Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

El Burladero, apertura taurina en El Tubo

El Burladero del Tubo toma el relevo de El Musti semanas después de su cierre. El procurador Emilio Peña, propietario de Vinos Nicolás, hace un guiño al mundo taurino y a la gastronomía del sur en su nuevo proyecto hostelero.

El sector hostelero está muy revuelto por la pandemia y eso es algo que se nota especialmente en El Tubo. Hace poco más de dos meses, un clásico como el bar Fenicia, más conocido como El Musti, echaba la persiana, y transcurrido tan poco tiempo otro negocio hostelero ha tomado el relevo. Se trata de El Burladero del Tubo (c/ Ossau, 2. Zaragoza), que desde el Viernes Santo recibe clientes.

Las empanadillas libanesas, el hummus o el taco picante que preparaba Moustapha Nasser Issa en El Musti han pasado a mejor vida y ahora el protagonismo lo tienen las tapas y raciones del sur de la mano de Emilio Peña. Este procurador de los tribunales ejerce su profesión desde un despacho cercano, pero como él mismo explica, “puedo compaginar mi trabajo con la actividad empresarial ligada a la hostelería, que me encanta”.

Emilio no es nuevo en el sector. Lleva las riendas de otro clásico, Vinos Nicolás, y desde 2002 han pasado por sus manos varios negocios más. “Me gusta mucho el ambiente y la vida de barrio que hay en El Tubo, además de las posibilidades de la zona; hace 20 años muy pocos apostábamos por ella, cuando pasear por la calle Libertad daba miedo”, recuerda.

Hoy, como consecuencia de la pandemia, las cosas no es que estén mucho mejor, pero Emilio Peña tiene claro que “estos momentos de crisis también son de oportunidades; hay locales como este que, por circunstancias, no han aguantado el tirón, pero que son muy buenos y pueden funcionar”.

Emilio Peña: "Me gusta mucho el ambiente y la vida de barrio que hay en El Tubo, además de las posibilidades de la zona"

Eso al menos espera él, que poco a poco vaya escampando y zaragozanos y turistas vuelvan a llenar El Tubo. Mientras ese día llega, El Burladero muestra la cara reconocible de otra de las pasiones de este procurador zaragozano: el toro. “El mundo taurino está siendo castigado por la pandemia y demonizado por muchos sectores sociales, cuando es una parte importante de nuestra cultura que deberíamos defender”, afirma con rotundidad.

A él, desde luego, le apasiona, “pero no las grandes estrellas o el ambiente elitista; lo que yo defiendo son las vaquillas, los roscadores y las ferias taurinas de los pueblos; desde que hemos abierto han venido jóvenes aficionados a hacerse fotos en el local y eso es algo muy satisfactorio”.

Para los amantes del mundo taurino, la decoración invita a ello. La empresa Gremicar de Cariñena se ha encargado de la instalación de las maderas de pino macizo del burladero. “Están trabajadas con mucho cariño”, asegura. Tampoco falta el detalle del cordel del tendido, que en la barrera de las plazas evita que salte el toro. Y en todo el local hay cuadros con motivos taurinos del arquitecto Rafael Barnola. Esta singular estética se completa con el color del albero en las paredes. “Me hubiese gustado poner unas baldosas con ese mismo tono –confiesa–, pero no las he encontrado”.

El 'piripi' es un bocado típico de Sevilla que ha incorporado El Burladero.
El 'piripi' es un bocado típico de Sevilla que ha incorporado El Burladero.
A. T.

La propuesta gastronómica mira al sur. Por supuesto, el guiso de rabo de toro está presente, pero el negocio está muy enfocado a un picoteo informal con productos como chicharrón de Cádiz, lomo mechado, pluma y presa ibérica a la brasa, cazón en adobo o mollete de Antequera relleno de pringá. Además, Emilio Peña está convencido de que el 'piripi' tiene todas las papeletas para convertirse en un bocado de éxito. “Es un clásico del tapeo sevillano –comenta–; lleva pluma, bacón, queso y alioli en una pequeña chapata de pan de cristal con tomate”.

Pero hay más elaboraciones. En la vitrina de la barra, por ejemplo, aparecen flamenquines, ensaladilla rusa, papas con alioli, oreja y morro fritos, o torreznos. Y una receta muy del gusto del jefe: pimientos rellenos de carne picante que se gratinan al horno. En fin, que el corazón de El Tubo sigue latiendo a buen ritmo con esta mirada al sur y al mundo del toro que muchos clientes agradecerán.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión