Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

tendencias

Perlas para el hombre: ¿por qué no?

La zaragozana Irene Rodrigo propone con su firma de alta bisutería, Alhaja Cult Store, adornos sin género, diseñados indistintamente para hombre y para mujer.

El poeta Ángelo Nestore, con un pendiente de Alhaja.
El poeta Ángelo Nestore, con un pendiente de Alhaja.
@miguelinx

Fue precisamente el mundo de la moda de los primeros en transgredir lo establecido en cuestión de géneros. Pioneros fueron Coco Chanel, adaptando el pantalón para mujeres como símbolo de emancipación, o Yves Saint Laurent, dando un paso más y enfundándoles un esmoquin. Una incursión femenina en el armario de los hombres que hasta ahora no ha tenido la misma correspondencia a la inversa. Y decimos hasta ahora porque junto a la preocupación por la sostenibilidad, las nuevas tendencias pasan por hacer cada vez más difusa la frontera entre lo femenino y lo masculino.

No hablamos aquí exactamente de ropa unisex, sino de que diseños que la tradición atribuye a cada género (sobre todo al femenino) puedan ser llevados por hombres y mujeres indistintamente. Volantes, faldas, tacones para hombre... ¿por qué no?

Palomo Spain abandera en España este camino, por el que ya discurren influyentes figuras a nivel internacional, como el cantante Harry Styles, luciendo con desprejuicio collares de perlas. Ahora, a su paso sale Alhaja Cult Store, una firma de alta bisutería fundada por la zaragozana Irene Rodrigo en alianza con la sevillana María Borrero.

Ambas se conocieron trabajando en Inditex. Una experiencia a nivel multinacional que les ha servido para crear su "rincón propio", una marca en la que sincretizar sus gustos personales.

El espíritu  de Alhaja nace de tres presupuestos . El primero, permanecer ajeno a las tendencias. Algo que se traduce en piezas duraderas, tanto desde el punto de vista del diseño como de los materiales, de gran calidad. El segundo punto de apoyo es una inspiración profundamente mediterránea, desde el sur de España a Estambul (donde María Borrero vivió una temporada). El tercero es que todas las piezas están pensadas para ser llevadas por hombres y mujeres de manera indistinta.

"Es precisamente con los hombres entre los que más exito estamos teniendo", explica Irene Rodrigo, que señala que de momento "hay muy pocas marcas que trabajen en este sentido".

La idea es romper prejuicios en torno a lo que comúnmente se acepta como masculino en joyería y bisutería, como las alianzas, los sellos, los aretes, alguna pulsera... En Alhaja apuestan por ampliar este abanico con adornos que la convención sitúa más en el universo femenino, con una punta de lanza clara: la perla.

"Pero con diseños alejados de la perla tipo Chanel", matiza Irene. En Alhaja trabajan con perlas imperfectas, irregulares, en superficies rugosas y con planteamientos minimalistas. 

Además de pendientes y colgantes de perla, en Alhaja se pueden encontrar piezas originales, diseñadas para la marca desde el principio, "lo que las convierte en algo muy especial", dice Irene.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión