Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

conciertos con historia (3)

Ramones y su «Hey Ho! Let’s Go»

La banda neoyorquina de punk rock dio sendos conciertos en Zaragoza en el pabellón Francés (1990) y en La Chimenea (1993), dos recintos ya desaparecidos

Entrada del concierto de Ramones en Zaragoza (1993)
Entrada del concierto de Ramones en Zaragoza (1993)
HA

Editaron su primer elepé hace 45 años y sacudieron los cimientos de la historia de la música. Ramones es una de las bandas más reconocidas internacionalmente. Precursora del punk y autores de himnos como ‘Blitzkrieg Bop’ y su estribillo ‘Hey Ho! Let’s go’ o ‘Pinhead’ (‘Gabba gabba hey’), la formación recaló en tierras aragonesas en 1990 para actuar en directo en la carpa municipal del desaparecido pabellón francés de la antigua Feria de Muestras. El concierto tuvo lugar el 29 de noviembre con BB Sin Sed como teloneros. Asistieron alrededor de 6.000 personas y, como era habitual en las comparecencias del grupo estadounidense, fue toda una descarga de temas interpretados de manera casi ininterrumpida, con apenas unos pocos segundos de intervalo entre una y otra canción enlazadas al grito de: “One, two, three, four...”. Los miembros del grupo por aquel entonces (Joey, Johnny, Marky y CJ Ramone) frisaban los 40 años –a excepción de CJ­– y pese a las horas de vuelo y los excesos en escenarios de todo el mundo fueron capaces de marcarse 29 canciones en una hora, «a dos minutos por canción», recordaría el periodista musical Matías Uribe en HERALDO en el siguiente concierto de Ramones en Zaragoza.

En aquella primera visita presentaron las canciones del disco ‘Brain Drain’ y una de las anécdotas que todavía circulan y acrecientan su leyenda en la ciudad es que una de las peticiones insistentes de la banda durante su estancia en la capital aragonesa fue «Coke!», pero al parecer no se referían al popular refresco de cola, sino que demandaban otro tipo de sustancias prohibidas.

Segunda visita

Tres años después, Ramones volvió a visitar la capital aragonesa, esta vez para dar un concierto en otro escenario del que hoy solo queda el elemento que le dio nombre: el pabellón de La Chimenea, en la avenida de Ranillas. La magia electrizante de los temas de tres acordes tocados a toda velocidad regresaba Zaragoza de la mano del grupo neoyorquino, que en aquella ocasión venía con el álbum ‘Mondo Bizarro’ bajo el brazo. La cita contó con dos grupos teloneros: Last Gang y Hangar 18 y tuvo lugar el 19 de marzo de 1993. Antes de que Ramones salieran al escenario sonó el tema principal del filme ‘El bueno, el feo y el malo’ compuesto por Ennio Morricone, con el que introducían su aparición en los escenarios por entonces.

En su crónica del día siguiente, Matías Uribe describía la actuación de la banda: «Bajo un gran anagrama del grupo que ocupaba el escenario, ante unas tres mil personas y en medio de un potente despliegue de luces, arrancó el cuarteto con ‘Lobotomy’ y a los tres cuartos de hora, el momento de cerrar esta información, justo cuando sonaba la versión de los Doors –‘Take it as it comes’– ya llevaba una veintena de canciones. Sin respiro».

Uribe tuvo la oportunidad de entrevistar al batería Marky Ramone, el único del grupo que se prestó a dialogar. En la conversación el músico defendió el estilo de las canciones del grupo y salió al paso de las acusaciones de ser un grupo aferrado a los tres acordes de siempre. «Ninguna banda en el mundo puede hacer lo hacemos nosotros. Y lo intentan», arguyó Marky Ramone.

El batería de la formación volvería a visitar Aragón para ofrecer varios conciertos, como el de la sala Devizio, en 2010, el del Actitude Rock, en 2013, en la Multiusos y actuar en 2008 en la localidad oscense de Sesué, en el marco del festival Estoesloquehay.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión