Ocio y Cultura
Suscríbete

Arcade Levels, el paraíso de los 'gamers' nostálgicos

Ubicado en Cuarte de Huerva, es uno de los salones recreativos más grandes de España y Europa. Cuenta con 150 máquinas de modalidad ‘freeplay’ en una instalación de más de 600 metros cuadrados.

Arcade Levels, el paraíso para los gamers nostálgicos
Arcade Levels, el paraíso para los gamers nostálgicos
Camino Ivars

Arcade Levels es el proyecto que dos amigos de toda la vida, Javier Martínez y Barry Ricard, de 37 años, comenzaron a poner en marcha hace tiempo y casi sin darse cuenta. Les unía la pasión por el mundo de los videojuegos, en especial los de tipo arcade. Algo que los llevó a comenzar a coleccionar todo tipo de juegos llegados de lugares de todo el mundo. “Siempre que quedábamos para jugar acababámos hablando de cómo añorábamos aquellos salones recreativos que tan buenos momentos nos regalaron durante la juventud”, admite Martínez.

El proceso fue muy lento. “Comenzamos comprando placas de los juegos originales para conectarlas a la televisión. Luego dimos el salto al mueble original”, rememora. Poco a poco, estos informáticos fueron adquiriendo los conocimientos técnicos y la experiencia necesaria para plantearse dar un salto. 

“Tenía más de 100 de estos juegos acumulados en casa y la colección seguía creciendo sin parar, así que dijimos ¿por qué no?”, añade.

Así, tan solo un mes antes de la llegada de la pandemia, Arcade Levels abría sus puertas en Cuarte de Huerva en una nave de 600 metros cuadrados en la que, en la actualidad, cuentan con un total de 150 máquinas de modalidad ‘freeplay’. Se convertía así en uno de los salones recreativos más grandes de España y de Europa. “Contamos con juegos que van desde el año 1979 hasta 2019, con una amplia variedad de máquinas con juegos clásicos y muy actuales, entre juegos de disparos, conducción de coches y motos, con movimiento o musicales”, admite el zaragozano.

Entre las máquinas más clásicas se encuentran Pac Man, Space Invaders, Super Pang, Puzzle Bubble o Tetris, así como otros títulos que alcanzaron una gran fama en la década de los 80 como OutRun, Sega Rally, Jurassic Park, Time Crisis o House of the Dead. “También hemos apostado por traer juegos únicos y desconocidos porque no llegaron a salir de Japón, como máquinas musicales y de ritmo que cuentan con un gran número de adeptos”, asegura Martínez.

Entre ellas, se encuentra la conocida como ‘Dance Dance Revolution’, o DDR, un simulador de baile consistente en una alfombrilla –o dance pad- la cual cuenta con nueve paneles, cuatro de los cuales detectan los movimientos del jugador. ¿El objetivo? Seguir las indicaciones de la pantalla luminosa colocada frente al jugador.

Arcade Levels, el paraíso para los gamers nostálgicos
Javier martínez y Barry Ricard, en la puerta del salón Arcade Levels
Camino Ivars

Otra de las novedades de este espacio retro, que propone un viaje al corazón de la década de los 80 a sus visitantes, es la modalidad ‘freeplay’ de estos videojuegos. Sus precursores han reparado, adaptado y recuperado la mayoría de estas máquinas las cuales, aunque presentan la típica rendija para introducir la famosa moneda de 25 pesetas de la época, son de acceso libre tras pagar la entrada. “La entrada cuesta 10 euros para adultos y 8 para menores de 8 años. Con ella damos una pulserita y puedes estar hasta cuatro horas en nuestras instalaciones”, afirma.

En tiempos de pandemia…

Emprender en tiempos de pandemia, explican, ha sido toda una aventura. Pero jamás han dudado de la viabilidad de su proyecto. “Hemos tenido que adaptarnos a las medidas en cada momento, adaptarnos a los protocolos y, sobre todo, tener mucha paciencia”, explica Ricard, que cada cierto tiempo accede al recinto con un equipo de desinfección para limpiar las máquinas.

En su interior, en el que las luces de neón que acompañan los sonidos y la iluminación de cada videojuego, se convierten en protagonistas; todos llevan mascarilla y se mantienen las distancias de seguridad. Algo que no quita para que los integrantes de una despedida de soltero acaben enfrentándose a un futbolín con dos jóvenes que andaban celebrando un cumpleaños. Una forma de ocio recuperada que hacía mucho tiempo que no se vivía en la capital aragonesa. “Ambos mantenemos nuestros trabajos y, por ahora, tan solo abrimos los fines de semana”, añade Martínez.

Arcade Levels, el paraíso para los gamers nostálgicos
Barry Ricard, en el salón Arcade Levels
Camino Ivars

En concreto, sábados y domingos de 10.00 a 14.00 y de 18.00 a 22.00. “En cuanto al público, viene gente de todas las edades, desde cumpleaños o despedidas de soltera hasta grupos de amigos o gente sola que quiere pasar un rato. Tenemos desde personas que juegan por primera vez en la vida hasta nostálgicos. La mayoría asegura que volverá”, enumera.

En cuanto al hecho de ubicar el salón en Cuarte de Huerva, aseguran que fue “una decisión difícil y muy meditada”. “Este municipio está muy cerca de Zaragoza y nos ofrece todas las necesidades de transporte, localización y servicios que necesitábamos para empezar este proyecto”, concluye.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión