Despliega el menú
Ocio y Cultura

zaragoza

¿Mono de viajar? En la calle Manifestación hay una puerta de embarque

La pandemia ha convertido a una pequeña agencia de viajes de Zaragoza en una sucursal de tiendas de souvenires de países como La India, Egipto y, sobre todo Japón, del que ofrece una original, asequible y exquisita selección de objetos textiles y decoración.

A Rebeca Olmo la pandemia le sorprendió con la vocación intacta y un negocio viento en popa. Diplomada en Turismo, regenta una pequeña agencia de viajes, Ro Travel (hasta hace poco situada en la calle de Santa Isabel de Zaragoza y, ahora, en el 29 de la de Manifestación) en la que da rienda suelta su pasión: organizar viajes. Dar forma a la ilusión de otros es la suya propia.

Y hablamos en presente porque aunque el coronavirus prácticamente ha fulminado esta actividad casi de un día para otro, su negocio sigue vivo, si bien en coma inducido.

Lejos de rendirse ante un panorama que tiene de momento a las agencias de viaje (en particular las de ciudades confinadas, como Zaragoza) mano sobre mano, Rebeca ha tirado de su experiencia para poner en pie una nueva línea de negocio -paralela a la habitual-, con la idea de capear el temporal y mantener el negocio en hibernación,  pero vivo al fin y al cabo, hasta que lleguen tiempos mejores.

En su caso, las ideas atesoradas en viajes por el mundo, su gusto selector y los contactos con representantes de Ro Travel en países como La India y, sobre todo, Japón, le han permitido abrir en pleno Casco Histórico de la capital aragonesa una suerte de sucursal de tiendas de souvenirs de medio mundo, con especial atención al país nipón.

Del archipiélago asiático, Rebeca ofrece una original y exquisita selección que combina con gusto la estética más pop con la tradición japonesa.

Y a precios muy, muy asequibles. "La gente ve la tienda tan bonita que se cree que es cara, pero yo he procurado traer cosas que sean económicas", cuenta Rebeca. Por entre 5 y 20 euros, uno puede salir de Ro Travel con espectaculares cojines, láminas retro, sets de palillos, bolsitos, abanicos, preciosas telas o calcetines tobi, de esos que tienen dedos, para llevar con sandalias (que también se venden). Por un poco más, hay yukatas, juegos de té, muñecas o mantas.

"La gente ve la tienda tan bonita que se cree que es cara", Rebeca Olmo, Ro Travels

Junto a los artículos japoneses, su contacto en La India provee a Ro Travel de pañuelos de seda traídos de NGari, una ciudad conocida como el techo del mundo, en el Tíbet. O bisutería llegada de Jaipur.

La idea es ir ampliando con souvenirs llegados de Egipto o de otros países africanos como Kenia.

Y en el horizonte, volver a viajar, viajar muy lejos.

Etiquetas
Comentarios