Despliega el menú
Ocio y Cultura

tecnología

Una cámara de vigilancia parlanchina

La Stick Up Cam es una cámara de seguridad con altavoz y micrófono para usarse como interfono.

La Ring Stick Up Cam es resistente a las inclemencias meteorológicas
La Ring Stick Up Cam es resistente a las inclemencias meteorológicas
Heraldo.es

Cada vez más personas instalan en su casa su propio sistema de vigilancia para ahorrarse el coste de una empresa de seguridad. Estos discretos vigilantes tecnológicos precisan únicamente de una fuente de alimentación y una conexión a internet  a través de wifi para registrar lo que sucede frente a ellos.

La empresa Ring, que se especializó en timbres con ‘ojos’ digitales ha presentado ahora una nueva generación de cámaras inteligentes para vigilar el hogar por dentro y por fuera usando el teléfono móvil como centro de control.

La Stick Up Cam tiene cuatro modelos dependiendo de la fuente de alimentación de la cámara: la ‘Battery’, que cuenta con una batería recargable; la ‘Solar’, que añade un panel solar a la batería para recargarla; la 'Elite', que se alimenta a través de l cable Ethernet que también la conecta a internet; y la que hemos analizado, la ‘Plug-In’ que recibe la energía a través del más tradicional de los cables de corriente.

Del tamaño de una lata de cocacola y de color blanco, la forma de instalación más sencilla es colocarla sobre su pie regulable encima de una mesa o un mueble de la habitación que deseamos que vigile. Asimismo, dentro del paquete se incluyen los soportes para colgarla cómodamente de la pared o del techo y también de un adaptador que alarga el cable de alimentación por si queremos colocarla en el rellano o directamente en el exterior, por ejemplo, orientada hacia el jardín.

La imagen que ofrece la cámara es buena gracias a su sensor de resolución 1080p, que esta dotado también de visión nocturna. A través de la aplicación móvil –disponible de forma gratuita tanto para iPhone como para Android– el usuario podrá comprobar en todo momento en tiempo real lo que está ocurriendo frente a la Stick Up Cam. Además, el sistema cuenta con un detector –cuya zona de actuación se puede delimitar cómodamente en la ‘app’– que enviará una notificación al móvil cada vez que detecte un movimiento. Esta detección se puede anular manualmente o establecer a qué horarios queremos que la cámara esté pendiente.

La Stick Up Cam cuenta también con un micrófono, que nos permite escuchar qué está pasando en nuestra casa y un potente altavoz, que puede hacer sonar una alarma y que también nos permite hacer sonar nuestra voz, estemos dónde estemos a través de la aplicación móvil.

Por desgracia, la cámara no cuenta con un sistema de almacenamiento de imágenes interno, pero si que ofrece un servicio que grabará y almacenará online un vídeo cada vez que la cámara detecte un movimiento. El plan Ring Protect tiene un coste mensual de 3 euros o anual de 30 y guarda imágenes y audio de los 30 últimos días. Además, los vídeos se pueden descargar por si se necesita utilizarlos o mostrarlos.

Etiquetas
Comentarios