Ocio y Cultura
Suscríbete

contraportada. ocio y cultura

Jorge Martínez: "Querría oír música en la radio de un velero"

Alterna la poesía con la música: es cantante y guitarrista en Despierta McFly. Publica ‘Tanto por destruir’ y actúa el sábado en el Burgo con su banda

Jorge Martínez nació en Barcelona en 1979, se afincó de joven en Tarazona y ahora en El Gancho.
Jorge Martínez nació en Barcelona en 1979, se afincó de joven en Tarazona y ahora en El Gancho.
Juan Moro.

¿Cómo es y qué le duele al animal que hay en usted?

Es fiero y sentimental, ama a los demás animales de la jungla y por su condición de amante, sufre. Le duele como trata el hombre al mundo, y busca el alimento en los lugares más inhóspitos, con el riesgo que ello conlleva.

¿El estado general de abatimiento de ‘Tanto por destruir’ (Olifante) le debe algo a la pandemia?

En estos tiempos de pandemia hemos sentido la ausencia de libertad, de empatía y sin llegar al abatimiento, sí que he echado mucho de menos el contacto con las personas queridas, el cantar, el recitar y el brindar con ellas. Creo que algo de eso se filtra al libro de manera involuntaria.

¿Se busca o se impone un libro así sobre la decepción y vacío?

Las dos cosas. Se busca porque hay una voz que quiere gritar y también se impone porque quiere regenerar en tiempos convulsos. Al poeta y al mundo. Al mundo y al poeta. No creo que sea un libro demasiado pesimista por ver las cosas en su peor sentido, es más bien realista, no huye de lo que ve y lo nombra «sin esperanza, con convencimiento», como dijo el poeta Ángel González.

¿Está seguro de que Dios le ha abandonado?

Cuando digo que «Dios ha abandonado el edificio por mi puerta», en uno de los poemas más nocturnos y solitarios, me refiero a que en algunas ocasiones buscamos el consuelo en lo elevado, pero hay momentos en que el dolor nos ancla demasiado al suelo, sobre todo el dolor de la pérdida. Entonces llega la duda del hombre de fe que buscaba las respuestas más allá. Cada uno con su fe y a su manera, duda en algún momento de la vida, creo.

¿Padecen depresión los poetas?

Creo que las personas sensibles a veces tienen miedo de ser vistos, y que el estado más cercano a la iluminación es el silencio, en la soledad de un bosque o del mar. Los poetas deben poner la verdad en los versos, aunque duela, no esconderse, afrontar la realidad, sin maquillaje y sin miedo. Para eso es también la palabra, para que duela, y creo que el estado de depresión de los poetas va con el cargo, por eso buscan y rebuscan la manera de subir a territorios elevados ajenos a la maldad humana.

El poeta y vocalista de Despierta McFly.
El poeta y vocalista de Despierta McFly.
Juan Moro.

A quien conozca al dinámico, divertido e irónico Jorge Martínez, el cantante carismático, como dice el crítico Gonzalo de la Figuera, le llamará la atención este libro grave. ¿Es su cara B?

No es la cara B, hay varios Jorges, más de dos, y es una voz que sale de lo vivido, de la búsqueda constante de calma en un mundo lleno de cosas por destruir, aunque siga siendo el rockero excesivo de siempre.

Dice que el amor y el desamor todo lo manchan. ¿De dónde viene Jorge o su ‘álter ego’?

Viene de aprender algunas cosas, de vivir a toda prisa hasta la mitad de la vida (con suerte) y darse cuenta de que nada es tan grave como parece, de buscar para seguir buscando y de mirar hacia adentro para no tropezar demasiado. Creo que ahí sale el irónico cuando dice algo así del amor, a pesar de tener el convencimiento absoluto de que es cierto.

¿Qué querría hacer este verano, cuál es el lugar de la música?

Este verano quiero escuchar música en la radio de un velero. Hasta Galicia, pienso llegar. El lugar de la música este verano es Despierta McFly porque volvemos a tocar y estamos como Miuras. 

En el escenario es pura vitalidad. ¿Qué le pasa ahí arriba?

El escenario no es una poesía aunque sean algo parecido. Es otra parte animal de las muchas de las que vivimos y contamos.

Se dice que las bicicletas son para el verano. ¿Y el rock?

Por supuesto. El rock es para la playa con muchas guitarras e instrumentos de percusión. 

¿Cuál ha sido el concierto de su vida? El suyo y el ajeno...

El concierto de Despierta McFly en la Sala Sol de Madrid en 2010. Sentir de verdad que no lo hacíamos tan mal. El mejor que he oído es el de Bruce Springsteen en el Camp Nou en 2008.

¿Cuál es su canción del verano?

‘Veneno en la piel’ de Radio Futura. Los Auserón vivían en el Gancho, donde yo vivo, y la canción me evoca las charlas por la noche a la fresca en el barrio.

¿Cuál es, para usted, el poder de la palabra?

Llegar a emocionar a alguien a través de un sentimiento propio y a sentir la palabra como elemento elevador de la realidad, como refugio ante tanto por destruir.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión