Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Julio Iglesias: "Estoy como tengo que estar a mi edad"

El cantante desmonta los rumores sobre un empeoramiento de su salud. "Me duele la espalda como siempre me ha dolido".

Actuación de Julio Iglesias en el Festival Vino Somontano el 4 de agosto de 2001.
Actuación de Julio Iglesias en el Festival Vino Somontano el 4 de agosto de 2001.
Oliver Duch

Julio Iglesias ha elegido Peñíscola, localidad tristemente asociada ayer con un derrumbe, para anunciar justo lo contrario: que no está hundido, que todavía sigue en pie. Harto de las especulaciones sobre su (mala) salud, el cantante ha utilizado su perfil de Instagram a modo de parte médico y, junto a una foto en blanco y negro de su verano del 65 en la ciudad donde cuatro años antes se rodó 'El Cid', ha redactado un larguísimo mensaje en el que básicamente viene a comunicar que no se encuentra tan mal como dicen... "Estoy como tengo que estar a la edad que tengo", sentencia. Luego advierte que su vida "nadie la va a contar mejor que yo" y que, "por cierto", piensa contarla.

Afirmar que uno está como tiene que estar para su edad no es decir mucho. Julio Iglesias cumplirá en menos de un mes 78 años, los mismos que tiene el incombustible Mick Jagger. Pero también, los que ha cumplido Harrison Ford, ahora mismo con un hombro dislocado por empeñarse en seguir interpretando a Indiana Jones... En la legendaria foto en blanco y negro elegida por Julio para acallar rumores, el cantante aparece con un sucinto traje baño, sentado sobre el murete de una playa. Tiene ahí veinte años que no representa (aparenta unos treinta) y aunque luce un torso atlético, él mismo aclara que detrás de ese muro se escondían los bastones que entonces le servían para andar.

"Tenía 19 años cuando un día cualquiera me encontré en un hospital casi sin vida y con muy pocas esperanzas de poderme recuperar", relata Iglesias recordando el accidente de tráfico que dio un vuelco a su existencia. Luego aclara que en la foto estaba a punto de cumplir los 21 y que llevaba dos años de recuperación y nadaba seis o siete horas diarias, "hasta que ya no podía más". Fue ahí cuando empezó a escribir canciones. "Un año después -prosigue- me fui por primera vez con dos bastones a estudiar inglés en Ramsgate, en el condado de Kent. Volví en navidades a España pero ya andaba con un solo bastón". Nótese que el cantante por entonces se apoyaba en bastones. Las muletas (y no digamos ya las mulatas) llegarían años después.

Tras un nuevo viaje a Inglaterra, Julio debutó en el Festival de Benidorm con 'La vida sigue igual', la canción que hizo que su vida no volviera a ser la misma. Pero no es de música de lo que desea hablar el primer marido de Isabel Preysler en ese mensaje lanzado al mundo a través de su Instagram, sino de salud y de falsos rumores... "Por supuesto que me duele la espalda como siempre me ha dolido, por supuesto que tengo menos fuerzas que tenía antes. Lógico, voy a cumplir 78 años", puntualiza. "A veces oigo que dicen y cuentan que si estoy mal, muchas cosas absolutamente inciertas. Estoy como tengo que estar a la edad que tengo y si tengo que contar la historia de mi vida nadie la va a contar más ciertamente y mejor que yo, por cierto... 'la contaré'".

Julio aprovecha para elogiar a su "espléndida" familia y para volver a declararse a su mujer, la holandesa Miranda Rijnsburger, "a la que amo con toda mi alma". Da millones de gracias "a los que creen en mí" . Y lo hace utilizando la canción 'Minueto' ('Soy de un lugar...') como banda sonora de su mensaje. Un tema que, según explica, tiene mucho que ver con su forma de ser, que escribió "cuando lo imposible estaba acercándose a lo posible y la voluntad era mi compañera de viaje" y que entre otras cosas dice: "No me gusta que hable quien no puede hablar ni que me juzgue el azar". Se puede decir más alto, pero no más claro... Ni más afinado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión