Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

literatura

Javier Aguirre: "El Matarraña inspira esa forma mágica del arte que es la música"

Es escritor, archivero, bibliotecario y crítico musical. Publica ‘Sinfonía del Matarraña’ (Ónix) donde recoge cuatro libros y más de 30 años de ficciones.

España celebra un sábado de fiesta con siete medallas PARALÍMPICOS TOKIO 2020 (Resumen)
Javier Aguirre (Logroño, 1945) es escritor, viajero y crítico musical en HERALDO.
HA

¿Cuáles son los duendes o el duende del Matarraña?

Duende es todo aquello que provoca admiración, sorpresa y emociones, de modo que el Matarraña en su conjunto tiene ‘duende’. Luego están los diferentes elementos desconocidos o misteriosos que conforman la historia, las tradiciones y los paisajes del territorio. A ellos específicamente está dedicado mi primer libro titulado ‘Los duendes del Matarraña’ (1991).

¿Cómo define ese territorio?

Desde que lo conocí, hace 42 años, me impresionó por su singularidad. Es un territorio único que, perteneciendo a Aragón, tiene un carácter marcadamente mediterráneo. Desde los monumentos hasta los paisajes tienen su propia personalidad. Y no digamos nada de las gentes que los habitan, de su idioma vernáculo, de sus costumbres, de sus fiestas y de su historia. Cada vez que piso el territorio, siento una emoción especial, indescriptible. Me llegó a decir un día la excelente ceramista de Calaceite Teresa Jassà que era como si en alguna vida anterior yo hubiera nacido allí.

Se dice que es la Toscana de Aragón y que posee una atmósfera mediterránea, como dice usted. ¿Es así o es un reclamo?

Es una descripción atinada, desde mi punto de vista, y en dos sentidos: el monumental y el paisajístico. Que esa denominación sea un reclamo turístico es un acierto de quienes la han consolidado.

¿Qué poder tienen las leyendas del Matarraña, cómo estimulan su inspiración?

Durante más de diez años, de 1979 a 1990, fui escuchando historias, conociendo personajes y recorriendo lugares, primero por mi propia inquietud y, más adelante, guiado tanto por la mencionada Teresa Jassà como por el inolvidable poeta y escritor Desideri Lombarte, que aún amplió más mi deseo de profundizar en el conocimiento del territorio. Cualquier rincón, cualquier monumento o cualquier paisaje me suscita sensaciones y estimula mi imaginación.

"La literatura es un divertimento absolutamente libre en cuanto a estilo y temática"

¿Conoce muchas historias dramáticas como las que cuenta?

He reflejado en mis libros una pequeña parte de lo que he podido ir recogiendo, deduciendo e incluso imaginando sobre las historias, en general dramáticas, que se han vivido durante las confrontaciones bélicas, sobre todo las guerras carlistas y la Guerra Civil. De hecho, he explorado puntos concretos donde han ocurrido ciertas desgracias, sobre todo para mi novela ‘La dama del Matarraña’ (2009), incorporada en este libro coral.

El Matarraña es, además de un paisaje especial, un territorio de cine con sus impresionantes cascos históricos. ¿Qué tienen Valderrobres, Calaceite, Beceite, La Portellada, La Fresneda...?

Efectivamente, todo el paisaje natural y monumental de la comarca se presta a puestas en escena cinematográficas. Por citar un caso muy conocido, allí se rodó la película ‘Libertarias’, de Vicente Aranda. Tanto las poblaciones que cita, como casi todas las demás, ofrecen enclaves propicios para la filmación. A veces están un poco escondidos y podría poner varios ejemplos. Uno solo que siempre me ha impresionado: un callejón escondido, en Ráfales, que conduce a una mansión deshabitada.

¿Qué ha significado esa apuesta por las casas con encanto y por espacios como la Torre del Visco, por ejemplo?

Tengo la satisfacción de haber sido el primer zaragozano mentor de la Torre del Visco, en la revista ‘Trébede’, hace casi 30 años. Siempre me lo recordaba Piers Dutton, de grata memoria, y lo sigue haciendo Jemma Markham cuando nos encontramos. Ellos abrieron un filón de gran potencia y merecen un reconocimiento público como pioneros de la transformación profunda en positivo que ha experimentado el Matarraña.

¿Qué hay de cierto en esa atmósfera erótica del Matarraña?

Podría dar testimonios personales sobre esa atmósfera. Es indudable que el ambiente no solo induce a la contemplación, sino al disfrute. Hasta tal punto que mi primer libro declaradamente erótico lo situé allí. ‘Cupido en el Matarraña’ (2014) contiene historias verdaderas en buena parte, aunque a veces haya variado por discreción nombres y lugares.

¿Cómo son las noches del Matarraña, qué tienen que no haya en otro lugar?

Estoy seguro de que hay muchos enclaves a lo largo de la península, de Galicia a Cataluña, y también de norte a sur, donde la noche estimula los sentidos, los sentimientos y la imaginación. Yo he tenido la fortuna de disfrutar de las noches del Matarraña, que es el título de uno de mis libros (2004), con experiencias personales, recientemente traducido y editado en el catalán de la comarca (2020).

¿En qué es distinto el Matarraña de otros espacios de Teruel?

La provincia es un mosaico de ambientes y lugares singulares. Incluso aquellas zonas aparentemente más desérticas tienen un encanto especial. Pondría como ejemplo el curso bajo del río Martín. Pero, la sierra de Albarracín, el Maestrazgo y el Matarraña tienen una personalidad peculiar. Son los tres ángulos de la provincia que conforman gran parte de su atractivo. El Matarraña es el más sereno, el menos abrupto, incluso el más apacible desde el punto de vista climático.

¿En qué medida la literatura es un juego?

Para mí la literatura es un divertimento. Disfruto mucho escribiendo, a veces sin propósito de publicar. Respecto a la ‘Sinfonía del Matarraña’ (2021), debo agradecer al editor de Ònix, Òscar Esquerda, la idea de reunir cuatro de mis siete libros relativos a la comarca, dándoles una estructura musical, porque el territorio en sí mismo inspira esa forma mágica del arte que es la música. Y una de sus partes, el tercer libro, tiene un claro acento cómico, divertido.

¿Cuál es la importancia del agua?

En la zona son claves sus corrientes de agua y las pozas o ‘tolls’ que se van formando a lo largo de los diferentes ríos. Por lo que se refiere a ‘Los duendes del Matarraña’, el primero de los libros, cada uno de los relatos hace una referencia al agua en sus diversas manifestaciones, a veces como lluvia, como niebla, como nieve o como escarcha. Es el protagonista secreto que los vincula a todos ellos.

Lleva medio siglo dedicado a las letras. ¿Ha hecho la carrera que quería hacer?

Tras mi paso por la editorial Espasa-Calpe, en Madrid, donde ocupé puestos de responsabilidad, decidí que no haría carrera literaria sino administrativa en de la función pública. En ella he alcanzado las cotas máximas como profesional, sin entrar en la política de partidos. Para mí la independencia es vital. He compaginado el trabajo profesional con mi afición a escribir, sobre todo en las últimas tres décadas, desde que llegué de Teruel, tras diez años en los que no publiqué nada literario, aunque sí bastante bibliografía técnica. Para mí la literatura es un divertimento absolutamente libre en cuanto a estilo y temática, sin ninguna aspiración especial, y sobre todo sin someterme a modas o fórmulas de éxito preestablecido. Estoy muy satisfecho de lo que he escrito y he publicado. Sigo publicando.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión