Ocio y Cultura
Suscríbete

narrativa. ocio y cultura

Roca publica la novela que todos querían: 'La memoria eres tú' de Albert Bertran Mas

Narra la vida y el amor de un joven huérfano en la Guerra Civil, donde se codea con Hemingway, Capa, Franco y Hitler, y en la primera posguerra 

Albert Bertran Bas publica 'La memoria eres tú'.
El escritor y guionista Albert Bertran, la pasada semana en Zargoza.
José Miguel Marco.

Todo empezó por un trabajo de fin de grado de cine. El joven periodista y guionista Albert Bertran Bas (Barcelona, 1982) se proponía contar la historia de un anciano desahuciado. “Sí. Lo echaban a la calle y lo recogían un montón de estudiantes. Mi idea era que él, agradecido, les contase la historia de su vida, y que a la vez reivindicase la memoria histórica”. El profesor les proponía cambios a todos los alumnos. “A mí me dijo que quería saber más cosas del anciano. Y entonces, quizá siguiendo a Patrick Rotfuss y ‘El nombre del viento’, me vino a la cabeza esta frase: ‘Mi nombre es Homero y perdí a mi familia durante la guerra (…) He bebido con Hemingway, he saludado a Hitler y he hecho el amor en el coche de Franco’. Durante el curso escribí el guión completo. Un día, en una fiesta, conocí a una productora de Filmax que había estudiado con mi mujer, hablamos del proyecto y me dijo que cuando lo tuviera se lo mandase”.

Albert Bertrán pensó en su abuelo y en un hermano suyo, algo mayor, que había llevado un diario de guerra. Y con la memoria del primero y los materiales del segundo redondeó un texto de 180 páginas. Se lo envió a su amiga, y esta le dijo: “Pero, dónde vas, son tres horas. Recórtalo”. Albert, que tenía otros frentes abiertos, le dijo: “Lee lo que quieras y por dónde quieras”. Sin embargo, un par de días después, ella le dijo que le había encantado e impresionado. Y no solo eso, lo leyó el presidente de Filmax, Julio Fernández, que también emitió un juicio muy benévolo. “No solo me ha gustado a mí, ha enamorado a mi mujer”. Con todo, no se podía rodar: duraba más de tres horas, era una película de época y se alejaba de la especialidad de Filmax. Fernandez le dijo: “Esto no puedo quedar así. Tienes que hacer un libro. Es una historia muy interesante”.

"Homero le enseña a leer poemas de Neruda a Cloe, analfabeta, y ella le enseña muchas cosas de su vida salvaje. Y ahí, en el interior de la gruta, van a sellar su amor. De ahí el carácter romántico del libro”

Eso fue alrededor de 2016, y durante casi cuatro años, Albert Bertran Bas, que no había escrito un libro jamás, culminó la novela por la que pujaron de inmediato varias editoriales. Lo contrató Blanca Rosa Roca y, además, lo ha publicado ya en catalán. “Filmax me llamó para que hiciera un proyecto de guión con ellos: me dijeron por encima el argumento y lo acepté. Y pedí hacerlo con un compañero del posgrado de Cine con el que me había entendido muy bien. Lo rodará Carlota Pereda, que obtuvo el Goya con un corto”.

Albert Bertran Bas tituló su novela ‘La memoria eres tú’ (Roca editorial; 478 páginas), y en ella mezcla muchos hechos que le pasaron a su abuelo con otros de su cosecha. Como suele suceder, los más inverosímiles son los reales: ese ir y venir por el frente con una guitarra a la espalda, por ejemplo. “Mi abuelo, en realidad, llevaba un violín, pero como eso también lo llevaba el protagonista de ‘El nombre del viento’, ya me parecía demasiado”, explica. “Hay otros detalles que también son casi ciertos: el protagonista y su amada Cloe hacen el amor en el asiento trasero del coche de Franco; mi abuelo no hizo eso, pero sí se echó una siesta. Y hay otras cosas que he puesto adrede, claro: ese encuentro del protagonista con Ernest Hemingway, con su amante y futura esposa Martha Gelhorn, de verbo afilado e irónico, con el fotógrafo Robert Capa, o esa cita con Hitler y Franco en Hendaya. Me gusta mucho crear ese juego de espejos”, señala. La novela admite muchas lecturas: es una novela de supervivencia, una novela de amor, una novela de aventuras, una novela de guerra.

“Creo que, antes que nada, es una novela de formación en un ambiente hostil, con momentos especialmente bonitos. Homero es recogido en una granja y allí vive unos días maravillosos de paraíso, poesía y pasión, con la joven Cloe. Y eso también le pasó a mi abuelo: fue recogido por unos granjeros; la chica no. Todos podemos dar cosas a los demás, y recibir de ellos. Homero le enseña a leer poemas de Neruda a Cloe, analfabeta, y ella le enseña muchas cosas de su vida salvaje. Y ahí, en el interior de la gruta, van a sellar su amor. De ahí el carácter romántico del libro”.

Escribo para todos los públicos. Para el culto y el más popular. Y lo hago siempre con ritmo, busco entretenimiento, quiero que pasen cosas. Más que el lenguaje brillante, busco la expresividad, la fluidez.

A Homero le pasan muchas cosas: tocará en la calle, acompañará a la Bella Dorita, será enterrador, liberará a los prisioneros en el barco Uruguay. “Como guionista y como escritor, tengo clara una cosa. Escribo para todos los públicos. Para el culto y el más popular. Y lo hago siempre con ritmo, busco entretenimiento, quiero que pasen cosas. Más que el lenguaje brillante, busco la expresividad, la fluidez. Aquí hay muchos escenarios, situaciones, personajes, y hay también una defensa de la memoria histórica. Es una forma de respetar a nuestros antepasados”.

Su abuelo está a punto de cumplir 96 años. Y está rabiosamente feliz con la novela entre las manos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión