Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

conciertos con historia

Las noches que Raphael ha sido un escándalo en Zaragoza

A lo largo de su carrera el cantante ha visitado en varias ocasiones la capital aragonesa. El Teatro Principal fue uno de los primeros escenarios en los que actuó en Aragón

El cantante Raphael, durante uno de sus conciertos en el Teatro Fleta, en 1992.
El cantante Raphael, durante uno de sus conciertos en el Teatro Fleta, en 1992.
Oliver Duch

Con 60 años de carrera a sus espaldas sigue siendo uno de las artistas más aclamados dentro y fuera de España. Raphael (Linares, 1943) pertenece, además, al selecto club del disco de Uranio junto a Michael Jacson, AC/DC y Queen. Es el único artista de habla hispana que posee este reconocimiento por haber vendido 50 millones de discos, y a lo largo de su carrera también ha conseguido 326 discos de oro y 49 de platino. El cantante regresa este año a los escenarios por todo lo alto para celebrar sus seis décadas de trayectoria musical. Su gira ‘Raphael 6.0’ recalará en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, el 10 de diciembre. Una vez más, el cantante actuará en la capital aragonesa, ciudad en la que ha ofrecido diversos conciertos desde los años 60 hasta la actualidad.

Su éxito llegó a muy temprana edad. En 1952 fue galardonado como mejor voz infantil de Europa en el Festival de Salzburgo y diez años después lograría el triunfo en el Festival de Benidorm. No pudo conquistar Eurovisión en sus dos participaciones, justo antes del victorioso ‘La la la’ de Massiel, con ‘Yo soy aquel’ (1966) y ‘Hablemos del amor’ (1967), con las que quedó en séptima y sexta posición respectivamente.

Una de las primeras visitas de Raphael, ‘La voz de humo’, tuvo lugar en 1964 –aunque ya había debutado en el coliseo zaragozano unos años antes, según recordó el cantante en una entrevista publicada en HERALDO en 1992–. En febrero del 64 se presentó en el Teatro Principal de Zaragoza el espectáculo ‘Noches de ronda’ con «el gran artista Raphael», junto a la tonadillera Carmen Jara, Los Romeros, Karina y Acero y Les Josephines. En la crónica de HERALDO firmada por Cistué se anticipaba que el ‘show’ estaba presentado y encabezado por «un artista de veinte años, al que espera un porvenir de triunfos. No es un cantor más de la ‘nueva ola’ de los que sólo saben gritar ante el micrófono y contorsionarse hasta el paroxismo. Este es un muchacho con una personalidad y temperamento extraordinario, con una voz voluminosa, cálida y dúctil, singularmente dotada para entonar canciones dramáticas a las que él infunde con el fraseo y la expresividad intensa emoción. No precisaría utilizar el micrófono porque le sobra voz. También sabe cantar y bailar el ‘twist’, pero es algo muy distinto a lo que estamos acostumbrados a ver. Se le aplaudió al aparecer en escena y se le ovacionó con calor en todas sus intervenciones». Quedaba claro que aquel joven, Miguel Rafael Martos Sánchez, ya era Raphael, una de las figuras más importantes de la música española.

«Siempre joven»

Al año siguiente volvió a pasar por Zaragoza, procedente Beirut –su música y su popularidad ya traspasaban fronteras y su popularidad iba en aumento– y camino hacia Portugal para participar en un programa de televisión. Se alojó en el Gran Hotel y José María Doñate tuvo la ocasión de conversar con él y publicar una entrevista en HERALDO en la que, precisamente comienza preguntando al cantante: «¿Raphael será Raphael toda su vida?». La respuesta fue clara: «¡Oh, sí! Desde Luego. Yo no me iré de esta vida nunca. Seré siempre joven, como Chevalier. ¿Qué haría si no? Me gusta la vida de la escena, y a decir verdad, prefiero el teatro a la pista de las salas de fiesta». También confesó que le gustaba escuchar canciones de Aznavour, Becaud, Milva, Piaf, Rita Pavone o The Beatles.

En 1966 ofrecería un único recital en el Teatro Fleta registrando un lleno absoluto. En ese mismo escenario repetiría actuaciones en 1992 y antes también pasó por escenarios como el del Teatro Argensola (1975). En los últimos años ha ofrecido conciertos en el pabellón Príncipe Felipe o la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza demostrando que su talento es un escándalo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión