Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

música

El estreno soñado de Eduardo Luka

El músico zaragozano lanza su primer disco y lo presentará el 20 de junio en el Centro Cívico Delicias de la capital aragonesa.

Eduardo Luka acaba de publicar un disco de título homónimo con nueve canciones.
Eduardo Luka acaba de publicar un disco de título homónimo con nueve canciones.
Toni Galán

Eduardo Artigas, rebautizado artísticamente como Eduardo Luka, ha tardado 30 años en editar su primer disco, de título homónimo. Sin embargo, la música ha sido uno de los combustibles esenciales de su vida desde la niñez, cuando miraba con admiración el equipo de música de su casa, donde su padre escuchaba a Wilco, Depedro y, sobre todo, flamenco a través de las sagas Morente y Habichuela. "Recuerdo lo mucho que me enfadé cuando no me dejaron ir al concierto de los Rolling Stones y Primal Scream en la Feria de Muestras porque era demasiado pequeño", rememora entre sonrisas.

Con 14 años tuvo el atrevimiento de tomar una guitarra por primera vez y ya nada volvería ser lo mismo. Selló un pacto inquebrantable. Descubrió un instrumento con el que expresarse y materializar con notas sentimientos y emociones. Pura magia. Formó parte de dos bandas efímeras, Piloto y Ubu Rey, con las que comprobó el goce y la descarga de adrenalina que supone tocar ante el público.

Un camino que se detuvo en 2011 cuando se mudó a Dinamarca para completar sus estudios de Ingeniería. "Fui por un Erasmus y me quedé cuatro años persiguiendo el sueño nórdico. La economía española estaba en crisis y allí había trabajo de mi especialidad. Aparqué la música y, a medida que fue pasando el tiempo, fui sintiendo la necesidad de regresar a Zaragoza, extrañaba muchas cosas", recuerda.

De vuelta a casa, cambió de profesión –ahora es profesor de DibujoTécnico– y, sobre todo, recuperó la guitarra y su pasión musical. "Fue un antes y un después. Salí del huevo y me atreví a mostrar en público mis canciones, sin esconderme", relata.

Había llegado el momento de subir un escalón más e inmortalizar aquellas tonadas en un disco. Para cruzar ese puente se ha aliado con Edu Baos, bajista de León Benavente, con quien protagonizó un encuentro decisivo. "Nos conocimos en el Teatro del Mercado. Yo hacía de telonero del Brindador y Edu era el técnico de sonido. Le gustó mi actuación y fui a visitarle a su estudio en Mozota, donde acordamos que produjera el álbum", dice.

La sociedad Baos-Luka funcionó a pleno rendimiento en el verano de 2019, cuando grabaron los nueve temas que integran este estreno discográfico. En 2020 efectuaron las mezclas y este 2021 por fin ve la luz, tras el parón forzado por la pandemia.

"He aprendido mucho de Edu: a concebir una canción, a elaborar sus estructuras... Disfruté mucho de la experiencia, especialmente en los 15 días en los que me instalé en El Cariño –el nombre del estudio–. Por primera y única vez, pude sumergirme completamente en la música, sin pensar en otra cosa", indica.

Eduardo Luka derrocha entusiasmo al hablar sobre este disco tan anhelado, incluso soñado. "Estoy muy contento con el resultado final. No es un disco sesudo, sino que fluye con naturalidad. Partiendo de mi guitarra, con Edu hemos construido unas canciones preciosas y variadas". Aquellos que deseen adquirir una copia pueden hacerlo a través del Instagram del artista.

Y en el calendario figura una fecha subrayada en rojo: el 20 de junio. Ese día comparecerá en el escenario del Centro Cívico Delicias de Zaragoza para presentar en sociedad el elepé junto al guitarrista Guille Esteban, de Los Bengala. «Combinaremos lo eléctrico con lo acústico y avanzaré nuevas canciones», concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión