Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE. OCIO Y CULTURA 

El cineasta Pablo Aragüés comienza a rodar 'Para entrar a vivir' el 4 de octubre en Zaragoza

Se trata de una comedia con toques de fantasía y de terror sobre la pareja, la vivienda y el misterio, con Bárbara Goenaga y Gorka Otxoa

Pablo Aragüés ha escrito un guión sencillo y esencial con una pareja y una casa.
Pablo Aragüés ha escrito un guión sencillo y esencial con una pareja y una casa.
Toni Galán.

Pablo Aragüés (Zaragoza, 1982) ha rodado una veintena de cortometrajes y dos largos. Y el próximo 4 de octubre, en una casa antigua pero reformada en los alrededores del paseo de Sagasta, en Zaragoza, iniciará el rodaje de una nueva película, ‘Para entrar a vivir’, con Bárbara Goenaga y Gorka Otxoa, que aborda un tema muy contemporáneo: la historia de una joven pareja que quiere encontrar su casa ideal. «Y la encontrará, pero nada es lo que parece. Tras la pandemia, y después de lo mucho que hemos sufrido todos, quería volver al cine y hacerlo con una guión sencillo y directo», dice Pablo Aragüés, autor de ‘Novatos’, película que se basaba en una experiencia escolar de acoso.

Aquí también hay un antecedente autobiográfico: Pablo vivió en Madrid durante más de una década en dos casas y «una de ellas, donde residí siete años, en Ventura de la Vega, había pertenecido a un grupo de masones de Madrid. Era una casa con leyenda y elementos un tanto fantasiosos. Se contaban cosas: había una puerta secreta, se hablaba de personajes extraños, de ruidos, y creo que todo eso también está en el origen de la película. Esa casa me suministró, por decirlo así, como mínimo un giro de guión».

Comedia, fantasía, terror

Aragüés vive el frenesí de los últimos días. «Quería hacer una película sencilla, con lo esencial. Y lo esencial son dos personajes, una pareja a la que le pasan cosas. Quieren sentar cabeza, buscan la casa de sus sueños. Yo quería hacer una película realista, costumbrista, y de hecho tiene esa atmósfera. Pero de repente sucede algo. En la casa nada es lo que parece. Yo quería hacer una comedia, y he escrito una comedia, pero también surgen elementos oníricos y de terror», avanza Pablo Aragüés, y matiza que no debe insistir mucho más. Acepta que el ambiente de la película puede recordar algunos cuentos de Dino Buzzati, Ray Bradbury o de Edgar Allan Poe. «Yo citaría, además, otro escritor que me interesa mucho como Richard Matheson», agrega.

La producción es suya y de su compañera Marta Cabrera, y el rodaje durará tres semanas. No quiere hablar del presupuesto, «tras la experiencia anterior, que no pudimos concluir, quería hacer algo que sí llegase a buen fin. Necesito hacer cine y el hecho de rodar es la manera de celebrarlo: quiero darle, si lo puedo decir así, gracias a los dioses del cine. Yo soy, sobre todo, un contador de historias, pertenezco a una cinematografía rica y siento que me han influido maestros como Luis Buñuel. Acabo de leer ‘Mi último suspiro’ de Buñuel, de nuevo, y cómo me ha impresionado. Es difícil sustraerte del influjo de Saura, José Luis Borau, el propio Artero, o Segundo de Chomón, que me fascina. Pero no solo de ellos:soy un cineasta de mi tiempo y aprendo de mis contemporáneos y de otras cinematografías».

Ya no queda casi nada. El día 1 de octubre, viernes, llegan a Zaragoza Bárbara Goenaga y Gorka Otxoa. «Eso es. Y haremos en la casa los primeros ensayos de rodaje; hasta ahora no hemos podido trabajar. Bárbara Goenaga es Ana, una diseñadora de páginas de web que tiene la sensación de que es capaz de ponerse el mundo por montera. Ella piensa que es muy resolutiva y que está segura de sí misma. Y Gorka es Maxi, un ingeniero de telecomunicaciones, que se revela no sé si aventurero o ambicioso. Son distintos y complementarios, y reaccionarán de forma distinta a la acción inesperada de la película. La idea que tengo en la cabeza es la de hacer una comedia que acabe siendo una película de terror», dice, y recuerda que en el filme ‘Para entrar a vivir’ se abordan muchos más temas:la convivencia amorosa, la idea de la maternidad, la superstición...

Bárbara Goenaga tiene una extensa carrera en cine, teatro y televisión, y Borja Otcoa trabajó en ‘Pagafantas’, ‘Vaya semanita’, series como ‘Paraíso’ y ‘Hospital Valle Norte’, entre otras. A ellos se les suman tres actores más: Kira Miró, Luisa Gavasa y Jorge Usón. El director avanza otra clave más: para explicar las claves de la película, Pablo Aragüés les ha dicho a los componentes del equipo que vean ‘La semilla del diablo’ de Roman Polanski, una película sobre una joven pareja, una casa, unos extraños vecinos y algunos misterios fúnebres.

La película se rodará en la casa, transformada en un moderno ‘loft’, y habrá dos escenarios exteriores: un descampado de Bujaraloz y el restaurante Entre Viñedos de Cariñena.

EL EQUIPO, LA COMPLICIDAD, 

LAS PELÍCULAS IMPERFECTAS

Tras doce años en Madrid, Pablo Aragüés regresó a su ciudad hace siete años con su compañera Marta Cabrera. «Sentí que era el momento de volver a casa y que te planteas también la idea de ser padre». Ya lo es por partida doble.

Confiesa el director que le gusta mucho trabajar con gente que conoce bien y que se se implique. La fotografía de 'Para entrar a vivir' correrá a cargo de Adrián Barcelona; la música la realizará su hermano Álvaro Aragüés; Ana Bruned y Virginia Maza se encargarán del maquillaje; el vestuario lo asume Ana Sanagustín y también contará con la estrecha colaboración del cineasta Iván Castell.

«Querría crear una atmósfera especial y utilizaremos unas lentes ‘vintage’. Tengo en la cabeza imágenes de ‘Taxi driver’. El cine para mí también es un refugio y me gustan mucho directores muy imperfectos, que saben hacer películas que tienen alma. No son obras maestras pero tienen un alma especial», dice Aragüés, y se confiesa feliz de contar «con un reparto con Bárbara y los demás». Su productora, Redwood Films, debe su nombre a una secuoya de California, donde vivió. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión