Despliega el menú
Ocio y Cultura

cosas con botones

Análisis del LG Wing: ¿para qué sirve un teléfono con pantalla giratoria?

El Wing es uno de los teléfonos más diferentes del mundo gracias a su pantalla giratoria y su forma de T.

La pantalla del LG Wing gira para facilitar la multitaea y el consumo de contenido multimedia
La pantalla del LG Wing gira para facilitar la multitaea y el consumo de contenido multimedia
Heraldo.es

La tecnología puede cambiar nuestra percepción del mundo. Los que ya tienen unos años admiran el mundo en horizontal y lo hacen así porque las pantallas que les han contado cómo es ese mundo -el cine y la televisión- tenían esa orientación. Pero las cosas están cambiando y, para toda una generación, su mundo se desarrolla en vertical, porque la pantalla desde la que consumen, crean, comparten y echan un vistazo a su realidad es la del móvil. Y casi todo en un ‘smartphone’ está diseñado para ser consumido en vertical.

Solo hay un contenido que permanece ‘tumbado’ y se resiste a la verticalidad: el multimedia. Series, películas y vídeos de Youtube, obligan todos los días a darle la vuelta al teléfono. En esta dicotomía, LG ha visto una oportunidad y ha lanzado uno de los dispositivos más extravagantes de los últimos años, un teléfono con pantalla doble y giratoria con el que pretende darle una vuelta a la idea tradicional del ‘smartphone’.

A primera vista, el LG Wing parece un teléfono de los de siempre. Algo más alargado y muy elegante, pero nada fuera de lo común. Es rápido gracias a su procesador Snapdragon 765, que también le dota de conexión 5G. Sus cámaras hacen fotos excepcionales. Y su batería de 4.000 mAh –que se carga de forma inalámbrica– lo lleva hasta el final del día sin muchos problemas.

Pero nada más cogerlo se percibe que hay gato encerrado. Pesa mucho para su tamaño (260 gramos) y es muy gordito (10,9 centímetros). Algo en él está descompensado y se siente raro en la mano. Una sensación que se esfuma en cuanto lo ‘abrimos’.

Se puede hacer con un único gesto con el pulgar. Como por arte de magia, la pantalla se desliza, gira y se sitúa sobre un segundo panel que se revela bajo el principal. Una vez desplegado, el LG Wing queda en forma de T y con dos pantallas: una grande 6,8 pulgadas en horizontal y otra pequeña y cuadrada de 3,9 pulgadas, más accesible a los dedos del usuario. Pero, ¿para qué sirve todo este despliegue de pantallas?

Dos pantallas, muchos escenarios

En los juegos con el LG Wing no se pueden usar los controles en el panel secundario pero sí mostrar mapas
En los juegos con el LG Wing no se pueden usar los controles en el panel secundario pero sí mostrar mapas
Heraldo.es

Tras varias semanas probando este peculiar teléfono multipantalla, llegamos a la conclusión de que el Wing está pensado para todos aquellos que basan su uso del ‘smartphone’ en el consumo multimedia y que quieren hacer otra cosa mientras ven su serie o canal de Youtube favorito. Para este tipo de multitarea, este móvil en forma de ‘T’ es perfecto.

También es muy fácil grabar vídeos en movimiento con el Wing abierto, no solo es mucho más cómodo en el agarre, sino que tiene un 'modogimbal' que estabiliza mucho la imagen y ofrece un efecto ‘steadycam’ sacrificando un poco la calidad.

Pero como ya se comentaba al inicio de este artículo, prácticamente todo lo demás en el universo ‘smartphone’ está diseñado para ser consumido en vertical. Las ‘apps’ de redes sociales, las webs o incluso el email no son cómodos de usar en horizontal, lo que ha hecho que ‘abriéramos’ el Wing menos de lo esperado.

En definitiva, el Wing es uno de los teléfonos más especiales del mundo y hay que aplaudir el intento de la compañía por crear un dispositivo diferente en un mercado saturado de teléfonos que son difíciles de distinguir unos de otros. Además, se trata de un móvil elegante, rápido y con un excelente apartado fotográfico. Sin embargo, su peso, grosor y, sobre todo, su precio (1.100 euros, con un televisor de 49 pulgadas de regalo) no lo hacen ideal para todo tipo de usuarios, si no solo para los que quieran un dispositivo diferente y estén dispuestos a pagar por ello.

El Wing es uno de los teléfonos más diferentes del mundo gracias a su pantalla giratoria y su forma de T.

Las claves

Dos pantallas. El panel principal de 6,8 pulgadas y tecnología P-OLED es simétrico y apenas tiene bordes, gracias a la cámara de selfis retractil de 32 MPx que hace unos autoretratos de gran calidad. La pantalla secundaria tiene 3,9 pulgadas.

Apartado fotográfico sobresaliente. LG cuida mucho sus fotos. El sensor principal de 64 MPx f 1.8 es nítido y luminoso. Los objetivos secundarios son dos grandes angulares de 13 y 12 MPx uno para las fotos y otro para vídeos en modo ‘steadycam’.

Etiquetas
Comentarios