Despliega el menú
Ocio y Cultura

Todas las claves de 'Los Bridgerton', la serie de moda en Netflix

La reina midas del culebrón sofisticado, Shonda Rhimes, triunfa de nuevo con esta producción, su debut en esta plataforma, que 'cuela' con descaro tendencias y movimientos sociales actualísimos en la época de Jane Austen.

Un fotograma de 'Los Bridgerton'.
Un fotograma de 'Los Bridgerton'.
Netflix

Creadora de exitazos televisivos como 'Anatomía de Grey' o 'Scandal', Shonda Rhimes es una de las 'reinas midas' de la televisión actual. Título que estaba claro que tarde o temprano la iba a emparejar con Netflix, una dupla muy potente sobre el papel cuyo primer proyecto ha confirmado ya su potencial. 

Se trata de 'Los Bridgerton', la serie de moda en la plataforma, un culebrón sofisticado, la especialidad de Rhimes, que, esta vez se permite el anacronismo de introducir gustos, tendencias y movimientos sociales en boga, como el feminismo o la lucha por los derechos de los negros, en el Londres de la regencia, a principios del XIX, una época llena de vestidos talle imperio que, en la cultura popular de nuestros días, han contribuido a popularizar las adaptaciones de las novelas de Jane Austen.

Estas son algunas de las claves del éxito de 'Los Bridgerton'.

Al calor de Jane Austen

Contrariamente a otros proyectos de Shonda Rhimes, esta vez la historia no es original, sino que se basa en una colección de libros de una de las escritoras estadounidenses más vendidas, Julia Quinn, santo y seña contemporáneo de la novela romántica. En su caso, con el universo de Jane Austen, que sigue siendo un filón de oro para la cultura popular del siglo XXI, como telón de fondo. En ellos se narran los desvelos de Daphne Bridgerton, miembro de la alta sociedad londinense de comienzos del XIX, en su búsqueda de marido. Por el medio se cruza el tan guapo como atormentado duque de Hastings con el que entabla la consabida tensión sexual no resuelta que se adereza con las idas y venidos del resto de la familia Bidgerton, con un hermano que se debate entre el deber y el amor, una hermana feminista a lo Jo de 'Mujercitas' o una familia rival, cuyas hijas recuerdan a las hermanastras de 'Cenicienta'.

Las novelas de Julia Quinn.
Las novelas de Julia Quinn.
Heraldo.es

Una mezcla 'imposible' que funciona

Aparte del obvio regusto 'austiniano', si algo caracteriza 'Los Bridgerton' es su capacidad de sincretizar prácticamente todos los ingredientes del éxito de las series de consumo de atracón que fomentan las plataformas. Hace guiños a diestro y siniestro. A 'Gossip Girl', de la mano de una narradora que encarna a una misteriosa periodista de cotilleos; a la también muy exitosa fórmula de Julian Fellowes (el británico creador de 'Downton Abbey'), especialmente a su serie más reciente, 'Belgravia', ambientada prácticamente en la misma época e, incluso, a 'Sexo en Nueva York', dándole un toque actual a la moda de principios del XIX y convirtiendo a las protagonistas en auténticas 'fashionistas'. En cuanto a los géneros, claramente es el del folletín de amoríos el que domina, sin renunciar, no obstante, a una pizca de misterio: ¿quién esa misteriosa 'paparazzi' decimonónica?

La reina de Inglaterra es negra en 'Los Bridgerton'.
La reina de Inglaterra es negra en 'Los Bridgerton'.
Netflix

En un plano más de fondo, tampoco la serie se resigna a ceñirse a los usos y costumbres de ese Londres de la Regencia, salvo para lo que le interesa. Por ejemplo, la posición de la mujer entonces, casi en exclusiva destinada al matrimonio, sirve de excusa para lanzar invectivas en conexión con los sentires feministas actuales.

Pero, si juzgamos por los comentarios en las redes sociales, quizá lo que más haya llamado la atención sea la presencia de negros entre los personajes. Y no en los papeles habituales de esclavos o sirvientes, como la tradición cinematográfica y televisiva suele tenernos acostumbrados, sino en el de aristócratas o, incluso, encarnando a la mismísima reina de Inglaterra. Todo, con una plausible naturalidad que acaba funcionando y convirtiéndose en el más evidente de sus aciertos y valores, dejando aparte el puro del entretenimiento. No obstante, hay que decir que el Londres de aquellos años no era tan 'blanco' como puede parecer y que otras series como 'Harlots' (Hulu), ambientada incluso antes, a mediados del XVIII y también en Londres, ya incluyeron actores de color en sus tramas, aunque mucho más realistamente sin salirse de las capas más bajas de la sociedad.

El vestuario: algo más que talle imperio

Si bien 'Los Bridgerton' es un despliegue de vestidos talle imperio y lujosos tejidos, joyas y tocados, la creadora del vestuario, Ellen Mirojnick, también se ha permitido incontables licencias, dando a sus creaciones, además, la importancia casi de un personaje en la serie. Por el color de las indumentarias podemos saber hasta el estado de ánimo de los personajes, desde las 'negruras' del atormentado galán; la candidez de la protagonista o las ganas de atención de las hermanas de familia rival de 'Los Bridgerton', las Featherington. Así, Mirojnick se permite añadir atrevidos estampados a ese estilo conocido como Imperio (y su característico corte bajo el pecho), que triunfaba en una Europa dominada por Napoleón y que devolvía a la actualidad, renovada, la estética grecolatina. Para la serie se han llegado a diseñar 7.500 piezas, incluidos sombreros, chales y abrigos.

El 'sello' Rhymes: derroche de guapos y romance picantón

Si algo demuestra 'Los Bridgerton' es que el sello Shonda Rhymes no entiende de convenciones históricas y es capaz de hacer funcionar  sus tramas en prácticamente cualquier situación. En Netflix no hay excepción y el reparto cuenta con una nada despreciable nómina de actores guapísimos (con sus correspondientes feos en el papel, claro, de pérfidos). Particularmente acertada suele estar Shonda en su elección de los galanes. Si ya lanzó a la fama, por ejemplo, a Patrick Dempsey, esta vez podría ser una oportunidad de oro para el relativamente desconocido Regé-Jean Page, que da vida a Simon Hastings, el rebelde y atormentado amor de la protagonista, Daphne Bridgerton, interpretada por Phoebe Dyvenor, poseedora también de una carrera discreta hasta la fecha. Junto a ellos, completan un reparto a ratos muy coral Golda Rosheuvel, Jonathan Bailey, Luke Newton, Luke Thompson, Claudia Jessie, Nicola Coughlan, Ruby Barker, Sabrina Bartlett o Ruth Gemmell.

Coloridos vestidos en 'Los Bridgerton'.
Coloridos vestidos en 'Los Bridgerton'.
Netflix

No se deja tampoco 'Los Bridgerton' su toque picantón. No llega a las 40 sombras de Grey, pero desde luego los personajes van mucho más allá de lo que se le supone a la pacata sociedad londinense del XIX.

Etiquetas
Comentarios