Despliega el menú
Ocio y Cultura

LITERATURA. OCIO Y CULTURA

Juan Villalba: "Teruel le debe a Robert Capa imágenes del inconscinete colectivo de todo el mundo"

El escritor y profesor publica una cartografía histórica y sentimental de la ciudad con nombres propios y viajeros ilustres con prólogo de Miguel Mena

Juan Villalba publica 'Teruel. Otra dimensión' (Pregunta).
Retrato de Juan Villalba en uno de sus espacios favoritos: una sala de cine.
Diego HE.

¿Cuál era la idea que le animó a escribir ‘Teruel. Otra dimensión’ (Pregunta), que lleva un prólogo de Miguel Mena?

En principio fue un encargo para escribir una guía sobre la ciudad, pero Teruel me creció dentro y al final el encargo se desbordó por todas partes y el inicial recorrido por el patrimonio artístico de la ciudad se ramificó de forma arborescente por su historia, literatura, música, cine, personajes ilustres, etc., y se convirtió en una especie de libro de viajes.

¿Cómo define Teruel?

Teruel es un pequeño tesoro por descubrir, en ocasiones incluso para los propios turolenses. A veces, recorremos un largo camino y viajamos a lugares remotos buscando maravillas sin ser conscientes de que las tenemos en nuestra propia casa. Basta con leer lo que han escrito sobre ella cuando la han visitado escritores como Pío Baroja, Vila-Matas, Luis Mateo Díez o el mismo Roberto Bolaño. Al fin y al cabo, como dijo Proust, «viajar no es cambiar de paisaje, es cambiar de mirada».

¿Teruel es amor, mudéjar, modernismo y guerra civil, o esos ya son sus tópicos?

No, esos son sus grandes temas, artísticos e históricos; sus grandes motivos para visitarla, conocerla y valorarla. Los tópicos, si se quiere, se encuentran en su interior: «el tonto ella y tonto él», el frío… Pero en la actualidad los turolenses ya no nos avergonzamos ni nos enfadamos por nada, hemos aprendido a aprovecharlo todo en forma de fiestas con gran atractivo turístico, jamones de denominación de origen, museos… Lo importante, al final, es saber utilizar la popularidad de esos tópicos para lograr un retorno económico.

Teruel fue visitada por grandes personajes. Conmueve la carta de 1938 de Robert Capa. ¿Qué le debe el mito turolense?

Debe esas imágenes impactantes que perviven en el inconsciente colectivo de todo el mundo de las destrucción absoluta de una ciudad en guerra, ahí están para demostrarlo sus fotos de la toma del Gobierno Civil de Teruel y ese escalofriante documento al que hace referencia en el que describe la salida de los civiles, mujeres y niños, del sótano del edificio, dantescas imágenes que él mismo, por ética periodística, se autocensuró.

Juan Villalba publica 'Teruel. Otra dimensión' (Pregunta).
Detalle de la portada del libro de Pregunta.
Heraldo.

¿Y a Hemingway? Sale en varios lugares. ¿Cómo le marcó, qué huella le dejó?

Sí, Hemingway en el libro es uno de los diferentes guías que acompañan al viajero por varios lugares de la ciudad, en especial aquellos que quedaron reflejados en sus artículos escritos sobre la Batalla de Teruel para la ‘North American Newspaper’, que le pagaba 500 dólares por cada uno. Estos trágicos acontecimientos bélicos que él describe de manera magistral convirtieron a Teruel en la más importante ciudad de Europa, en una suerte de fuente de angustia moral para muchos intelectuales extranjeros que tuvieron la necesidad de venir a España para combatir el fascismo como brigadistas. Hemingway lo hizo como periodista, pero sufrió de igual forma sus rigores e incluso participó en los combates en primera línea, ahí está la fotografía de Capa que lo recoge tumbado en el suelo ayudando a un soldado con casco francés a quitar el cerrojo de su fusil.

Recuerda otro vínculo con Teruel a través de Nicanor Villalta, el diestro de Cretas.

Fue muy amigo del torero turolense de Cretas, Nicanor Villalta, al que reconoció como el mejor torero de su época en ‘Muerte en la tarde’, hasta tal punto lo admiró que llamó a su primer hijo John Hadley Nicanor Hemingway.

"En la actualidad los turolenses ya no nos avergonzamos ni nos enfadamos por nada, hemos aprendido a aprovecharlo todo en forma de fiestas con gran atractivo turístico, jamones de denominación de origen, museos…"

Vinculado a la Guerra Civil está el espía Kim Philby, que casi muere en la batalla. 

Philby es un personaje real verdaderamente novelesco, sin ir más lejos sirvió de inspiración a John le Carré para su trilogía de novelas sobre el agente Smiley. En Teruel comenzó su carrera como espía doble, prestaba sus servicios como periodista para ‘The Times’ siguiendo los avances del ejército de Franco, que llegó incluso a condecorarlo, si bien en esos momentos era ya un agente comunista infiltrado en el bando sublevado. Muchos años después, antes de morir en su piso de Moscú alcoholizado y deprimido, Philby reconoció este episodio como definitivo para su proyección como agente doble

¿Qué relación tiene Teruel con ‘Ciudadano Kane’ de Orson Welles?

‘Ciudadano Kane’ se cierra con una voz en ‘off’ que relaciona las pertenencias acumuladas durante toda su vida por su protagonista, Charles Foster Kane, trasunto de William Randolph Hearst, entre otras muchas cosas se citan tres techos españoles, dos de los cuales procedían de Teruel, uno en concreto es el que se conoce como el de la Casa del Judío, ambos se encuentran en la actualidad en su mansión de San Simeón, en California.

"En Teruel, Kim Philby comenzó su carrera como espía doble, prestaba sus servicios como periodista para ‘The Times’ siguiendo los avances del ejército de Franco, que llegó incluso a condecorarlo, si bien en esos momentos era ya un agente comunista infiltrado en el bando sublevado"

La ciudad ha tenido vecinos de lujo: Mingote, Eloy Fernández, Labordeta...

Los tres sintieron la ciudad como suya y en sus calles encontraron motivos de inspiración diferentes. Mingote decía que uno es de donde hace el bachillerato y él lo hizo en Teruel, aquí tuvo su primera novia y realizó sus primeros dibujos; Eloy fue uno de los profesores de la mítica ‘generación paulina’, de alumnos como Joaquín Carbonell, cuyo archivo es clave en el libro, y aquí se gestó su gran proyecto periodístico, ‘Andalán’; Labordeta comenzó su carrera musical cantando a nuestras arcillas.

Juan Villalba publica 'Teruel. Otra dimensión' (Pregunta).
Una foto de los años 60. Un equipo de fútbol en el que forman, abajo, Federico Jiménez Losantos (segundo por la izquierda) y Joaquín Carbonell (a su lado, en medio).
Archivo Joaquín Carbonell.

Cita a varios personajes de la ciudad y los vincula a la calles y espacios, como Juan Martínez Salafranca y Andrés Marín.

Con Salafranca nació en España la crítica literaria y el primer intento de asentar el periodismo moderno. Lástima que su ‘Diario de los Literatos de España’ y su labor cultural no fuera secundada y cayera en el olvido como su persona, otro gallo nos hubiera cantado como país. Andrés Marín fue un gran tenor turolense de carrera internacional, un verdadero divo de la ópera, amigo íntimo de Gayarre, y durante más de una década el preferido en los teatros imperiales rusos. Dicen que porque su garganta estaba preparada para aguantar el intenso frío de aquellas latitudes. Al final de su vida, ya retirado de los escenarios, fue alcalde de Teruel y consiguió para nuestra ciudad la firma definitiva para la realización del tren que llegaría unos años después de su muerte en 1901 y que sigue viajando a una velocidad decimonónica.

¿Es el mito de los Amantes el que ha situado a Teruel en el mundo?

Sí, en literatura les han escrito Cervantes, Lope, Tirso, Hartzenbusch, Nervo, Pardo Bazán, Unamuno… pero su proyección más importante en el mundo se la deben a la música, la ópera de Bretón, desde luego, y a las composiciones de Theodorakis presentes en varias películas, luego popularizadas por Gloria Lasso, Edith Piaf, Dulce Pontes, incluso los mismos Beatles.

Impresionado la historia del periodista de HERALDO Eduardo Fuembuena y su búsqueda de los restos de los Amantes.

Cierto, es curiosa, sobre todo su forma de narrarla, en plan aventura detectivesca acompañado por tres chavales como ayudantes, entre escombros, cadáveres, sótanos, criptas…

[[[HA REDACCION]]]ernest_hemingway-aragon-guerra_civil_espanola_284737521_65026588_1706x960.jpg
Ernest JHemingway, en primera línea de fuego, ayuda a un soldado francés con el fusil.
Robert Capa.

Estamos en el 150 aniversario de Chomón. ¿Cuál es su importancia para Teruel y como debe celebrarse la efemérides?

Chomón es un referente en el mundo del cine de gran importancia, es un pionero genial al que se deben hallazgos importantes en lo relativo al lenguaje cinematográfico y, sobre todo, a los efectos especiales.

Me consta que el Instituto de Estudios Turolenses, en coordinación con el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento, diferentes entidades y personalidades están trabajando para elaborar un nutrido calendario de actos en forma de publicaciones (en concreto una biografía que aportará luz sobre esa zona oscura de los primeros años del cineasta), exposiciones, actos de calle, proyecciones cinematográficas, etc. Merece la pena recuperar su figura y su legado, Teruel es una tierra, como Aragón en su conjunto, de cine.

¿Quiénes son los otros raros de la ciudad?

Podría citar muchos, pero destacaré al antipapa Clemente VIII, sucesor del Papa Luna, que puso fin a la escisión en la iglesia renunciando a su papado. Con él y dentro de lo religioso, recordaré también al padre Ripalda, consejero espiritual de Santa Teresa de Jesús y autor del más célebre catecismo en nuestro país, pero son legión los y las turolenses olvidados que tuvieron una importancia en el pasado: Agustina Torres, una de las mejores actrices del primer tercio del siglo XIX; Joaquina Torres, 'la Torana', una mujer de armas traer, 'mater familia' de los Buendía turolenses, los Toranes, ingenieros y alcaldes de la ciudad, entre los que destaca el raro rarísimo de José Torán Peláez, “el más original, imaginativo y fastuoso hidráulico”, en palabras de Juan Benet; Jerónimo Soriano padre de la pediatría, Antonio Cano, poeta vanguardista, Francisco Piquer, Francés de Aranda, etc.

"Chomón es un referente en el mundo del cine de gran importancia, es un pionero genial al que se deben hallazgos importantes en lo relativo al lenguaje cinematográfico y, sobre todo, a los efectos especiales"

¿Se reconoce, de algún modo, la aportación del cineasta José Antonio Maenza o no?

Maenza es otro de los raros olvidados. Fue un vanguardista de las vanguardias en el mundo del cine de los años sesenta, si hubiera nacido en otras latitudes sería conocido y reconocido, en nuestra tierra, salvo para los especialistas tan solo existe en el imaginario de una generación de turolenses que lo recuerdan como una personalidad extravagante, un loco pacífico que murió en extrañas circunstancias e hizo algo de cine, pero en su inmensa mayoría desconocen sus trabajos, es más, casi nadie sabe que es un personaje de algunas novelas de Vila-Matas, Vicente Molina Foix o en las ‘Conversaciones’ de Max Aub con Buñuel.

¿Cómo debemos recorrer la ciudad? ¿Qué nos aconseja?

Como digo en el libro, toda ciudad, como forma de orientación, tiene una suerte de centro geográfico: Times Square en Nueva York, la plaza de la Concorde en París, Piccadilly Circus en Londres, la Puerta del Sol en Madrid… El de Teruel es, sin duda, la plaza de Carlos Castel -otro raro-, más conocida como del Torico. Los cinco paseos que propongo parten, claro está, desde ella. Y nadie se debe perder algunos secretos lugares, muy especiales para mí: las vistas del mar de arcilla y los monotes desde el mirador del ascensor de San Julián o las del mirador de la Casa Barco de la vega del río Turia; practicar la meditación en la oscuridad de la iglesia de los Franciscanos…

Etiquetas
Comentarios