Despliega el menú
Ocio y Cultura

perspectivas 2020. fotografía

Judith Prat: "El cuidado del planeta es elemental para garantizar nuestra supervivencia"

La fotógrafa ha puesto sus ojos, su cámara y su compromisoa favor de los ancianos y de los dependientes, y defiende el buen uso de recursos naturales

Perspectivas 2020. Judith Prat.
Retrato de la fotógrafa que salió a calles y pueblos a documentar la pandemia.
José Miguel Marco.

Nacida en Altorricón (Huesca) en 1973 y licenciada en Derecho,  Judith Prat es fotógrafa de reportaje: ha documentado conflictos sociales, luchas tribales y el trabajo de la mujer en el mundo, como se vio en la muestra ‘Matria’. Con la pandemia salió a la calle, a la ciudad y a los pueblos, y registró el dolor, la soledad y la solidaridad de diversos colectivos sociales.

"Ha sido un año de una gran conmoción a nivel global. Personalmente me ha hecho ser muy consciente de la vulnerabilidad y de la importancia de la comunidad, de los cuidados, de la sanidad pública…, algo en lo que quizá habíamos dejado de pensar. Este 2020 ha sido un año difícil, desconcertante y extraño por la ausencia de certezas y de seguridad en torno a algo tan fundamental como la vida" dice Judith Prat, que registró la pandemia en Instagram con el colectivo Covid Photo Diaries.

Desde el primer momento, tomó decisiones, salió a la calle...

La primera decisión, casi inmediata, después del momento de incertidumbre inicial, fue salir a la calle a documentar lo que nos estaba ocurriendo. Salir a trabajar. Más que nunca nuestra mirada, la de los fotógrafos, tenía que ser los ojos de la gente que no podía salir de sus casas. Teníamos que enseñarles lo que iba a ocurrir.

¿Qué sentía ante las calles desiertas, los pueblos vacíos, espectrales?

Creo que nunca voy a olvidar esa imagen. Salir a trabajar, a hacer fotos, cuando todo el mundo estaba confinado en sus casas, suponía enfrentarme a mis escenarios cotidianos que, de repente, se habían convertido en lugares extraños e inhóspitos casi ajenos por la ausencia de gente, de vida. Sobrecogía ver las ciudades, los pueblos y las carreteras así.

"Salir a trabajar, a hacer fotos, cuando todo el mundo estaba confinado en sus casas, suponía enfrentarme a mis escenarios cotidianos que, de repente, se habían convertido en lugares extraños e inhóspitos"

En situaciones como esta de pandemia, ¿para qué sirve la fotografía?

Nuestro trabajo fotográfico ha informado a la población, contamos con imágenes lo que está ocurriendo. Pero además el valor documental de estas imágenes es indudable, serán el testimonio de estos tiempos extraños y difíciles. La fotografía construye la memoria para el futuro.

¿Qué ha aprendido del dolor y de la condición humana?

Esta pandemia, como cualquier situación de crisis, ha sacado a la luz lo mejor y lo peor del ser humano. Mucha gente ha estado al lado de los que sufrían dando su tiempo, su conocimiento, su esfuerzo y se han puesto al servicio de los mas vulnerables. Pero también hay quienes se han puesto de perfil. Nada nuevo, me temo.

Todo hablamos del futuro. ¿Qué le preocupa, qué le inquieta?

Me preocupa que tanto sufrimiento no haya servido para nada si no somos capaces de reflexionar sobre qué debemos mejorar como sociedad. Si no somos capaces de reconocer la importancia de los servicios públicos, si no hemos aprendido que una sociedad moderna y avanzada deber superar las dificultades atendiendo a los más vulnerables y sin dejar a nadie atrás. Y eso se construye y se defiende cada día, no cuando hay una emergencia.

Perspectivas 2020. Judith Prat.
Judith Prat ha captado el trabajo de la mujer en el mundo como veíamos en 'Matria'.
José Miguel Marco.

¿Qué cree que cambiará en nuestro futuro, que se adivina incierto?

Quiero pensar que no va a cambiar nuestra forma de relacionarnos. Que cuando sea posible volverán los abrazos y todas las formas de expresión de cariño propias de nuestra cultura. Y a la vez hemos comprobado que se puede amar sin tocarse, pero me gusta esa espontaneidad en la manifestación de los sentimientos que nos caracteriza.

Hemos hablado de fragilidad, del planeta castigado… ¿Qué debe cambiar de las cosas de cada día?

El cuidado del planeta es elemental para garantizar nuestra propia supervivencia. Debemos minimizar las agresiones a las que sometemos a nuestro entorno y que tienen que ver con nuestra forma de producir y de consumir. Nuestra voracidad destruye y agota los recursos naturales y eso al final se vuelve contra nosotros.

Etiquetas