Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Gastronomía

Jordi Cruz: "No he tenido ningún tipo de escarceo amoroso"

El cocinero vuelve a meterse en los fogones de 'MasterChef' para juzgar a la nueva generación de concursantes.

Pepe Rodríguez, Eva González, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera.
Pepe Rodríguez, Eva González, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera.
Efe

El cocinero Jordi Cruz (Manresa, 42 años) vuelve a meterse en la piel de juez en la novena edición de 'MasterChef'. En el tercer programa, que emite esta noche La 1 de TVE a las 22.10, los aspirantes se enfrentan a una caja misteriosa con harinas y leches diferentes; a un menú de cuatro platos para cien comensales en Gijón; y a tres retos con la mantequilla como ingrediente esencial para librarse de la eliminación.

En todas las ediciones tiene a alguien que siempre le hace 'ojitos'.

Lo he escuchado, pero no es que esté enamorada de mí, sino que es una chica muy pasional por la gastronomía y quiere venir al AbAc porque está enamorada del concepto que tenemos en mi restaurante. No es un tema de corazón ni de romanticismo físico. Yo no he tenido ningún tipo de escarceo amoroso. Es una devota de mi trabajo y yo encantado.

¿No cree que 'MasterChef' se acerca cada vez más al 'reality'?

Eso me da ciertos sinsabores. 'MasterChef' se hace en un formato parecido a 'Gran Hermano' y no le sacamos ningún tipo de partido. No nos alimentamos de eso. Evidentemente, en las cocinas también hay relaciones personales y para que se entiendan cosas que pasan, tienes que hablar de las relaciones personales. En un momento, a Samantha que es la más cotilla, le puedes hacer algún tipo de coña y entramos en temas personales porque nos parece divertido y natural. No lo veo 'reality'. Entiendo que en las cocinas y en las casas, las relaciones humanas tienen esas cosas.

Este programa es de cocina, pero también tiene espectáculo.

Quizás yo hago algo que Pepe y Samantha no saben hacer. Y yo no sé hacer lo que ellos hacen. Yo no tengo la retranca de Pepe. A mí me sale darte un veredicto real que te va a ayudar a crecer. Si eres listo, detectarás tus carencias, tus problemas y te hará evolucionar rápido. No está hecho con mala leche y hundirte en la miseria, al contrario. Si quieres llegar a la excelencia el camino es este, no valen los atajos ni el peloteo.

¿Cómo le afectan las opiniones que recibe? ¿Lo pasa peor con la crítica televisiva o la gastronómica?

Yo soy de silicona. Estoy muy acostumbrado a las críticas y siempre intento sacarle la forma positiva. A veces, alguien te hace una crítica absurda, pero yo me quedo con las que me hacen crecer y aportan cosas. Lo que sí llevo mal son las cosas que no son ciertas o que no corresponden a la realidad. Eso sí me ofende.´

Incluso ha salido el rumor de que iba a dejar 'MasterChef'.

Si mañana viene Macarena Rey (CEO de Shine Iberia) y me dice: 'Oye Jordi, creo que hay que hacer algún cambio'. Creo que no es necesario, porque 'MasterChef' es muy familiar. El jurado nos llevamos muy bien y llevamos nueve años construyendo una relación. Creo que sería una torpeza romperla, porque al final nosotros no somos los protagonistas. ¿Que podría venir Dabid Muñoz y hacerlo muy bien? Pues seguro. Es igual que chungo que yo, o más (risas). Lo podría hacer muy bien, y no hace falta especular. Si un día pasase eso, se contaría y no se filtraría.

¿Lee lo que se dice de usted en internet y redes sociales?

Yo soy masoquista. Yo lo leo todo. Si no me entero, la gente me llama o me escribe preocupados.

¿Se ve toda su vida en 'MasterChef'?

Lo que dure. Mientras tú te sientas realizado. Hace diez años tuve la ocasión de hacer otra cosa que podía aportar a mi oficio. Me gusta enseñar y explicar cosas. En mi restaurante cocino para cincuenta. Cuando estamos en 'MasterChef' hablamos de gastronomía a 2 y 3 millones de personas. Y me ha ido muy bien. 'MasterChef' me ha aportado mucho. Quiero mucho a mis compañeros. Mientras sea así, genial. Si un día cansamos, seguiré cocinando porque tengo mil proyectos por hacer.

¿Qué tal los restaurantes?

Tenemos la suerte de ser propietarios de los locales y de que tenemos un personal muy fiel, que nos ha durado mucho tiempo y que están esperando, aun con la desgracia de no poder tener su sueldo y estar en casa casi un año. Tengo a más de cien personas en ERTE, esperando a empezar. No estamos ganando dinero, pero tampoco estamos perdiendo mucho porque no tenemos que pagar un alquiler.

¿Se ha tenido en cuenta a los hosteleros?

En Alemania se les ha pagado a los hosteleros el 70% del beneficio del año anterior. En España las ayudas han sido justitas. Hay muchos compañeros que lo están pasando mal y están teniendo que cerrar sus negocios. Es una desgracia, porque la hostelería en nuestro país es muy importante y hay que mimarla más. Todos somos víctimas, como lo están siendo los actores y los artistas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión