Despliega el menú
Ocio y Cultura

El Coliseo de Roma recuperará su arena

Italia comenzará en 2021 las obras para que el suelo del anfiteatro vuelva a lucir como cuando se construyó hace dos milenios.

Vista aérea del Coliseo de Roma.
Vista aérea del Coliseo de Roma.
Efe

Antes de finales de 2021 comenzarán las obras para que el Coliseo de Romavuelva a lucir una arena como la que tenía cuando se construyó hace dos milenios para albergar las luchas de gladiadores y otros espectáculos que allí se celebraban. La propuesta de que el emblemático monumento recupere su suelo de madera, desaparecida a finales del siglo XIX, lleva debatiéndose al menos desde 2014, pero no fue hasta este lunes cuando el ministro de Cultura, Dario Franceschini, anunció la convocatoria para la licitación de las obras, que cuentan con un presupuesto inicial de 18,5 millones de euros.

La idea de Franceschini, que sigue una propuesta del arqueólogo Daniele Manacorda, es que el Anfiteatro Flavio (verdadero nombre del Coliseo) ofrezca una imagen más cercana a la que tenía cuando se inauguró en el año 80 después de Cristo tras solo 8 años de trabajos, iniciados por orden del emperador Vespasiano. La joya del edificio era su suelo, una plataforma de madera cubierta de arena que medía 76 metros por 44 y contó con hasta 60 montacargas para que entraran a escena de forma simultánea decenas de bestias feroces.

"Se tratará de una estructura de alta tecnología, pero reversible y no invasiva: una gran intervención tecnológica, que ofrecerá al visitante la oportunidad no solo de ver, como hoy, el subsuelo, sino de contemplar la belleza del Coliseo", explicó Franceschini. "Permitirá que el público comprenda plenamente el uso y la función de este icono del mundo antiguo", añadió el ministro. La convocatoria para la licitación de las obras prevé que la nueva arena pueda abrirse y cerrarse varias veces al día para que sea así posible tanto proteger como contemplar el interior del anfiteatro.

Alfonsina Russo, directora del Parque Arqueológico del Coliseo, consideró que se establecerá así un "diálogo" entre la arena y los mecanismos existentes bajo el suelo, que resultaban imprescindibles para los espectáculos. El subsuelo del edificio estaba organizado en 15 pasillos, de los que ocho se abrían de manera paralela a una gran galería central, donde se guardaban las armas y herramientas necesarias para las luchas, así como las jaulas de los animales.

En la época del emperador Domiciano, cuando eran 28 los montacargas, hacían falta 224 personas para accionarlos. La reconstrucción tratará de recuperar el aspecto en aquel momento. Dotar de un nuevo suelo de madera al Coliseo, que aunque ahora está cerrado por la pandemia recibe a unos 5 millones de turistas al año, permitiría que acogiera habitualmente eventos y conciertos, algo que ahora solo ocurre en ocasiones muy puntuales. Tiene una capacidad para 50.000 espectadores.

La reconstrucción de la arena ha sido criticada por algunos historiadores del arte que se preguntan por los límites en las rehabilitaciones. "¿Por qué sólo la arena?, ¿por qué no volver a colocar las estatuas, por qué no pintarlo como era antes?, ¿dónde hay que parar?", cuestionan.

Etiquetas
Comentarios