Despliega el menú
Ocio y Cultura

Arantxa Ezquerro: "En 'Las niñas' es la primera vez que recreo una época que he vivido"

La zaragozana, que acaba de ser nominada para el Premio Goya al diseño de vestuario, lleva casi 20 años contando historias con la ropa en cine, televisión y teatro.

Arantxa Ezquerro.
Arantxa Ezquerro.
Aranzazu Navarro/HERALDO

Desde que en 2003 debutara en 'Una de zombis', con Miguel Ángel Lamata, la zaragozana Arantxa Ezquerro lleva casi 20 años vistiendo las ideas de directores y guionistas del cine, el teatro y la televisión dentro y fuera de Aragón.

Tiene en su haber varios Premios Simón y despuntó con una candidatura a un Premio Gaudí con 'La novia', de su paisana Paula Ortiz. Pero es en el extraño 2021, con 'Las niñas', de otra zaragozana, Pilar Palomero, cuando Ezquerro se asoma al olimpo del cine patrio al lograr una de las nueve candidaturas que atesora el filme: en su caso, a la Mejor Dirección de Vestuario.

"¡Hay gente que me pregunta si tengo una tienda de ropa!", cuenta Arantxa con resignación de su oficio, aún desconocido entre los ya per sé desconocidos trabajos técnicos del cine. "Lo que hago -explica- es, con el vestuarios, dar personalidad, forma y colores a los personajes". Para eso, "necesito un texto", algo de lo que partir.  "Cuando recibo un proyecto lo primero que hago es leerlo y luego sacar pinturas de colores, imaginar la gama cromática".  

Un punto de apoyo, el de un guión previo, que, admite, siente que le falta de cara a la ceremonia de los Goya, que se celebrará en Málaga el próximo 6 de marzo: "¡Me da pánico pensar en el vestido que me pondré", dice, para acto seguido subrayar que si algo tiene claro es que será "de un diseñador español; hay mucho talento y lo están pasando muy mal".

Arantxa trata de disfrutar el momento ("al principio sentí pánico, pero enseguida, alegría por las muestras de cariño que he recibido; es increíble"), si bien no puede evitar pensar en su profesión, la de la cultura, que, como mínimo, atraviesa un momento "raro".

Veterana y muy reconocida entre los de su gremio, la zaragozana sigue entusiasmándose con pequeños proyectos. Cuenta que ha aceptado la propuesta de un cortormetrajista, Jorge Cañada. A la vez que acaba de estrenar una obra de teatro en Madrid, en El Español, con Silvia de Pé. Igualmente está pendiente de su trabajo con Paula Ortiz, que rueda en Venecia, con la que también prepara un capítulo del 'remake' de 'Historias para no dormir'. Y tiene pendientes cosas con la compañía infantil PAI, tres trabajos después de Semana Santa... No para.

De su trabajo junto a Pilar Palomero, a la que no conocía, Ezquerro destaca la química que se estableció entre ambas, ya en su primera encuentro en una cafetería: "Nos pusimos a recordar aquella época, los 90. Y yo tenía claro que la película tenía que centrarse en los complementos, en los detalles". 

Así, 'Las niñas' ha sido un reto para Ezquerro, para empezar porque las protagonistas aparecen la mayor parte del metraje en uniforme. Pero son esos detalles los que a su juicio hacen grande una película: ese calcetín bajado, esa mochila, esa camiseta interior, esas chapas: "Si las chapas de la cazadora de Brisa se vieran en primer plano contarían la historia de los 90", sostiene esta profesional.

Arantxa no quiere olvidarse del trabajo en peluquería de su compañera Carmen Arbués, la peluquera oscense  ("peinó a todo Zaragoza y todo Huesca en los 90"), sin cuyo talento el vestuario no hubiera lucido tanto: "El pelo era fundamental en 'Las niñas', no entiendo que no esté nominada", se lamenta Arantxa, quien destaca que 'Las niñas' ha sido "la primera película en la que recreo una época que he vivido".

Cuenta anécdotas, como que algunas de las prendas que luce Natalia de Molina eran de tías de Arantxa. O las risas con Pilar Palomero recordando marcas, tiendas y modas de la época, como las bolsas de G.E o los lazos de lana de Don Algodón.

"Cuando me pongo en fase de estudio de una época me obsesiono", reconoce, "hasta el punto de que casi me prohíbo comprar ropa en ese momento, porque solo me  vestiría de esa época. Mi armario es un batiburrillo".

Etiquetas
Comentarios