Despliega el menú
Ocio y Cultura

Sesenta años de la 'boda del siglo' en el Pilar

Toda Zaragoza quiso ver el 23 de febrero de 1961 cómo se casaba Carmen Sevilla con Augusto Algueró 

La ‘boda del siglo XX’ en el Pilar fue la de María del Carmen García Galisteo, más conocida por su nombre artístico, Carmen Sevilla. Hoy se cumplen 60 años de su enlace con Augusto Algueró, un matrimonio que les unió cuando ambos estaban en la cumbre de sus respectivas carreras. "Si tuviéramos que volver a casarnos, lo haríamos en Zaragoza", dijo Carmen Sevilla poco antes de abandonar la ciudad para pasar la luna de miel en Barcelona, Francia e Italia.

La artista hizo noche en la habitación 411 del Gran Hotel. El 23 de febrero de 1961 era jueves. Se levantó pronto, fue a misa de ocho a Santa Engracia, volvió al hotel para desayunar, como era su costumbre, entonces, té y bollos suizos, se acostó un poco y a las once de la mañana empezó a arreglarse. Una peinadora y una modista la embellecieron antes de salir hacia la plaza del Pilar. El vestido, de manga francesa y con una cola y un velo de siete metros de longitud (este último prendido de una diadema de zafiros y brillantes), había sido diseñado por el turolense Manuel Pertegaz.

Salió del hotel en un Cadillac y le costó casi tres cuartos de hora llegar a la plaza del Pilar, tal era la aglomeración de gente que quería verla y saludarla. Miles de personas -se dice que 30.000- la esperaban en la plaza horas antes de la ceremonia, a la que asistió lo más granado del cine español (apenas tres años antes Carmen Sevilla había intentado hacer carrera en Hollywood), y estrellas de la canción como Nati Mistral o Estrellita Castro

Boda de Carmen Sevilla y Augusto Algueró en el Pilar hace 60 años
Boda de Carmen Sevilla y Augusto Algueró en el Pilar hace 60 años
Martín Chivite/Archivo Heraldo

"Los servicios de orden, considerablemente reforzados -contaba HERALDO- se veían casi impotentes para contener a tan inmenso gentío. Una tal concentración no se había conocido en la plaza del Pilar. Pero, al fin, Carmen Sevilla, a la que acompañaba su padre y padrino, Antonio García Padilla, llegó a la puerta alta de la basílica. Alcamaciones, aplausos, gritos y más gritos de los miles y miles, de las miles y miles mejor, de admiradoras... Y las capas de los componentes de la nueva tuna de ATS, recién creada, y de la que es madrina la artista, extendidas en el suelo para que pasase sobre ellas a los alegres sones de la 'Estudiantina'... Y otra vez los fotógrafos. Y otra vez los aplausos. Y otra vez Carmen Sevilla emocionada, como lo estuvo anteanoche al llegar a nuestra ciudad y como lo ha estado a lo largo del recorrido que ha efectuado por las calles zaragozanas".

Se pretendía haber dejado acceso libre a la basílica pero los fans de la artista desbordaron todas las previsiones y se limitó el acceso. Miles de personas siguieron la ceremonia en la plaza gracias a unos altavoces instalados en el exterior.

Boda de Carmen Sevilla y Augusto Algueró en el Pilar hace 60 años
Boda de Carmen Sevilla y Augusto Algueró en el Pilar hace 60 años
Martín Chivite/Archivo Heraldo

Tras la ceremonia religiosa, los nuevos esposos pasaron a la capilla de la Virgen, donde rezaron un rato, los infanticos cantaron la Salve y luego todos los asistentes el 'Himno de la Virgen del Pilar'.

"A duras penas, el matrimonio llegó hasta el coche y, en él, precedidos por las tunas y escoltados por la Policía Armada a caballo, fueron de nuevo hasta el Gran Hotel, recibiendo ininterrumpidamente por las calles por las que pasaron el homenaje de miles y miles de zaragozanos. Después de posar para los informadores gráficos venidos de toda España, Carmen Sevilla y Augusto Algueró se trasladaron al Hostal del Ciervo, donde les esperaban los invitados, en número superior a los trescientos".

El banquete no empezó hasta pasadas las cuatro de la tarde porque a lo largo de todo el recorrido (Alfajarín, Nuez de Ebro, Villafranca, Osera...) se repitió lo acontecido en Zaragoza: cientos de personas salieron a saludar a la comitiva nupcial. "A tal punto fue cariñoso y espontáneo el recibimiento que, antes de entrar en el edificio, Carmen Sevilla, después de corresponder con su esposo a las aclamaciones, arrojó a sus admiradores el precioso ramo de azahar, en medio de las aclamaciones y con el fondo de música de la tuna (...). El menú -Carmen Sevilla ha querido demostrar su afecto y predilección por Aragón hasta en ese detalle-, típicamente aragonés, se componía esencialmente de pescado del Ara 'bella marinera' y ternasco de Bujaraloz asado, con patatas Hostal. A la cinco quince la pareja cortaba la tarta nupcial y todos los asistentes brindaban  por su eterna felicidad (...). Terminado el banquete, en la pequeña explanada situada delante del edificio del Hostal, actuó en honor de la pareja la rondalla de Pina, que dirige Pilarín García y en la que son cantadores José Beltrán, José Gabasa y Antonio Altabás...".

Carmen Sevilla, que el pasado 16 de octubre cumplió 90 años, lleva ya un tiempo retirada de la escena pública. Conoció a Augusto Algueró en un Festival de Benidorm, cuando ambos estaban en la cima de su carrera. Tuvo un hijo con él en 1964, Augusto Algueró, junior, también compositor musical. Pero la historia de amor se acabó rompiendo, al parecer por las infidelidades del músico, y se separaron en 1974. Algueró falleció en 2011.

Hoy hace 60 años, al término de la ceremonia en el Pilar, Carmen Sevilla agradecía, emocionada, "el espléndido regalo de los zaragozanos, que es el mejor: su presencia y su interés en verme y saludarme. Lo que siento es que no haya podido estrechar las manos de cuantos me honraron con su aplauso. Era imposible... Creía que sería inevitable el público, pero en las proporciones y el cariño que me ha brindado el de Zaragoza no lo esperaba. Ha sido maravilloso y la pena es que en mi emoción y atolondramiento por lo que he visto no he sabido reaccionar mejor. Soy muy feliz"

Etiquetas
Comentarios