Despliega el menú
Ocio y Cultura

teatro

Los 99 afortunados que vieron a Nuria Espert en Zuera

La actriz conmueve con su revisita al ‘Romancero gitano’ de Lorca en el ciclo Zuera Escena. A sus 85 años, sigue deslumbrando con su clase y sensibilidad.

Nuria Espert agradece el cariño y respeto de los zufarienses.
Nuria Espert agradece el cariño y respeto de los zufarienses.
José Miguel Marco

Nuria Espert cumplió con su palabra y compareció ayer en Zuera con la misma ilusión que cuando actúa en Nueva York. Ni las restricciones a las que obliga la pandemia ni las tormentas aplacaron la profunda pasión de una actriz en eterna flor interpretativa. Su presencia, aliada con los versos de Lorca en el ‘Romancero gitano’, iluminó el Teatro Reina Sofía de la localidad zaragozana con la solvencia exclusiva de los grandes mitos de la escena. Todo un lujo para los 99 afortunados espectadores que accedieron a un recinto con capacidad para 400 debido a la limitación del aforo al 25%.

A sus 85 años, Espert mantiene intacta su capacidad para accionar el resorte de la emoción ajena. Desde la aparente sencillez, con asombrosa naturalidad, desborda los diques sentimentales para acariciar el alma de la audiencia. Y mucho más cuando entrega su corazón y presta su voz y su distinguida sensibilidad a la obra de Federico GarcíaLorca, un cálido puerto en el que ha atracado asiduamente a lo largo de su carrera.

‘Romance de la luna, luna’, ‘Reyerta’ y ‘Romance de la pena negra’ iniciaron una velada en la que, bajo el amparo de esta gran dama del teatro, los malos se murieron de miedo a golpe de verso.

Ni la edad ni los desencantos vitales han magullado el espíritu intrépido y contestatario de la intérprete. Una lucha innegociable que habita en el origen de su devoción por Lorca. «Los personajes femeninos de Federico tienen una intensidad solo comparable a la de las grandes tragedias griegas», pronunció para orgullo de un patio de butacas que le dedicó respeto y cariño a raudales.

Admiración total

«Esto es un oasis en medio del desierto. Ahora más que nunca hay que apostar fuerte por la cultura, un sector vapuleado. Es un privilegio para todos los zufarienses que Nuria Espert esté hoy aquí», explicaba una emocionada Mar Blanco, concejala de Cultura y poeta.

Edil y actriz, que estaba acompañada por su hija Alicia, se encontraron en el camerino en las horas previas. «Nuria me ha dicho que estaba encantada de venir a Zuera y que siempre está disponible para iniciativas que tengan tanta pasión por la cultura como este ciclo Zuera Escena. Además, me he atrevido a regalarle un ejemplar de mi último poemario, ‘Apenas una sombra’ (Olifante)», reveló Blanco.

Tampoco falló a la cita la directora teatral y actriz Blanca Resano, quien el próximo jueves estrenará en el Teatro Principal de Zaragoza ‘La Margarita de Federico’, también con Lorca como epicentro. «He venido a ver a la Maestra con mayúsculas. La sigo desde muy jovencita. Admiro todo en ella, tanto lo actoral como lo personal. Y, claro, compartimos el amor por Lorca», dijo.

Una excitación que también experimentaron los zufarienses que pudieron adquirir una de las 99 entradas disponibles. Como Idoya Echauri. «Casi no nos creíamos que iba a hacerse esta representación y no queríamos perdérnosla. Estamos muy contentos de ver a Nuria Espert, y mucho más en las actuales circunstancias», confesó.

«Es una lástima que no haya podido entrar más gente por las restricciones. Somos muy afortunados de tener un Zuera un ciclo como este», sentenció Mari Carmen Aisa. 

Etiquetas
Comentarios