el museo que tenía previsto abrir el Real Zaragoza para explicar su historia al visitante -relata-. Era en la época de Agapito Iglesias. Pero dejó de ser presidente , el equipo quedó sumido en problemas y el museo cayó en el olvido". Evelio y su hija son grandes aficionados al fútbol y en los últimos años han sido fijos en la Romareda. Tras dibujar con todo detalle los planos del estadio, el maquetista invirtió más de 2.500 horas de trabajo en construirla. Tiene luz, e incluso en los videomarcadores puede verse la repetición del gol. 

La segunda maqueta excepcional es un planetario que recrea el sistema solar y que tiene la particularidad de que posee un sistema de engranajes de tal manera que, convenientemente accionados, reproduce fielmente el movimiento de rotación y traslación de la Tierra. Conseguir algo así le requirió complejos estudios cinemáticos, pero el resultado final es que se aprecian con total fidelidad las estaciones del año. El planetario sirve hasta para explicar las leyes de Kepler.

Evelio Gracia, ante la monumental maqueta en la que ha sintetizado las cumbres y paisajes de Aragón.
Evelio Gracia, ante la monumental maqueta en la que ha sintetizado las cumbres y paisajes de Aragón.
Oliver Duch

Y la pieza estelar de la colección es una maqueta ferroviaria de casi cuatro metros por dos, con luz, movimiento y sonido,  en la que se cruzan un tren antiguo y un AVE, al tiempo que un autobús une dos de los extremos. Pero lo más destacado es la ambientación. "La mayoría de los maquetistas no prestan demasiada atención a los fondos -señala-. Pero yo quise hacer algo que resumiera la geografía y el paisaje de Aragón". Así, ha representado, a escalas que van desde el 1/100 a 1/10.000, más de medio centenar de paisajes y cumbres del Pirineo aragonés, desde el Aneto a la Peña Oroel, la Sierra de Guara o Añisclo. Aparecen 15 ríos, como el Ebro, el Gállego, el Cinca... y poblaciones como Tarazona, Jaca, Alquézar o Barbastro. También la cordillera ibérica, de la que se reproducen 24 cimas, 9 ríos y 20 localidades. 

La ciudad de Zaragoza tiene un protagonismo especial, con edificios como el Palacio de la Aljafería, con su Patio de los Naranjos incluido, o el Monumento a Alfonso I el Batallador o el Puente del Tercer Milenio. 

El estudio taller de Evelio Gracia ha recibido numerosas visitas de escolares y él asegura que todos han salido de allí habiendo aprendido cosas nuevas. Ver en funcionamiento el planetario, desde luego, es la mejor forma de entender cómo funcionan las estaciones en nuestro planeta. "Los chavales de 10 o 12 años aprenden mucho -subraya-. Pero creo que estas maquetas tienen un potencial didáctico muy grande y que se podrían aprovechar más. Yo estaría dispuesto incluso a dar charlas para explicarlas bien".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión