Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

teatro

Joaquín Murillo: "Me apunté a la Escuela de Teatro sin que mi familia lo supiera"

El intérprete zaragozano protagoniza desde hoy hasta el domingo en el Teatro Principal ‘Réquiem por un campesino español’, de Sender.

El actor Joaquín Murillo, ante el cartel de su obra.
El actor Joaquín Murillo, ante el cartel de su obra.
Toni Galán

¿Cómo son los días previos a un estreno como el de este viernes en el Teatro Principal?

Es una semana de tensión, de inquietud, de los miedos de un artista que va a exponer lo que ha preparado durante meses de trabajo. Pasas los días previos en capilla, concentrado en la obra.

Siendo hijo del histórico goleador zaragocista Joaquín Murillo, ¿cómo terminó siendo actor?

En casa todo era fútbol, fútbol y fútbol. Me decían que tenía que jugar como papá. Iba obligado a los partidos. La Romareda me daba miedo porque la gente chillaba mucho. Me bajaban al campo a hacer la foto con el equipo, yo vestido de futbolista y repeinado. Me cogían en brazos Arrúa u Ocampos. No puedo evitar ser zaragocista porque lo llevo en la sangre, pero no soy un forofo del fútbol.

¿Dónde nació la conexión con la interpretación?

Mi madre, Gloria Ramón, era una gran artista. Tocaba el piano, escribía… Amaba el teatro, la música y la literatura. Me marcó especialmente que todas las Navidades nos juntábamos toda la familia para hacer una obra de teatro en el chalet de mis abuelos en la avenida de Navarra. Los días previos hacíamos ensayos intensivos. Mi abuelo, que tenía una tienda de ropas de trabajo en las Delicias que se llamaba Ralan, se encargaba de las escenografías. Igual te construía un coche de madera de los años 30 que te hacía el interior de una casa del siglo XIX. Yo comencé con tres años y mi madre lo grababa con un magnetófono por si yo no decía mi parte. El teatro ha sido inherente a mi vida.

¿Brotó esa vocación en la adolescencia?

Fui un adolescente de manual, muy rebelde de los 14 a los 17 años. Me resistí a todo: a estudiar, a vestirme de baturro, al fútbol. Hasta que entré con 17 años en la Escuela de Teatro. Comencé a trabajar como actor muy pronto.

¿Cómo fue el momento en el que les comunicó a sus padres su decisión?

Fue terrible. No lo he contado nunca. Me apunté a la Escuela de Teatro sin que mi familia lo supiera. Ellos pensaban que estudiaba COU. Se enteraron al cabo de unos meses y fue un tsunami en casa. Hubo cierta decepción porque no afrontara una carrera universitaria. Pero no tardaron en apoyarme. Mi padre era reticente al principio, no le hacía gracia que llegara tarde a casa después de los ensayos. Pero cuando me vio en el teatro, fue un vuelco. Tanto papá como mamá fueron incondicionales y me apoyaron. No fallaron nunca en el patio de butacas para ver un estreno mío. Tuve la desgracia de perderlos muy pronto y los tengo muy presentes.

¿Cómo ha sido este camino de cuatro décadas en una profesión tan especial?

Me gusta reivindicar la normalidad de nuestro oficio. A veces algunos le añaden una excentricidad con la que no me siento identificado. Es un oficio especial, pero como cualquier otro que se afronta con la máxima pasión. Me ha pasado de todo en estas cuatro décadas: éxitos, fracasos, cambios de compañía…

Pero no es nada normal la sensación de actuar cada noche ante una audiencia.

Hay una dicotomía tremenda en mí: el teatro a veces me apasiona y otras me pone malo. Los padecimientos de los estrenos no los disfruto para nada. Me gustaría llegar directamente al bolo 100. Tengo muchas inseguridades pero las voy venciendo, enfrentándome a personajes muy complejos como este Mosén Millán de ‘Réquiem para un campesino español’.

¿Cómo ha sido el trabajo con este personaje creado por Sender?

Me ha resultado sorprendente, de los más complicados a los que me he enfrentado. Pensaba que iba a ser más sencillo, pequé de confianza, pero lo que ofrece en el texto Sender es más complejo. He disfrutado en el proceso de creación y experimentación del personaje. La grandeza del teatro es que nunca terminas el trabajo, siempre hay una nueva función.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión