Despliega el menú
Ocio y Cultura

Recuperado un estudio inédito e ilustrado sobre indumentaria tradicional aragonesa

Prames presenta este jueves un facsímil del manuscrito de hace más de 100 años, en edición del experto Dabí Latas

[[[HA REDACCION]]]hu 1.jpg
Vestidos tradicionales de la provincia de Huesca
Prames

A su muerte en 1909, Tomás Martínez Marquina, caricaturista, músico y escritor tarraconense, dejó sin terminar sendos libros dedicados a la indumentaria tradicional en Aragón y en Cataluña. Y se les perdió la pista. Hace un par de años, uno de los principales especialistas aragoneses en la materia, Dabí Latas, recibió el aviso de un amigo, el serrablés Javier Lacasta (uno de los fundadores del Archivo Pirenaico de Patrimonio Oral), de que estaban a la venta los apuntes manuscritos que Martínez Marquina había tomado para preparar sus publicaciones. Y los compró. Con uno de ellos ha preparado una edición facsímil para poner al alcance de todos los interesados el trabajo realizado por el investigador tarraconense hace más de 100 años. El libro, publicado por la editorial Prames, se presenta este jueves en Zaragoza (FNAC, 19.00). El acto estará ‘ilustrado’ por dos modelos que vestirán trajes antiguos prestados por la asociación Sempiterna, impulsora del Espacio de Indumentaria Valdealgorfa.

Dabí Latas ha preparado la edición facsímil de ‘Aragón. Indumentaria tradicional. Bocetos (1890-1909). Tomás Martínez Marquina’, que, a lo largo de más de 200 páginas, incluye abundante información, en parte poco o nada conocida. «El autor trabajaba para el Ayuntamiento de Tarragona pero tenía muchas inquietudes culturales –relata–. Dibujaba, escribía obras de teatro... También estaba interesado por la indumentaria tradicional y empezó a hacer un estudio de campo en Aragón y otro en Cataluña con vistas a publicarlos. Mandó que le hicieran en una imprenta unas fichas especiales en las que iba rellenando distintos datos sobre las ropas que veía. También estudiaba grabados ya existentes e incluso noticias de prensa. Lo que acabamos de publicar ahora es un facsímil de todo el material que había en la carpeta que él había titulado ‘Aragón’. Entre los dibujos, los hay que están terminados y otros que son apuntes que Martínez Marquina pensaba completar».

Desgraciadamente no concluyó todo el trabajo aunque, por fortuna, lo que ha sobrevivido es un material valioso por su antigüedad y por ser en su mayor parte de primera mano.

«De las fichas tenía dos modelos, uno para ropa de mujer y otro para ropa de hombre –señala Dabí Latas–. Solo con verlas te das cuenta de que era un trabajo que aspiraba a ser riguroso y que respondía a un método y partía de cierta organización previa». Aunque no pudiera concluir su investigación, en sus apuntes están representadas las tres provincias aragonesas. «Hay información sobre trajes tradicionales ya bien conocidos y estudiados, como los de Hecho y Ansó, que, por sus características, han atraído a todos los que alguna vez se han acercado al estudio de la indumentaria tradicional aragonesa. Encontró lo mismo que hallaron otros estudiosos, y es lógico que así sea. Pero también nos ofrece valiosa información sobre trajes a los que casi nadie ha prestado atención, como el masculino de Boltaña, o el de Mosqueruela, o el femenino de Sos del Rey Católico... Profundizó en indumentarias que no se han estudiado, como la de Daroca».

También resultan interesantes algunas anotaciones que el autor realizó y que no correspondían al tema objeto de su estudio. «Además, también comentaba algunas costumbres locales de los lugares que visitaba durante la recopilación de datos, y por eso nos encontramos en su texto con descripciones de fiestas que se celebraban en Fraga acompañadas de música de gaita y tambor, o de cómo eran los mercados de Graus, por ejemplo».

Para Dabí Latas, la publicación del manuscrito es un paso imprenscindible dentro de la recuperación de la indumentaria tradicional que está experimentando Aragón en los últimos años. «Somos muchos los que estamos estudiando este tema, tenemos esa suerte, y vamos descubriendo cosas constantemente. Pero lo importante es compartir. A veces da algo de miedo ponerse a escribir pero hay que hacerlo, y hablar, hablar mucho. Yo voy con frecuencia a la zona del Matarraña pero a la comarca de la sierra de Albarracín, por ejemplo, apenas acudo. Por eso es importante que todos compartamos la información de la que disponemos. Y si alguien quiere saber más o si quiere salir vestido a alguna celebración tal y como lo hacían nuestros abuelos, hay que ayudarle en todo lo posible. En actos muy populosos sigues viendo cosas que te hacen daño a la vista, pero cada vez hay más gente interesada en vestirse adecuadamente. La Ofrenda ha despertado ese interés, aunque no se haya conseguido que todos los participantes vistan bien». 

Etiquetas
Comentarios