Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

entrevista

Paco Roca: "En mi lista iba antes cantar 'Jesucristo Superstar' que ganar el Goya"

El dibujante dice que se cree que se dedica a la ilustración "por selección natural", porque se ve incapaz de hacer ninguna otra cosa bien.

Paco Roca:En mi lista iba antes cantar Jesucristo Superstar que ganar el Goya
Paco Roca, entre 'Jesucristo Superstar' y el premio Goya.
BIEL ALIÑO

El dibujante Paco Roca (Valencia, 1969) desvela que de niño dibujó su propio cómic de 'Star Wars', que no sabe decir "no", que perdió la dignidad cuando le firmó un autógrafo al creador de 'Los Simpson' y que en su lista de cosas que hacer iba antes cantar 'Jesucristo Superstar' que ganar un Goya.

¿Siempre se le ha dado bien dibujar?

No recuerdo que no me gustara. Les hacía cómics a mis hermanos. No dibujaba excesivamente bien ni era un virtuoso. Había compañeros que lo hacían mejor, pero para mí jugar era dibujar. Dediqué más horas que el resto y llegué a dibujar mejor que ellos.

En una novela gráfica, ¿qué historia le gustaría contar?

He tenido la suerte de contar las historias que me apetecen y, hasta ahora, a la gente le interesa. Cuando empecé dibujaba historias más de aventuras y no tan realistas, y las he ido abandonando. Me gustaría recuperarlas, pero me da un poco de miedo descolocar a los lectores.

¿Qué dibujo hizo de pequeño que todavía guarda?

Fui un poco friki de la saga de 'Star Wars' de pequeño. La película de 'La guerra de las galaxias' me pareció lo más maravilloso del cine, pero no podía verla cada día. La única forma que se me ocurrió de revivir lo que me pareció muy especial fue hacer mi propio cómic con unos 10 años. Lo guardo con cariño.

Sus amigos le llaman el doctor "sí", ¿ha dicho que no a algún proyecto?

Me cuesta mucho decir no, lo que me ha llevado a hacer la cosas más bizarras del mundo. He perdido mucho el tiempo con cosas que no me apetecía hacer, pero les he sacado partido, porque las he contado en la tertulia de radio con los amigos o se han convertido en historias en 'Memorias de un hombre en pijama'.

¿Cuál ha sido la propuesta más rara que ha aceptado?

Muchas. Una vez me propusieron recomendar una película y se les ocurrió teletransportarme girando de casa al cine. En casa no hubo problemas, lo grabé e hice los giros, pero luego aparecía en el cine, y en ese momento en que hacía el chorra delante de mogollón de gente me preguntaba por qué y si gente de la cultura como Javier Cercas haría esto.

Recordando sus inicios, ¿se queda con una campaña de Pin y Pon o con una historieta erótica?

Las dos cosas tenían su parte positiva. El tiempo que trabajé en publicidad haciendo los dibujos de Pin y Pon era divertido y mucha gente me ha recordado que ha crecido con esos dibujos. Y lo de la pornografía me ayudó a empezar; no me arrepiento y creo que se puede hacer con dignidad.

Eran dos mundos que, aunque no parecen tener nada en común, encajaban a la perfección en el mismo estilo gráfico, porque la gente pedía lo mismo: dibujos volumétricos, como si se pudiesen tocar, blanditos y gomosos.

¿Si no fuera dibujante, qué sería?

Creo que me dedico a esto por selección natural, porque soy incapaz de hacer ninguna otra cosa bien. Una de mis espinas clavadas era saber música. Compramos un piano y tuvimos un profesor, pero solo duré unos meses. Me di cuenta de que para hacerlo realmente bien necesitaba invertir el mismo tiempo que a dibujar medianamente bien.

¿Se sabe de memoria la letra de 'Jesuscristo Superstar'?

Sí, debe ser la música que más veces he escuchado. La tengo en cinta, en CD, en vinilo. Mi sueño es interpretar algún día este musical. No he disfrutado más que cantando con José Manuel Casañ (cantante de Seguridad Social) en un concierto de 'Jesucristo Superstar' del Dúo Zacarías.

¿Cuál ha sido su mayor gamba por ser despistado?

Una vez tenía que ir a una presentación a Madrid y cuando fui a coger el tren, con el tiempo justo, el billete pitó y vimos que era para el día siguiente. Les expliqué la urgencia y revolucioné la estación. Llamé al editor para recriminarle el error y me dijo que la presentación era al día siguiente. Me callé y me fui a Madrid un día de antes: no podía echarme atrás con todo lo que habían hecho para cambiarme el billete.

¿Qué le hizo más ilusión firmarle un autógrafo a Matt Groening o ganar un Goya?

El autógrafo me hizo mucha ilusión. El hombre vio el cómic y lo compró, tampoco es que fuera fan. Le pregunté en inglés para quién y me enseñó la acreditación: leí Matt y se lo firmé. Cuando la de la editorial me dijo que era el creador de 'Los Simpson', perdí toda mi dignidad, le estreché la mano, él intentaba escaparse y yo le cogía.

Y respecto al premio, estaba antes en mi lista de cosas a hacer cantar 'Jesuscristo Superstar' que ganar un Goya. Ese año estaban nominados Almodóvar, Iciar Bollaín, Zambrano... mucha gente a la que admiro. Tenía la sensación de cuando te cuelas en una fiesta a la que no te han invitado y te lo bebes todo.

¿Es un secreto confesable que tiene una canasta a menor altura para machacar?

(Ríe). En la casa que se hicieron mis padres no había nada más que hacer más que jugar al baloncesto. Mis hermanos y yo éramos unos críos y pusimos una canasta a nuestra altura. Tampoco es que haya crecido mucho, pero me viene genial para sentirme alto.

La otra única vez que me he sentido alto ha sido en un macroconcierto de AC/DC en México. Normalmente en los macroconciertos no veo absolutamente nada, pero en general los mexicanos no son demasiados altos y por una vez estaba en la media y podía verlo bien. Te sientes como el resto de la humanidad. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión