Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

crítica de cine

La realidad del guerrero

Por
  • Enrique Abenia
OPINIÓNACTUALIZADA 15/09/2021 A LAS 05:00
Un momento de la película ‘Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos'
Un momento de la película ‘Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos'
HA

Tras cerrar etapa en lo alto con ‘Vengadores. Infinity War’ y ‘Vengadores. Endgame’, un espectacular doble colofón cargado de significado, el universo Marvel se encuentra en el inicio de una nueva fase de la que llaman la atención la fuerte apuesta por las series televisivas y, en el terreno del cine, la inclusión de arcos argumentales y personajes menos conocidos. 

En esta vía se enmarca ‘Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos’, película de presentación y orígenes de reparto en su mayoría de procedencia asiática, componente que además de resaltar la importancia de dicho mercado para la industria estadounidense se reviste de simbolismo por la normalización que lleva aparejada. La estructura clásica fluye bajo la figura y la situación del protagonista, un joven chino que huyó de su realidad y se ve obligado a afrontarla, asumir su condición de guerrero y evolucionar. En un cambio de registro, Destin Daniel Cretton, director de ‘Las vidas de Grace’, ‘El castillo de cristal’ y ‘Cuestión de justicia’, despliega un estimable entretenimiento de artes marciales, ecos ‘wuxia’, fantasía y mitología capaz de sorprender.

'Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos' * * *
DirecciónDestin Daniel Cretton
GuiónDave Callaham, Destin Daniel Cretton y Andrew Lanham
IntérpretesSimu Liu, Awkwafina, Meng’er Zhang, Ben Kingsley, Michelle Yeoh y Tony Leung

La vistosidad tiene como grandes manifestaciones la secuencia de la pelea en el autobús y lo relativo al reino secreto (los guardianes protectores, el portal que contiene al mal, la batalla que pone esa defensa en riesgo). El interés se construye sobre la descripción de las relaciones de una familia rota por la pérdida. Destacan los matices en torno al padre, el antagonista, un guerrero milenario que aplacó su esencia al hallar el amor y al que luego desnorta el dolor.

Los apuntes de humor, de partida favorecidos por Awkwafina en el rol de la amiga inseparable y después también canalizados a través del peculiar personaje que reaparece (polémico en su momento), generan simpatía. Las conexiones que empiezan a establecerse gracias a los habituales guiños aportan sugerencia extra.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión