Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Fernando Vera: "Creo en la aplicación de los principios de inclusión en el arte"

El realizador aragonés (Zaragoza, 1974) ha estrenado recientemente en Pamplona ‘Los acordes de la memoria’, un documental sobre el alzhéimer y la música.

El cineasta Fernando Vera, en la presentación de su documental ‘Los acordes de la memoria’
El cineasta Fernando Vera, en la presentación de su documental ‘Los acordes de la memoria’
HA

El cineasta zaragozano Fernando Vera acaba de estrenar ‘Los acordes de la memoria’, un documental sobre la utilización de la música comunitaria como terapia de las personas que padecen alzhéimer y su entorno. El filme gira sobre tres ejes fundamentales: la ciencia, la música y la Clínica Josefina Arregui, en Navarra, centro pionero a nivel estatal en el tratamiento de enfermedades psicogeriátricas. El largometraje ha contado con la colaboración y participación de investigadores punteros en el área de las demencias, actrices, psiquiatras, terapeutas, personas aquejadas por demencia, sus familias y músicos.

¿Cómo surge el proyecto de dirigir este documental?

El productor Raúl Madinabeitia estaba preparando un proyecto sobre música comunitaria en pacientes aquejados de alzhéimer y mucha gente le decía que debería rodar un documental sobre ello. Y contactó conmigo. ¿Por qué sale adelante el proyecto conmigo? Que podría no haber salido... Porque me interesa mucho la aplicación de los principios de inclusión en el arte. Es algo que conozco, y en lo que creo.

La música conecta de manera muy especial con nuestros recuerdos. ¿Cómo ha reflejado esta relación en imágenes?

‘Los acordes de la memoria’ es un documental basado en el proyecto ‘La música de tu historia’, en el que ocho personas con demencia participan en un programa de seis meses y en el que asisten a talleres donde se ponen en juego técnicas pedagógicas musicales, teniendo en cuenta aquellas canciones que forman parte de su vida, temas que están en su historia musical. Yo tenía muy claro que los protagonistas iban a ser estos ocho participantes, las familias que asisten a los talleres con ellos y que, después, especialistas y músicos de primer nivel iban a poder explicar qué es lo que sucedía.

Este trabajo que acaba de estrenar, es muy distinto de su anterior obra, ‘Behind India’…

Sí, es diferente, pero cuenta una historia, como cualquier película documental o de ficción. ‘Behind India’ tenia una protagonista, Santoshi, y representantes de movimientos sociales en India le acompañaban en el relato. También era un homenaje. En ‘Los acordes de la memoria’ tenía que retratar el aspecto comunitario, y todo el peso estaba mucho más repartido. El peso visual que dan los paisajes de India, no lo teníamos aquí. Pero esa parte más plástica la pude trabajar con José Ramón Soroiz en los fragmentos de ficción que tiene el documental.

Rodar en India debió ser una experiencia enriquecedora. En general ¿tenemos una imagen sesgada de este país?

Creo que no podemos saber de todo, así que es inevitable tener prejuicios sobre las cosas. El tema es que esos prejuicios condicionen lo menos posible y te los quites cuanto antes, si no es viajando –no se pueden visitar todos los países–, leyendo o de otras formas. Hay una frase que dice «India es un país más grande que el mundo». Tiene muchísimos contrastes. Para mí, un país que tiene el 20% de la población del mundo, al menos un interés, aunque sea en términos de cantidad, de peso, ya merece, pero es que además India representa una cultura extendida por todo el mundo desde hace décadas, y vive un progreso económico, que aunque desigual, no tiene comparación con otros países del mundo.

¿Qué importancia ha tenido en su carrera ganar el Premio Los Olvidados del Festival de Cine Huesca?

Envías tu trabajo a muchos festivales y en muchos no te seleccionan porque hay muchísima competencia. Que un Festival como el de Huesca me seleccionara y premiara en su día fue muy bonito, y que el premio fuera una beca para cursar en la New York Film Academy creo que es un premio fantástico. Pude conocer la ciudad y tengo un recuerdo muy bonito.

Su formación en Nueva York, y en Zaragoza con Bigas Luna, ¿ha marcado de alguna manera su manera de hacer y entender el cine?

No sé. La estancia en Nueva York no fue tan larga como para que me marcara. Tengo buen recuerdo de la experiencia y algunos ejercicios en 16 mm, y me gusta como trabajan, la forma de llevarlo todo a la práctica desde el minuto 1. Con Bigas estuve mucho mas tiempo y es un cineasta en el que pienso mucho. Me acuerdo mucho de él y fue muy bonito escuchar de su experiencia como director y como persona. Por su puesto, también de los compañeros y compañeras. Creo que un cineasta ha de tener cosas constantemente que le marquen en su forma de hacer cine.

Vive desde hace un tiempo en San Sebastián. ¿Le resulta más sencillo trabajar en proyectos audiovisuales desde allí?

Es una ciudad en la que vivo bien, me gusta. A veces se me hace pequeña, pero es un entorno envidiable. La industria está mas asentada, hay gente muy interesante, aunque también la hay en Aragón, donde me gusta estar implicado en proyectos y conservo muchos amigos de la profesión.

Entre sus planes más inmediatos figura un filme basado en el libro ‘Nerín. Memorias compartidas’...

Rafa Latre –impulsor del volumen sobre la historia de Nerín, un pueblo altoaragonés– me ha hecho un regalo y espero que sigamos por este buen camino que hemos empezado y que continuemos encontrando apoyo para que el proyecto crezca. ‘Con la tierra en los pies’ es un documental sobre la resistencia de un pueblo. Sobre esta llamada España vaciada, y sobre alguien como el lingüista alemán Rudolf Wilmes, que vino desde muy lejos a este valle de Vió y se enamoró.

¿Cuando se podrá ver ‘Los acordes de la memoria’ en su tierra?

 La distribución es un mundo agitado de por sí, pero ahora con la pandemia aún mas. Hemos estado en cartelera una semana con Golem, en Pamplona, y en septiembre esperamos ir a Madrid, Bilbao, Burgos, Valladolid y Salamanca, donde Golem tiene salas propias o acuerdos con otros cines. Y por supuesto, me encantaría que también se proyectara en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión